Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 107 ABC EL TANGO o lo hemos perdido todo, no señor: en América ya no somos nadie; poco á poco fue desapareciéndola obra comenzada por Colón, y la corona de España se quedó sin florones, según el lenguaje cursi y algunas veces oficial con que señalábamos nuestro dominio en las Américas; pero algo hemos conservado, gracias á Dios, y ese algo es el tango, que á la hora presente se canta y se baila en toda España en diversos espectáculos de diferentes géneros. La Academia de la Lengua dice en su diccionario que tango es un baile de gitanos y, además, una reunión de los individuos de esta raza. Como en la Academia no hay ningún Estrella, ni jamás formó parte de la Corporación ninguna Petra Cámara ni Lola Montes, no merecen gran crédito sus disquisiciones coreográficas. Y menos todavía en la especialidad del tango, como lo prueba lo concreto de la definición. Porque al tratar del bolero, por ejemplo, dice: Aire musical popular español, cantable y bailable en compás ternario, y de movimiento majestuoso. Y al hablar de la zarabanda, escribe: Tañido y danza viva y alegre que se hace con repetidos movimientos del cuerpo y con poca modestia. La Academia sabe cómo se hace con ei cuerpo la danza y el ¡tañido! de la zarabanda; la Academia sabe que es majestuoso, nada menos que majestuoso, el aire del bolero, y no sabe nada del tango, por lo cual hay motivo para recusar el origen gitano que le atribuye. Pero aunque así sea, aunque en los remotos tiempos del origen de la gitanería naciera el tangOj lo cierto es que ha pasado por América, que los negros de la Habana y Puerto Rico han sido los que le han adoptado con más entusiasmo, que allí ha tomado su música actual, y que refundido después con la danza del vientre, puesta de moda en París durante la última Exposición universal, ha Venido á constituir el espectáculo nocturno nacional. Ya no hay población en España que no tenga dos ó tres templos dedicados al tango, con los títulos de salones, cafés, conciertos, variedades, actualidades, etc. etc. La variedad, lá actualidad, el concierto es siempre el tango, con sus movimientos que quizás la Academia llame algún día majestuosos también, con sus patadiras ó pataleos de rigor, y con su música siempre igual, monótona, triste y presidiaría, si se me permite el calificativo. Con el tango se quiso hacer una revolución recientemente, y claro está, la revolución no se pudo bailar, á pesar de lo que ayudó la torpeza de las autoridades; pero si no se ha conseguido un movimiento político, lenta y sucesivamente se puede realizar una evolución social y artística que acabe de ponernos como nuevos. Aparte de las obscenidades que pueda tener el tango y de que son susceptibles todos los bailes, parece que el bailarín ó la bailarina tratan, principalmente, de imitar al mono de cintura para arriba, y á cualquier animal de carga y arrastre de cintura para abajo. El ritmo se marca principalmente á coces; las manos parecen dedicadas á la caza de moscas, y de ahí no se sale, excepto en algunos períodos de epilepsia, que dan gana de ir á llamar al médico á todo escape para que haga volver en sí al accidentado tanguista. Si las diversiones influyen en la educación de los pueblos, ya tenemos lo único que nos faltaba; en Madrid se han establecido una porción de academias de baile, donde se ofrece un nuevo porvenir á la mujer: el tango. Porque todos los bailes se reducen á uno; y el baile, verdadero arte de las que Revilla clasifica entre las dinámicas y que en otro tiempo se cultivó en España, no tiene hoy más representación que la danza del vientre, traducida y amalgamada con las danzas de los negros americanos. Hay compositores españoles que han escrito tangos preciosos, y por ello merecen aplauso; pero de eso á que toda la música nacional se convierta en tangos y á que constituya este baile la afición y diversión única de muchas gentes, hay una gran diferencia. La chulería es un defecto gravísimo de los españoles, y el tango ha venido á convertirse en el himno de este vicio. F a y poblaciones como Barcelona, Madrid y CATÁSTROFE EN LAS MINAS DEL HORCAJO v. 1: I M ENTIERRO DE LOS CINCO OBREROS MUERTOS EN EL HUNDIMIENTO OCURRIDO EN LAS MINAS DEL HORCAJO EL 2 1 DEL PASADO MES DE ABRIL Fot. 1 Marcón EL BATALLÓN INFANTIL DE ALCOY EL BATALLÓN INFANTIL DE ALCOY, RECIENTEMENTE CREADO, PRESENTANDO ARMAS EN EL ACTO DE SU ENTRADA OFICIAL EN LA CIUDAD Fot. Bisbal Sevilla, donde después de las ocho de la noche se escucha desde la calle en todos los music- halls, cafés, conciertos y tabernas el rumor de un piafar gigantesco. Es el pataleo del tango, que acrecientan con sus extremidades inferiores los parroquianos, á quienes seduce y arrebata el ritmo. Si eso significara que estamos ejerciendo el antiguo y sagrado derecho de patalear por nuestra impotencia, todavía podría indicar que conservábamos el deseo de enmendar pasados yerros y el propósito de lograr mejores tiempos; pero no es que rabiamos, no; es que nos divertimos con una música y con un baile que debía hacernos llorar si recordáramos su origen. Bien han dicho los autores de la letra del tango más célebre de estos tiempos: Siempre p atrás. Es la dirección en que vamos. EMILIO SÁNCHEZ PASTOR CRÓNICA GRÁFICA 1 OUBET EN ROMA E 1 Presidente de la Repú blica francesa ha visitado á los Reyes de Italia. El pueblo italiano, á quien convenios diplomáticos le tienen unido á naciones de otra raza, como son Austria y Alemania, pero en quien pueden mucho los lazos indestructibles de la sangre, ha hecho al representante de Francia un recibimiento de entusiasmo delirante. Las manifestaciones de simpatía se han sucedido, y el pueblo romano, sobre todo, ha aprovechado cualquier pretexto para hacer ver que sus sentimientos. de fraternidad no los modifican fácilmente las cancillerías. Nuestra fotografía de segunda plana reproduce el solemne momento de entrar el Presidente Loubet en Roma. A GUERRA RUSO- J S u e s u c u r s o natural la JAPONESA tragedia que empieza á desarrollarse en el Extremo Oriente, y cuya peor parte, hasta ahora, viene siendo para Rusia. Espérase que pronto ocurran grandes acontecimientos, y hasta entonces, las informaciones gráficas han de reducirse, como la nuesfra de hoy, á detalles de lo que puede llamarse preludio de la guerra, A FERIA D E S E- Se ha deslizado este año aniV LLA mada la feria de Sevilla, stun que 1 no tanto como en años anteriores, según la gente que la ha presenciado. Pero según puede verse por las fotografías que publicamos, tampoco ha faltado buen gusto en el adorno de carrozas y casetas, que constituyen una de las notas más características de las fiestas sevillanas. Y si el pasado mes no se ha divertido la gente todo lo que la pedía el cuerpo, ahora se resarcirá cumplidamente con motivo de los festejos en honor del Rey. E 1 a U N D I M I E N T O EN o c 1 u rdríiaó 2 e n d el la sP msi andaos raes UNA M I N A D E L dd HORCAJO Horcajo una catástrofe de las que, por desgracia, son tan frecuentes en estos trabajos. Hundióse una galería y L L H