Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 2 ABC Núm. JO 3 T i. ACTUALIDADES DE LA GUERRA RUSO- JAPONESA. -ARTILLERÍA DE LA GUARDIA RUSA EMPLAZANDO UN CAÑÓN NUEV AS TROPAS RUSAS. LOS VIEJOS COSACOS Y LA NUEVA ARTILLERÍA He aquí las dos grandes esperanzas de la guerra: con los i.ooo CAÑONES nuevos, flamantes, vírgenes- -que á estas horas habrán llegado á la Manchuria, -y con los 5o.ooo COSACOS aguerridos, veteranos y audaces, que ya han ejercitado sus bravuras con las primeras avanzadas japonesas de Lion- San, el pueblo ruso aguarda una definitiva victoria. La leyenda de la barbarie cosaca viene dando tumbos á través de un siglo europeo. Desde los conocidos versos de Espronceda, hasta los artículos periodísticos más olvidados de nuestros días, la sotnia es algo así como la cuadrilla de Diego Corrientes, y el cosaco un caníbal que se merienda á los prisioneros, cortándoles trozos de carne y llevándoselos, palpitantes aún, á la boca. Por de contado, no hay para qué insistir en que esto es una bárbara exageración. Los cosacos no son como Espronceda los pintaba: A cada golpe de la lanza ruda, á cada escape en- la sangrienta lid, la sangrienta ración de carne cruda bajo la silla sentiréis hervir. Los cosacos no van tampoco- -como cierto descarado cronista afirmó no há mucho- -á desempeñar otra misión que la de degollar prisioneros. Los cosacos, en fin, son tropas disciplinadas y regulares, cuya estrategia especial y única se basa en estos dos elementos: las cualidades de ligereza, bravura y audacia, características de estos hombres extraños, y la rapidez, fortaleza y sobriedad del famoso caballo de las estepas. Sobre estas dos columnas resistentes, los grandes estrategas rusos han edificado una organización militar asombrosa por varios conceptos. En primer lugar, las diez provincias cosacas- -Don, Koubane, Terek, Astrakan, Oural, Orembourgo, Taustk, Semizetchié, Transbuikal, Amour y Oussouri- -tienen un régimen político completamente autónomo. El Zar las gobierna militarmente, y á cambio del gran contingente de tropas que dan al Imperio, el Imperio les ha concedido multitud de privilegios y de exenciones. Vayan datos oficiales, que copio literalmente del presupuesto: Sección X. Fondos de tropas cosacas. En i. de Enero de 1893, estos fondos- -entre especies y títulos- -ascendían á 37.430.000 rublos. En segundo lugar, la leyenda de agilidad y bravura de estas tropas, es cultivada con un estímulo grandioso. Y así el servicio militar obligatorio por cinco años para todos los rusos es, por privilegio, solamente de tres para los cosacos. Pero cuando el cosaco termina su servicio legal, entra, por propio y ambicioso estímulo, á servir á los cañones nuevos. De las 5i brigadas de Artillería de otros tres años en un regimiento de los llamados de seguná pie, 98 baterías montadas, 3o5 ligeras y 26 de mortedo orden- -donde, naturalmente, tiene más provechos y ros que tiene Rusia, solamente 40 han podido ser promás honra, -y al cabo de este segundo reenganche llega vistas de los nuevos cañones. á los regimientos de tercer orden, cumbre excelsa de la fama Todo cuanto á ellos se refiere- -calibre, alcance, matemilitar rusa. ria explosiva, etc. -es un misterio para todos. Los cañones se han construido en el más impenetrable de los Por esta organización especial, el Emperador tiene al secretos, y lo que únicamente se sabe es que la nitro- cecosaco nueve años á su servicio; y como el alistamiento se hace á los veinte años, resulta que la nación aprovecha lulosa- -de los cañones antiguos- -ha sido sustituida por una substancia cuyo poder explosivo es enorme y cuyas la flor de la vida de doscientos mil hombres. En tiempo de guerra, las tropas cosacas forman 1 5o heridas son mortales ¡á los diez minutos regimientos de caballería, 18 batallones de infantería, Así, pues, con el secreto mágico de estos cañones nue 44 baterías y 53 sotnias ó partidas volantes, todo lo cual vecitos y con las gloriosas remembranzas de los cosacos suma alrededor de 200.000 hombres. viejos, este pueblo se acuesta todos Jas noches soñando Los batallones, regimientos y baterías cosacas comba- con una derrota japonesa, y se levanta todos los días esperando la gran victoria rusa; esta victoria, por virtud ten como sus demás compañeros rusos. La sotnia, en cambio, tiene su estrategia característica. Las partidas de la cual Kourotpakíne se abanicará gentilmente sobre volantes cosacas están mandadas por capitanes, elegidos el dorado trono del Mikado... por votación entre su gente. Hacen servicio de exploraCRISTÓBAL DE CASTRO ción, de escuchas, de avanzadas ó de espionaje y, sobre San Telersburgo, 26 de Marzo. todo, practican lo que se denomina la caza del cosaco. Fotografías Avanzo hedías expresamente para A lí C La caza solamente tiene lugar después de algún combate serio. El capitán de la sotnia se. presenta al coronel del regimiento respectivo y le pide permiso para la caza. El OBRE LA GUERRA. CONFERENCIAS coronel lo otorga y el capitán forma su sotnia de cien D I P L O M Á T I C A S EJERCITO DE cosacos á caballo. Casi siempre, la caza es nocturna. Los TIERRA DE AMBAS NACIONES cien jinetes- sobre sus pequeños potros veloces, avanzan con sigilo por las nevadas estepas. En cuanto advierten BELIGERANTES á las avanzadas enemigas, echan píe á tierra; los caballos, He vuelto á visitar al viejo diplomático de las cortes amaestrados sabiamente, se tumban también; los jinetes, de San Petersburgo y Tokio. En nuestra pasada entreparapetándose tras ellos, se echan el fusil á la cara. Avan- vista (díjome con su proverbia! galantería) hubimos de za el enemigo incauto sin ver nada, ni tropas, ni caballos, tratar de uno de los tres más importantes factores de ni señal de ejército alguno. Medio enterrados en la nie- toda campaña, ó sea de la situación financiera de ambas ve, hombres y caballos cosacos contienen la respiración, naciones beligerantes; hablemos hoy de sus ejércitos de y de pronto, á la señal de una formidable gritería, los tierra, y dejemos, si á usted le carece, para nuestra tercaballos están de pie, los jinetes á caballo, y el ene- cera sesión lo que respecta á Marina. migo- -sorprendido por aquellas tropas que parecen broAsentí ¡cómo no! á los deseos manifestados por mi tar del centro de la tierra- -no tiene tiempo de escapar. amable interlocutor, y limíteme á escuchar todo un curLa sotnia entonces desciende al saqueo y al pillaje. Tira so de técnica militar, el mismo que, algo restringido (por los fusiles, empuña los corvos sables mongoles, y hacienno hacer esto inacabable) me atrevo á servir hoy á los do prisioneros á los que se entregan, ó degollando sin lectores de A B C, en la seguridad de que ha de ser piedad á los que se resisten, la sotnia acaba por robar á bien recibido por todos aquellos que con verdadero inlos vivos y por saquear á los cadáveres. El capitán, realiterés sigan el curso del actual conflicto ruso- japonés. zado el saqueo, hace el reparto del botín y, poco desI a organización del Ejército japonés (dice mi ilustre pués, llevando á Jos prisioneros por delante ó terciando amigo) está tomada de Francia y Alemania. Eí los cadáveres sobre el potro, la sotnia cosaca da cuenta servicio es obligatorio desde el año í 88 y, y en su conseal coronel de que la caza se ha efectuado... cuencia, todo subdito del Mikado cuya edad se halle comprendida entre los diecisiete y cuarenta años, está Este elemento de ferocidad y de destreza es uno de los dos en que Rusia ha puesto sus esperanzas de victo- sujeto al servicio militar. ria. El otro elemento, el científico y meditado, se refiere Su efectivo en tiempo de paz está compuesto de tre S