Navegar por fecha > madrid > abc > 1904 > 05 > 12Volver

Páginas:  1 2 3 4 5 6 7 8
ABC (Madrid) - 12/05/1904, Portada

12/05/1904 - ABC (Madrid) - Portada

AÑO DOS. NUMERO 108, CRÓt MADRID, 12 DE DE 1904. NICA SEMANAL. ILUSTRADA. NÚMERO SUELTO, 1 0 O5 MARINOS RUSOS SUPERVIVIENTES DE l. A CATÁSTROFE DE 1. V A R I 4 G ECHADO A PIQUE POR LOS JAPONESES EN CHEMULPO, DESFILANDO POR LAS CALLES DE SAN PETEKSBUDQO Photo- Nouvelles O 1 drama que se desarrolla en el Extremo Oriente ad quiere proporciones más gigantescas. Lo de humanizar la guerra, ideal por muchos acariciado como complemento de! progreso, es un mito más de la decantada civilizac
ABC (Madrid) - 12/05/1904, Página 2

12/05/1904 - ABC (Madrid) - Página 2

Pág. 2 ABC JMum. iol EL DOS DE MAYO EN BILBAO I 1 DESFILE DE LA PROCESIÓN CÍVICA CONDUCIENDO LAS CORONAS DE LOS M 1 QUELETES Y AUXILIARES AL CEMENTERIO DONDE REPOSAN LAS VICTIMAS DEI SITIO fot REGIO. E L VIAJE DE JAÉN, DONDE RESIDO V Sierra JPÍorena la bella, la de los rudos peñascos, atalaya de Castilla, del suelo andaluz amparo... Sierra Morena la bella, llave de Andalucía, muralla gigante donde acaba la llanura de la Mancha y empiezan los
ABC (Madrid) - 12/05/1904, Página 3

12/05/1904 - ABC (Madrid) - Página 3

Núm. 108 ABC De una á dos: Regado de la misma vía por ei sistema de torrente continuo, con facultad de nadar sobre el asfaltado ó dejarse llevar por la corriente hasta la Cibeles, género de sport que sólo se cultiva en esta Corte. De dos á cuatro: Recomposición del asfaltado en cualquier calle. Este es uno de los espectáculos más curiosos, porque da ¡dea de las calderas de Pero Botero: ennegrece, asfixia y calienta á un tiempo; constituye una especie de fumigación que el Ayuntamiento proporciona g
ABC (Madrid) - 12/05/1904, Página 4

12/05/1904 - ABC (Madrid) - Página 4

CEUTA. MOMENTO DE SALIR S. M EL REY EN UN BOTE PARA EMBARCARSE EN EL G I R A L D A DESPUÉS DE HABER VISITADO AQUELLA PLAZA Kot. RÍOS Z na) B! í er áeí pueblo de Cádiz hablando con S. M. el 7 ey. Entre piropos castizamente andaluces, muy celebrados por el público que los escuchaba, le aconsejó que fuera bien acompañado, evitando asi que pagase culpas ajenas. Hágalo así Vuestra Majestad, le dijo, porque otros, y no Vuestra Majestad, son- los responsables de lo que sucede en España. s, no -f
ABC (Madrid) - 12/05/1904, Página 5

12/05/1904 - ABC (Madrid) - Página 5

H l i t L V A ASPECTO D L M E L E ULE MOMENTOS ANTES DE DESEMBARCAR S. M EL REY ALFONSO PRESENCIANDO LA CARdA UE MINERAL DE UN BARCO DESDE EL MUELLE DE RIOT 1 NTO Fot s Asenjo EL PALCO REGIO EN LA PLAZA DE TOROS DE HUELVA DURANTE LA CORRIDA CELEBRADA EN HONOR DE S. M COPLAS DE CIEGO Dos japoneses de barro que adornan mi gabinete ayer cayeron al suelo y allí hubieron de romperse Y al intentar hoy pegarlos, ¡oh asombro! los japoneses me han dicho: ¡Quiá! ¡No te canses! jHoy no hay un Dios que
ABC (Madrid) - 12/05/1904, Página 6

12/05/1904 - ABC (Madrid) - Página 6

Pág. 6 ABC LAS HUELGAS DE MARINOS EN MARSELLA Núm. 108 i f: CHUPOS DH M A R I N O S RECORRIENDO (INSCRIPTOS EN HUELGA MARÍTIMOS DE MARSELLA ASPECTO DE LAS CALLES DE MARSELLA DURANTE LA HUELGA Fots. Chusscau Flavions LAS CALLES DE LA CIUDAD DE LOS INSCRIPTOS MARINOS DE AQUEL PUERTO EL ENTIERRO DE UN SABIO La fuente de San Isidro ¡Oh ahijada lan divina que, según la historia enseña, sacastes agua de peña, prodigiosa y cristalina; tu labio al ra
ABC (Madrid) - 12/05/1904, Página 7

12/05/1904 - ABC (Madrid) - Página 7

Núm. JO 8 ABC LA ANTIGUA COMPAÑÍA DEL PANAMÁ 4 g. 7 LIQUIDACIÓN D E LA A N T I G U A Y MEDIANDO r SOCIEDAD DEL CANAL DE PANAMÁ E N LA S A L A DE A G R I C U L T O R E S DE PARÍS, Photo Nouvelles N T R E LA MESA Y EL PÚBLICO UNA BARRICADA PARA EVITAR UN ASALTO QUE SE TEMÍA arsrma el cronista, -y al decir Pues aquí ha habido agua, y la hay y la ha de, haber ipara siempre lamaí brotó un fuerte chorro. Desde entonces existe allí la fuente que llaman de S
ABC (Madrid) - 12/05/1904, Página 8

12/05/1904 - ABC (Madrid) - Página 8

Pág. 8 ABC Aquel hombre me cogió del brazo á viva fuerza y me condujo de nuevo á la fonda; allí se hizo cargo de mi equipaje, me obligó á que liquidara la cuenta con el fondista y, sin atender á más razones, me empuió hacia su casa. ¡No faltaba más! Tú no vives en ninguna fonda, teniéndome á mí... ¡Chuchita! ¡Chuchitaí preséntate como estés- -dijo á grandes voces. -Aquí te traigo un huésped, un amigo de! yjras; mejor dicho, un hermano. Chuchita, su mujer, que era una especie de mona grande, aparec