Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ág. 8 ABC Núm. 109 EL CONCURSO HÍPICO Y LAS CARRERAS DE CABALLOS fi t r LA TRIBUNA DEL PUBLICO DURANTE LAS PRUEBAS DEL CONCURSO HÍPICO UNO DE LOS SIETE JJNETF. S QUE SS PRESENTARON EN EL CONCUTíSO DE ALTURA, EN t i MOMENTO DE SALTAR LA VALLA D ¿I 8 o METROo CE! I BP- -DO EN EL RE 1I RO LA SEMANA PASADA ASPECTO DE LA PISTA DEL HIPÓDROMO AL COMENZAR LAS CARRERAS DE CABALLOS CELEBRADAS 1 A PASADA SEMANA GRUPO DE DAMAS CONCURRENTES A LAS CARRER S DE CABALLOS, EN EL STAND DEL HIPÓDROMO l o l s Muñoz tic UaeiU) NA MEMORIA PREMIADA S. M el Rey acordó por Real orden de 6 de Febrero de ic) o3 conceder un premio de 5.ooo pesetas al autor del mejor estudio sobre el problema agrario en el Mediodía de España. El premio ha sido adjudicado por la comisión encargada de examinar los trabajos presentados, al ilustrado ingeniero D Celedonio Rodrigáñez. La misma comisión ha presentado un informe, firmado por los señores Moret, Conde de San Bernardo y ligarte, propon i e n d o la adjudicación de D. CELEDONIO RODR 1 GANEZ dicho premio á la Memoria Progreso en el cultivo. El informe es muy notable, y su propio valor da más realce al de la Memoria premiada del Sr. Ro drigáñez, á quien felicitamos por su triunfo, muy digno, por cierto, de sus grandes talentos, de los que ya en otras ocasiones ha dado muy relevantes y gallardas pruebas. LA ROMERÍA ucha animación, mucha alegría en la pradera, muchas meriendas, gran bailoteo... y ni una mala puñalada. La romería de San Isidro ya no es aquella clásica fiesta regada con sangre, que hacía nuestras delicias en años aún no muy lejanos. Entonces dedicaban á su reseña los periódicos dos ó tres columnas, por lo menos. H o gaño, con sueltos como de contaduría la despachan, y más atención y mayor espacio consagraron al ingreso del señor marqués del Vadillo en la Academia de Ciencias Morales y Políticas, que al jolgorio y esparcimiento del pueblo en la pol- vorienta llanada que se acerca muerta de sed al Manzanares, recibiendo por todo alivio un perdone, hermana. Y es que los mismos madrileños, aun los castizos, aun los netos, los de los barrios de la Latina y de la Inclusa, comienzan á sentir cierto desvío por la clásica pradera. Solemnizan, s, í, la fiesta de San Isidro con merienda y bota, pero no sobre el terreno que domina la ermita del Santo, sino en los apacibles y sombríos retiros de la Florida, perfumados por el penetrante aroma dé las acacias, ó en los altos de Amaniel, avanzada del Guadarrama. Los propagandistas del socialismo en M a drid van consiguiendo con sus fiestas del 1. de Mayo dirigir el pueblo hacia los lugares europeos donde el césped cubre el suelo y las ramas de los árboles se entrelazan formando hermosísimos toldos, desenamorándole de esas praderas africanas en las cuales el polvo enronquece y el sol abrasa cayendo de plano. Muchos miles de romeros había en San Jsidro el domingo último, pero la gran masa madrileña acampó por los no muy extensos pero más apacibles alrededores de Madrid que limitan el Pardo y la Casa de Campo, único refugio de los amantes del aire puro y sano indispensable para una alegría vivaz y sana. Tiempo llegará en que la pradera del Santo quede únicamente para esparcimiento de isidros y últimos devotos de las rosquillas de la tía Javiera, dejando los madrHeños, que ya es hora, dormir en paz á los muertos de los camposantos vecinos á la ermita, sin atronarles los oídos ni corromperles las oraciones con sus salvajes pitidos y sus alcohólicas disputas. La alegría de vivir requiere otro escenario que una pradera sin hierba, rodeada primero por las casetas de consumos y después por ios muros de los cementerios: el fisco y la muerte. Así se comprende que piten tanto los romeros. Si Pablo Iglesias y sus secuaces consiguen que el pueblo de Madrid ame las arboledas y se recree con los paisajes deleitosos, habrán hecho milagro casi tan grande como el patrón de Madrid cuando sacó agua de una peña. Por de pronto, este año no ha habido sangre en la pradera el día de San Isidro. Un pasito más, y que no haya pradera. Otro pasito aún, y que no haya casetas de consumos. Y el último paso de que no haya cementerios, ese únicamente puede daño Maura Omnipotente. JOSÉ DE ROURE COPLAS DE CIEGO Hoy junto al Santo he comprado rosquillas á un tal Carmelo. Una un diente me ha quebrado, y en vez de arrojarla ai suelo, me vengo de la rosquilla comiéndola toda entera. ¡No sabe Ja pobrecilla el porvenir que la espera! n m tu -Chico, un año va á hacer ya que la Prensa, que es terrible, no deja de hablar de La Locomotora invencible. ¿Y ésta sabes qué hace ahora? Una silba está fraguando. -iPues, á la Locomotora, como hay que vería es silbando! II U II Dicen que los japoneses con miles de pinos cargan, y con ellos forman bosques en el campo de batalla. En la táctica guerrera todo el mundo imaginaba que iban haciendo pinitos, pero no que los llevaran. JUAN P É R E Z ZUÑ 1 GA