Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 8 ABC Aquel hombre me cogió del brazo á viva fuerza y me condujo de nuevo á la fonda; allí se hizo cargo de mi equipaje, me obligó á que liquidara la cuenta con el fondista y, sin atender á más razones, me empuió hacia su casa. ¡No faltaba más! Tú no vives en ninguna fonda, teniéndome á mí... ¡Chuchita! ¡Chuchitaí preséntate como estés- -dijo á grandes voces. -Aquí te traigo un huésped, un amigo de! yjras; mejor dicho, un hermano. Chuchita, su mujer, que era una especie de mona grande, apareció de pronto á nuestra vista envuelta en una bata color de conejo desvanecido. ¿Sabes quiénes éste? -preguntó el esposo dándome un cariñoso puñetazo en el cogote. -Luisito, mi paisano... ¡Caramblta, no me acuerdo! -contestó ella. -Sí, tonta, el de Vioo. -Ahorita caigo. -Viene á vivir con nosotros. ¡Que me piase! La mona, digo, la mujer d; Nicanor, después de alargarme la mano, que la tenía por cierto bastante pringosa, dijo con marcado acento ultramarino: -Siéntese; y trátenos con franquesa, porque somos muy cariñosos. Y con tanta franqueza me trataron en aquella casa, que cinco minutos después el matrimonio se puso á disputar, y él cogió un plato sopero y se lo tiró á ella, y ella á su vez le tiró un cepillo, y yo quise dirimir la contienda y recibí dos lapos en las narices. Restablecida la calma, nos pusimos á almorzar, y solo Dios y yo sabemos el enorme sacrificio que tuve que hacer para tragar un guisote de bacalao y patatas que constituía el primer plato del almuerzo; después me sirvieron unas albondiguillas que sabían á belladona, y después Chuchita se puso á escarbarse los dientes con una pluma de ganso y á limpiarla en el mantel. Mientras ella se dedicaba á esta dulce operación, él me contaba sus amores con Chuchita, á quien había conocido en Guanajay. Allí se conocieron y alli se amaron, sin. que durante seis años de matrimonio les hubiese concedido la Providencia la dicha de ser padres; pero hacía siete meses que ella habia comenzado á sentir las amables manifestaciones de la maternidad. -Sí, señor, estoy así, pero yo no quiero que mi hijo nasca en Saragosa- -añadió ella. -Pienso ir á dar á lus á Madrid. -Me parece bien, -dije, por decir algo. Yo atribuía al estado interesante de Chuchita sus repetidas extravagancias. A lo mejor se tendía en un sofá y obligaba á la doméstica á que le rascase las plantas de los pies con vena lendrera. Otras veces cogía los zorros y comenzaba á sacudir á su marido como si fuera una consola. El, quítenla un genio muy fuerte, le soltaba entonces un puñetazo en cualquier parte, y ella, al sentir el dolor, contestaba tirándole un mordisco. En fin, ocho días estuve en aquella casa, comiendo mal, durmiendo peor, pues me habían puesto una cama de pedrtiscos con unas sábanas color de café con Ische, y deseando perder de vista cuanto antes aquel matrimonio que se pegaba todas las mañanas de ¡nieve á diez y armaba toda las noches unos escándalos superiores á toda ponderación. Terminados mis asuntos en Zaragoza logré tomar si tren, no sin que me dijera Nicanor: -El día menos pensado nos tienes en Madrid. -Sí; yo no quiero dar á lus en Saragosa, -había agregado ella. Llevaba dos meses en Madrid y no había logrado olvidar los sufrimientos á que me habían sometido Nicanor y su esposa. Y una mañana ¡ay! una mañana oí llamar á la puerta de mi domicilio. ¿Están los señores? -preguntó alguien en la escalera. -Sí, señor. ¿A quién anuncio? -Dígales usted que están aquí sus amigos Nicano y señora. ¡Cielos! -exclame tornándome pálido. Y un minuto después me decía Nicanor lleno de regocijo: -Pues nada, chico; ésta se ha empeñado en ser madre en Madrid, y nos venimos á tu casa aprovechando los trenes baratos. ¿A qué venís? -Pues... á eso. ¡Para mí ya han empezado las fiestas de San Isidro! Luis TABOADA Num. 108 simaciitura, de agudo ingenio, de elocuente palabra, pero de carácter serio, y enemigo, por tanto, de vanidades y exhibiciones, habíase refugiado en la cátedra y el laboratorio, sin que le basta ra esto para que en 1875 se viera despojado de su cargo. Catedrático entonces en Santiago, él inició la protesta contra el Gobierno y trabajó con decidido empeño por la creación y mantenimiento áz! a actual Institución libre de Enseñanza. Quince años mis tarde fue á ponerse al frente de la Sociedad Biológica del Sardinero, en Santander, de cuya estación estaba encargado. Allí le ha sorprendido la muerte, cuando aún hubiera podido ser muy utíl para su país. El entierro, del que publicamos una fotografía, fue una imponente manifestación de duelo. 1 A CASA D E SALUD En una casa de la calle de LA GALLEGA Zurbano se ha inaugurado una Casa de salud titulada La Gallega y cuyo patronato, presidido por la señora Pardo Bazán, le componen damas muy distinguidas y caballeros muy notables de la colonia gallega, de todos los cuales publicamos un grupo fotográfico. La nueva institución merece el apoyo de cuantas almas piadosas sienten verdadero amor á los pobres. tremendas v. c. s. tud que ha a t r a v e s a d o la Sociedad Constructora del Canal de Panamá que fundó el preclaro Lesseps, autor del de Suez, la primitiva sociedad, que á muchos ha enriquecido, á otros ha llevado á presidio y ella se ha arruinado, acaba de liquidar con sus accionistas, después de un arreglo con los Estados Unidos, que son los que acabarán el Canal interoceánico. Para el acto de la liquidación, la comisión liquidadora tomó sus precauciones. Temiendo un atropello se separó de! público, como puede verse en la fotografía que publicamos, con una valla, especie de barricada, para ponerse en salvo, caso de apuro. Las precauciones, sin embargo, fueron inútiles, y los pacientes accionistas se contentaron con lo poco que se les dio. TM celd a invicta villa la fecha de su liberación con festejos públicos y con una procesión cívica que sube al cementerio á depositar coronas sobre la tumba erigida á los heroicos defensores de Bilbao que perecieron en el sitio de los carlistas. Es una fiesta genuinamente liberal, y este año ha íenido más importancia por haberla prestado su concurso entusiástico los republicanos y socialistas. La fotografía que publicamos reproduce el momento de llegar la comitiva al camino que sube al cementerio. 1 f N A T E N E O PARA Un lustrado colega barce Ll LOS OBREROS onzs, La Jluslracton Obrera, ha tenido la feliz iniciativa de construir un edificio dentro de 3 zona de Barcelona, en a uno de los sitios más céntricos y pintorescos del barrio del Guirnado, edificio que regalará por sorteo á uno de sus lectores en Mayo de 1905. Nuestra fotografía representa el momento de ponerse la primera piedra, ceremonia que fue eminentemente obrera, figurando en ella diferentes sociedades trabajadoras y los ateneos obreros. Todos A LIQUIDACIÓN DE LA SOCIEDAD PANAMÁ Despu de. a? u c h a s J L DOS DE MAYO -Bueno; ¿y para el verano qué tenemos, aparte délos clásicos jardines? -En el Lírico dicen que funcionará una compañía de zar? uela chica. Berriatúa tiene varias combinaciones, cosa que no le sorprenderá á usted, pues parece que de lo del trasbordo de la compañía de la Zarzuela no hay nada en definitiva. Ignoro qué dificultades habrán surgido á última hora. A raí me consta que no hace mucho se ofreció el teatro Lírico á un reciente empresario de Eslava, que r- nunció á la mano de doña Leonor. -Yo estuve) a otra noche en una velada musical que la sociedad El Teatro organizó. ¿Querrá usted creer que se atrevieron con La Favorita? ¿Pero se atrevieron con razón? -Sí, sí; no hubo desgracias que lamentar. La cantaron, y la cantaron bien, discípulos de la Sra. Cepeda y de los maestros Verger y Alvira. Y aprovecho! a ocasión que en este momento se me ofrece para felicitar á mí amigo Javier Cabello y Lapiedra, alma de El Teatro, por sus acertadas iniciativa En esta sociedad, créame usted, quer; do amigo, se dan á conocer muchos artistas que nada tienen que enviríinr ¿los profesionales. ¡Y luego, á la velada de 75 Teafro va un mujerío que quita las penas y cura la ictericia! ¿Y de estrenos? ¡No miente usted tal cosa, que quien dice estreno, dice íi acaso! A excepción del éxiíc, justo y merecido, de Z Z Cuna en el Moderno, letra de Pcrrín, primera infidelidad, qíie yo sepa, comete con su virtuoso colaborador Palacios. La música de Chapí, admirable sencillamente: ¡y vaya en este rotundo adjetivo cuanto bueno pudiera decirle! Loreto, á la altura de... Loreto, única rival que en gracia, intención y bien decir puede ponérsela por delante. Chicote ha puesto la obra con el cariño, acierto y esplendidez en él habituales, que en eso no le duelen prendas. En Eslava se anuncia el estreno de El bazar, especie de revista, alegre, vistosa, con señoras á la gran Dumont y su miaja áz oicaiismo. Los acomodadores harán buen consumo de lelos, y no fallará quien sienta durante la representad ¡a efervescencia de una gaseosa. Rajo, que anda siempre a c za de novedades de buen gusto, como ¡o prueban Los aillos Colberg y La muñeca eléctrica, se trae embotelladas para e! verano varias atracciones, que á su tiempo sabrá usted primero que nadie. La compañía catalana viene á la Comedía, como tuve, el gusto de anunciarle tiempo há- ¡Ahí tiene usted otro triunfo de Maura! -Y en el Circo vereinos á un prodigioso tirador que, enire oirás tonterías, toca el piano i tiros; le contrario que sucede con algunas señoriía 1; que hay que clarias doii tiros porque no toquen precisamente. FLOPvlDOR conmemorar el decimotercero aniversario de su publicación, nuestro querido colega Blanco y JVcgro ha compuesto m hermoso ¿interesante número dedicado á la Prensa española. Dionisio Pérez traza en breves páginas ¡a historia de la Prensa política; Felipe Pérez y González, de la satírica; la redacción de Blanco y TJepjo estudia los progresos de la Prensa ilustrada; J asabtil biografía á varios periodistas notables; Lustonó recuerda algunas efemérides curiosas de la Prensa; y Robeito de Palacio, varías noticias raras. Las ilustraciones que adornan este número son tan sugestivas como variadas. fi jJ El papel de los dos Emperadores En honor de Martínez Ruiz uchos jóvenes intelectuales van á honrar al que también lo es, y muy distinguido, Sr. Martínez Ruiz, obsequiándole pasado mañana con irn banquete para festeja 1 -a 1 JAPÓN RUSIA (SimpHcistimus, Munich) creador de Azorin. Zengo ha trazado admirablemente con cuatro rasgos Ja caricatura de Martínez Ruiz en el dibujo que reproducimos. M ENT 1 DERO TEATRAL. DE PALIQUE Sueltos diversos P T uesrro querido amigo y compañero de redacción don Teodoro Gascón ha tenido la desgracia inmensa de perder á su joven y virtuosa esposa, doña Angustias de ía Hoz, víctima de breve y traidora enfermedad. Sabe nuestro buen compañnro lo que se e quiere en esta casa y la sincerísima parte que tomamos en su legítimo dolor. -í emos recibido un ejemplar del Cosmógrafo Tíscotar, aparato de trabajo manual en cartulina, de los señores O. Xeodosío Leal Quíroga y D. Obdulio Vallejo Ortega, formado por los ocho planetas y veintiún satélites del sistema sitiados alrededor del sol, guardando las disfancias convenientes en la esfera celeste, indicada por el Ecuador, los coluros, los trópicos y la Eclíptica. Es un aparato de gran. utilidad, por el que felicitamos á sus autores- J A VIDA EN BROMA. ¡SAN ISIDRO! Llegué á Zaragoza á las ocho de la mañana; á las nueve salí á dar una vuelta por la ciudad, y á las nueve y media tropecé en el Coso con un amigo de la infancia, que a! verme dijo, estrechándome contra su seno: ¡Calle! ¿Tú aquí? ¿No me conoces? Soy Nicanor Ruioarbo. ¿Nicanor? Sí, sí, ahora recuerdo... ¿Fue usted á Lara? -Sí, señor, y pasé una noche muy agradable. Animación, caras bonitas, público distinguido, buena compañía, que interpreta con esmero, equidad y aseo las comedias... ¡Dígame si se puede pedir otra cosa! Morano, que es hoy, para mi gusto, el actor de más segura orientación artística y de temperamento más asequible para el repertorio que cultiva, hará en Lara una corta pero provechosa campaña. ¿Veremos ha Tosca -En cuanto Martínez Gari entregue las decoraciones, -Pues, amigo, entonces La Tosca de Hompanera ha subido al cielo!