Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 6 ABC LAS HUELGAS DE MARINOS EN MARSELLA Núm. 108 i f: CHUPOS DH M A R I N O S RECORRIENDO (INSCRIPTOS EN HUELGA MARÍTIMOS DE MARSELLA ASPECTO DE LAS CALLES DE MARSELLA DURANTE LA HUELGA Fots. Chusscau Flavions LAS CALLES DE LA CIUDAD DE LOS INSCRIPTOS MARINOS DE AQUEL PUERTO EL ENTIERRO DE UN SABIO La fuente de San Isidro ¡Oh ahijada lan divina que, según la historia enseña, sacastes agua de peña, prodigiosa y cristalina; tu labio al raudal inclina y bebe de su dulzura, que San Isidro asegura que si con fe la bebieres y calentura trujeres, volverás sin calentura! Vr efectivamente, antaño y aún hoy, tan sin cuento y con tal abuso la beben algunos ingenuos, que sin calentura fueron y vuelven con calentura. Simón Montero, en su Espejo cristalino de las aguas, etcétera, dice que no tiene por medicinal el agua reputada de milagrosa de la fuente que, según la tradición, hizo brotar San Isidro al pie de la ermita. Mas con todo, acudían de muchas partes á bebería enfermos atraídos por la fama que adquirió de curalotodo. Bleda, en su tratado de la vida y milagros de San Isidro, cita infinidad de casos en los cuales, enfermos de calenturas, parálisis, bubas ó mal francés, heridas, dolores de pechos, etc. sanaron con sólo bebzr el agua milagrosa. Entre los enfermos que, según parece, debieron su curación al cristalino líquido, se encuentran D. Carlos I y Felipe J. Y en memoria de este suceso, la esposa y madre respectivamente de ambos monarcas mandó construir la ermita de San Isidro en 1 528. Por tan curativa se la tenía, que hasta los moriscos la usaban y traficaban con ella. Por hacer tal y tratarla indebidamente, en 1 5 j 5 la secó Dios. La justicia intervino en el asunto, prohibió á los moriscos la venta del precioso líquido, y el agua tornó á correr libremente. La fuente de San Isidro brotó herida por la ahijada que llevaba el Santo en un día muy caluroso de otoño, en ocasión de ir al impo á ver su hacienda Jván de Vargas, al servicio del cual estaba Isidro. Sintió sed y pidióle de beber. -Allí, señor, puedes ir y toparás agua, -le dijo el Santo, indicándole el lugar. Fue Iván á buscarla, y como no parecía el agua por parte alguna, volvióse hacía Jsidoro ó Isidro, enojado, por creer que le hacía objeto de una burla. El labrador dejó su yunta de bueyes, fue al sitio indicado, hundió la ahijada en la tierra, y al decir Cuando Dios quería, aquí fuente había. la piedra, herida por la aguijada del Santo- -dice Quintana, -obedeció al golpe, y en vez de fogosas centellas brotó súbitamente de lo más escondido de sus venas agua en abundancia. Tanto Iván de Vargas como Isidro lloraban de agradecimiento y se postraron de hinojos para agradecer á Dios el beneficio. Iván le dijo al humilde labrador: -Isidro, amigo, de hoy más, yo quiero ser tu criado y que tú seas el señor. El Santo, turbado en su modestia, le rogo encarecidamente que no diese cuenta á nadie del milagroso acontecimiento. No era la primera vez que Isidro obraba el prodigio de hacer manar agua de la tierra, puesto que, según un cronista de su vida y hechos, en ocasión de hallarse arando en la dehesa de Carraquiz (Torrelaguna) se llegó á él un viajero sediento, y preguntándole dónde había agua, -Allí, junto á aquel árbol, -le respondió el labrador. Como al parecer no había tal agua, el viajero se volvió iracundo hacia Isidro, mas éste se dirigió al sitio indicado, hirió la piedra con la arrajada que llevaba- s- EL ENTIERRO DEL INSIGNE NATURALISTA D. AUGUSTO GONZÁLEZ DE LINARES, Fot. Aniceto DESF 11 ANDO POR LAS CALLES DE SANTANDER, DONDE HA FALLECIDO LA CASA DE SALUD LA GALLEGA PATRONATO DE LA CASA DE SALUD LA GALLEGA PRESIDIDO POR LA ILUSTRE ESCRITORA DONA BM 1 L 1 A PARDO BAZAN. LA CASA SE INAUGURÓ EL 3 o DE ABRIL ÚLTIMO EN ESTA CORTE l ot. Juvé