Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. io3 dad podía muchas veces parecemos imposible. Pero esto no es mas que un aforismo, y un aforismo no sera jamas un argumento para nadie. Pero, enfin, veamos de donde ha podido venir la idea de utilizar el polvo de perlas finas en perfumería. Muy lejos, alia muy lejos de nuestros salones de baile y de aristocráticas reuniones, en las costas del Golfo Pérsico, cuyas aguas bañan la tierra originaria de los árabes, existen parajes en que las poblaciones enteras viven únicamente de la pesca de perlas De Mayo a Septiembre, todos los años, doce mil barcos de vela parten délos pequenos puertos del golfo hacia los sitios de la pesca Y mas de trescientos mil hombres se dedican a esa peligrosa opciación El mar, avavo de sus tesoros, no da mas que muy raras perlas, las formaciones perleras inuiilizables en joyería pululan en las conchas, presentándose en estado calcáreo, nacaradas, duras y brillantes, de formas irregulaies, y entre las cuales las hay de tamaños tan pequeños, que seria imposible determinar su valor comercial Pues bien, lodos esos residuos, todas esas perlas no aprovechables, son los que sirven hoy, reducidos a polvo impalpable, como materia primera indispensable a los productos de belleza, a base de polvos de perlas finas. Y no admirarse. Los polvos de perlas finas los utilizan los chinos desde hace muchos siglos en la medicina empírica, como poseedoies de ciertas virtudes afrodisiacas. Ya lo veis la verdad puede parecemos muchas eces imposible Ahoia oíd como se ha descubierto que la perla posee cualidades inestimables para la perfumería 4 En uno de esos talleres especiales donde las perlas, después de haberlas perfectamente limpiado, pasan a ser redondeadas y pulimentadas por i ledio de una arenilla formada también de perlas, algunos viajetos europeos habían observado un caso extraño Con gran admiración veían que entre las obreras indígenas que se dedicaban a ese ti abajo había algunas- -naturalmente, las mas coquetas- -con la piel de una finura extremada y con un tinte verdaderamente encantador, formando un singular contraste con la falta de otros cuidados aparentes y con su humilde condición. Esas observaciones dieron motivo a que se ejerciera una discreta vigilancia sobre las obreras, y pronto se obtuvo la llave del misterio. Las jóvenes indígenas de suave y matizada piel se empolvaban la cara y los brazos con los impalpables residuos de las perlas. El secreto descubierto, se procedió al análisis químico de aquellos residuos, y un farmacéutico celebre, Jean Bardin, el perfumista de la reina de Bélgica, obtuvo este resultado: Carbonato de calcium Materia animal orgánica Agua Perdidas 91 7; 3,942, 3 011 ABC TE T R O DE LA Z A R Z U E L A- -DÚO DE COSSETTE (SÜTA. TABERNER) Y ROBFRTO (S R. ALLENS- PERKINS) DE LOS SRES. PERRIN Y PALACIOS, MÚSICA DEL MAES 1 RO VIVES I ots Muflo de P i- LN LA ZAR 7 UELA BOHEMIOS BANQUETE OFRECIDO POR FL PARTIDA REPUBLICANO RADICAL DE VALENCIA, EN EL FRONTÓN DE JAI- ALAI DE AQUELLA CIUDAD, AL DIPUTADO A CORTES D RODRIGO SOR 1 ANO, COMO HOMENAJE SU CAMPAÑA PARLAMENTARIA, ASISTIERON I 2 2 7 COMENSAL 5 f o t idil Así, ya lo veis, ninguna substancia nociva contenida en los polvos de perla. Por el contrario, el carbonato de calcium es la materia dominante. Las propiedades perfectamente definidas de este, son de todo el mundo conocidas. En terapéutica se emplea disuelto, al exterior, como agente de sustitución, al mismo titulo que las soluciones de carbonato de sosa o de bórax para las afecciones de la piel. Ya sabéis por donde los antiguos polvos de arroz de nuestras abuelas han sido destronados por los ultramodernos polvos de perlas finas Y el secreto de las pobres obreras árabes ha venido a ser del dominio de nuestras grandes coquetas de ambos mundos, constituyendo para ellas un talismán precioso que aumente sus gracias y sus encantos. Las virtudes de la perla fina no se limitaran a los polvos para la cara, tendrán, ademas, una gran aplicación en toda una serie de ptoductos, maravillosos auxiliares de la giacia y la belleza ¡Quien sabe! Antiguamente, en las épocas de la decadencia, cuando en el curso de un festín o de una orgia se quena honrar a un huésped distinguido, los romanos dejaban caer una perla en su copa. La posteridad no ha quetido ver en ese gesto fastuoso masque un acto de locura dispendiosa Acaso un día la Ciencia nos dirá que la perla asi disuelta posee en su esencia virtudes ignoiadas de nosotros, que lamentaremos no habei co nocido. F. MORA París, Marzo íyoj. UN LA FIESTA DEL ÁRBOL EN VALENCIA. GRUPO DE N I Ñ O S PLANTANDO UN ÁRBOL Fot Bafber