Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 6 ABC Núnn. io5 sino para derrochar bien, salud, vida; que tal es la obra de ese Instituto conocido vulgarmente con el nombre de La gota de leche en el que las madres pobres encuentran para sus hijitos leche pura y barata; las ricas, leche buena, y unas y otras lo que acaso vale más que la alimentación en muchos casos: consejo sabio para seguir el régimen, que es la salvación de muchas criaturas. Publicarnos una fotografía del cuadro que en algunos momentos, ofrece el Consultorio de la calle Ancha de San. Bernardo. Preguntad á esas madre s por qué llevan allí á sus hijos y qué es aquella casa, y os contestarán, entre bendiciones al Dr. Ulecia, que llevan á sus niños á la salvación y que aquella casa es la gloria misma, porque la gloria es para ellas la alegría y la salud de sus pequeñuelos. Los españoles que residen en el Extranjero se conmueven con un relato de A B C y envían fondos para que viva y se extienda tan admirable institución. Los españoles que residimos en Madrid llenamos los teatros, la Plaza de Toros, los cafés, los centros todos de diversiones, mientras olvidamos ese Consultorio, cuyas listas de suscripción flaquean de modo doloroso y cuyas circulares llamando á la caridad son devueltas en blanco, como si la espantosa cifra de siete mil niños que mueren al año en Madrid arrancase una mueca de desdén más que un gesto de terror. Esa institución santa cuya influencia no se cansan de ponderar las personas que se toman la molestia dé estudiarla, esa institución que en el Extranjero cuenta con el apoyo moral y material de los Gobiernos, ese Consultorio que tanto bien ha empezado á hacer en Madrid, cuenta con promesas de próximas subvenciones oficiales, pero nada más que con promesas incumplidas. En cambio ¡consolémonos! las tiene efectivas el Fomento de la cría caballar para premios de carreras de caballos. La cría de caballos, sí: la cría de ciudadanos, ¡eso no ÁNGEL M A R I A- C A S T E L L EL CONGRESO DE ARQUITECTOS ASAMBLEÍSTAS DEL CONGRESO DE ARQUITECTOS CELEBRADO VISITANDO EL PALACIO DEL INFANTADO EN GUADALAJARA MADRID Fot. González y l crnáml BURLA BURLANDO I 1 n padre regaña á su hijo porque tiene la mala costumbre de tirar piedras á todo bicho viviente. -Que no te vuelva á ocurrir apedreará ningún animal. Ahora mismo te ha faltado poco para que me rompieras la cabeza. 1 e afean á un beodo recalcitrante que va por la calle hacien do eses en Viernes Santo, que ni siquiera respete ese día. ¿Qué tiene de particular- -contesta- -que cuando la tierra se obscurece y se desgaja... me tambalee yo? (J u s c a n d o doncella. -Yo lo que quiero es una joven que no sea soberbia, que sea sufrida, que no me conteste. -Pues la joven que la recomiendo reúne esa condición. Jamás la contestará á usted. Se lo aseguro. ¿Tan humilde es? -No; es que ha estado en Teléfonos, uerella matrimonial. Ella. -Confiesa que te casaste conmigo porque. yo tenía dinero. -Todo lo contrarío. Me casé porque yo no lo tenía. IOS ASAMBLEÍSTAS DEL CONGRESO DE ARQU 1 TF. CTOS EN SU EXPEDICIÓN Á TOLEDO, SALIENDO DEL TEATRO DF. ROJAS í r ot Ferná Crónica del Bien El Diario de B u e n o s Aires, importante publiCHO cación de la capital Argentina, insertó en su número del 27 de Febrero último una carta que firmaban D Ramón Romeo Retana y D. Felipe Larrea, y en la cual carta recogían una Crónica del Bien que publicó A B C á propósito de la inauguración del primer Consultorio de Niños de Pecho en Madrid, y excitaban á sus compatriotas en aquella República á secundar una suscripción por ellos iniciada á beneficio de esa noble y hermosa institución que con tanto entusiasmo dirige el ilustre doctor Ulecia. El citado Diario daba también su óbolo, y la primera lista de suscripción arrojaba 35 pesos, cantidad que ya ha recibido el Sr. Ulecia, y á la que seguramente unirá otras que vengan á favorecer á los pobres y á testimoniar que los españoles que viven lejos de su patria tienen sentimientos más vivos que los que vivimos en ella. Porque ese Consultorio, cuya importancia es grandísima y cuyos beneficios son imponderables, vive gracias á la munificencia de algunas personas caritativas, muy pocas, y gracias á la abnegación del doctor Ulecia, que sacrifica su existencia en bien de las criaturas y de las madres que acuden al Consultorio; pero vive pobremente, debiendo vivir con esplendidez, no para derrochar dinero, p L CONSULTORIO Lj DE NIÑOS DE PE- i- EL CONSULTORIO DE LA GOTA DE 1 ECHE, QUE DIRIGE EL OOCTO ULECIA. LAS MADRES POBRES SALIENDO DE LA CONSULTA Y DE RECOGER LA RACIÓN DE LECHE PARA SUS HIJOS I üt. Asonju