Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 8 los pies á doce pobres y les sirvió á la mesa, suministrándoles los platos los señores Gentiles hombres de su Cámara. Narra después el cronista de La Gaceta: de cómo correspondieron á cada pobre treinta platos, cuyo pormenor no se cita; de cómo los susodichos pobres se llevaron lo que les sobre (es de presumir que les sobraría mucho, casi todo; lo mismo que sucede ahora) de cómo á cada pobre se le regaló un vestido; y, por último, se les entregaron sendas limosnas en metálico, de añadidura. La visita á los monumentos se verificó aquel año por la noche. Carlos I 1 salió de Palacio á las ocho y media, con hachas y faroles añade La Gaceta. Compréndese que hace dos siglos, e alumbrado público de la Villa y Corte dejaría bastante que desear. En aquella ocasión, según hacen constar muy discreta y muy puntualmente los reporteros, hallábase nuestro satélite en su plenilunio (que fue, en concepto de los tales, feliz casualidad) cir cunstancia que prestó grandes esplendores al acto. Doce iglesias, doce nada menos, tantas como pobres había socorrido, visitó el rey, acompañado por muchos Grandes de España y casi toda la nobleza. Nosotros, los que somos ya viejos, hemos presenciado, aunque á otras horas, esta visita á las estaciones; pero indudablemente eran ya menos vistosas y de más reducido fausto. A. S Á N C H E Z P É R E Z í F! ESPADA MANUFL METÍA B ENVEN 1 DA F EL LECHO EN LA PLAZ DE TOROS Fot Ascnjo DF MADRID, A VIDA EN BROMA. DE PET 1 TORIO Habla la viuda de Telderete: -Ya lo sabe usted, Ingenio; mañana pedimos la niña y yo en el oratorio de San Cucufate. -No faltaré. -Ha sido cosa de la marquesa del Churro, que nos quiere muchísimo y desea que entremos en el gran mundo. -Veo que tienen ustedes muy buenas relaciones. ¡Oh! ¡Ya lo creo! ¿No ve usted que mi esposo ocupaba una posición importante? -N o lo sabía. -Sí, señor; estuvo al frente de una Funeraria dos años y medio, y con este motivo adquirió grandes relaciones. ¡Tenía una disposición para elegir féretros! Puede decirse que todos los cadáveres de la aristocracia pasaron por su mano. Además, yo soy de muy buena familia; no tiene usted más que fijarse en mi apellido. ¿Cuál es? -Raposo; venimos de los Raposos de Fuente la Higuera, que son los verdaderos Raposos de sangre azul. lfigenio sintióse orgulloso al ver que aquella señora le distinguía con su amistad. ¡Qué honra para él, modesto funcionario de la Dirección de Rentas, verse relacionado con una Raposa que iba además á presidir una mesa en San Cucufate! Llegó el Jueves Santo, y la viuda de Telderete y su hija se pusieron lo mejorcito del baúl. -Isidora- -decía la mamá. -Ya lo sabes; en la mesa de petitorio hay que conducirse con la mayor amabilidad. Cuando algún amigo deposite el óbolo en la bandeja, debes saludar con una sonrisa. Limpíate bien los dientes. -Ya me los he limpiado. -Pues no se conoce. -Es que este color amarillo no se me quita con nada. ¿Sabes de qué es eso? De la lechuga; siempre te he dicho que no hay nada peor para el esmalte. ¿No ves los dientes de la marquesa, que parecen de mármol de Carrara? Pues los tiene así porque no come hortalizas de ninguna clase. ¡Naturalmente! Como que es muy rica. ¡Oh! ¡Riquísima! ¿Cuánto crees tú que saca todos los años sólo con la venta de la leche de burras? Más de once mil reales. ¡Qué atrocidad! ¿Cuántas burras tiene? -Pasan de cinco. -Lo que parece imposible es que una gran señora como ella sea tan cariñosa. -A mí me quiere muchísimo. Ya ves lo que ha hecho ahora con nosotros. Colocarnos en una mesa de petitorio. ¿Cuándo conseguirán ese honor las de Lance i La mama y la niña, elegantemente trajeadas, almorzaron de pie para no arrugarse, un huevo DESPUÉS DE LA TREWFiVDA COGIDA QUE SUFRIÓ EL DOVtIVGO ÚLTIMO AL DAR UNA ESTOCADA AL PRIMER TORO, DE LA GAN 4 DFRI 4 DF VI 1 LAM 4 RT 4 frito y dos albóndigas de bacalao cada una. A la niña la puso una especie de visillo á guisa de mantilla blanca de blonda, y dijo muy satisfecha: -No me ciega la pasión de madre, pero estás preciosa, hija mía. Lo único que te encargo es que procures sonreir con la boca cerrada, para que no se te vea esos dientes. A las dos y minutos la viuda y su hija tomaban asiento ante la mesa de petitorio. Allí estaba también la marquesa, que las saludó con un gesto, mitad desdeñoso, mitad compasivo. -Se han retrasado ustedes un poquito, -murmuró. -Ha tenido la culpa la cocinera- -contestó la viuda de Telderete. -Nos ha servido tan tarde el almuerzo... Ingenio presentóse en la iglesia luciendo una preciosa levita cerrada de lanilla, imitación á elasricotin. Saludó á las señoras y depositó en la bandeja un reluciente duro filipino. -Gracias, -dijo la viuda. Pero aún no había acabado de decirlo, cuando un hombre de aspecto ordinario paróse ante la mesa y gritó dirigiéndose á la de Telderete: -Eso es: aquí mucha mantilla y muchos faralares y mucho lujo, y yo sin cobrar mi cuenta. ¡So tramposa! Aquel hombre era el carbonero. Luis TABOADA Ya el sábado en el Circo hay volatines ¿Mas qué puede chocarnos? Conocemos a tantos que hacen y pasan por el aro 1 m s El mundo es una tetera de esas que no tienen fin, y en él abundan los teses sin pastas, pero con chic Hay The Funeral, The Times, té los sábados... allí, y Te Veum á diario y te... ¡veo de venirl JUAN P É R E Z ZUÑ 1 GA Sueltos diversos uestro querido amigo el ilustrado director de El 1- iberaí D. Miguel Moya ha tenido la desgracia de perder una hija, preciosa niña de tres años de edad, que fue enterrada el martes último. Damos al Sr. Moya nuestro sincerísimo pésame. Q e ha publicado El Año Político, noveno volumen corres pondiente al año de 1903, obra interesantísima que publica nuestro distinguido amigo D. Fernando Soldevilla y en la que recopila todos los hechos políticos acaecidos durante el año. Su utilidad es indiscutible, y lo prueba el éxito creciente que viene obteniendo esta notable publicación anual. XjdEí, janna, bai (Sí, señor, sí) será un periódico bilingüe, cuya publicación se anuncia en una hoja originalísíma que expone los propósitos del nuevo colega, español ante todo y sobre todo, según afirma, y hay que creerlo, porque su fundador, hombre de mucho ingenio y de gran cultura, es, en efecto, amante como pocos de la unidad nacional. Esperamos con curiosidad el primer número de Bat, janna, bai. 1 1 emos recibido la novela Valentina, de la Colección Dia- -mante, su autora doña Laura García de Giner; El hipnotizador práctico, por Octavio Pelletier; Campesinas, poesías muy bonitas y bien hechas de D. José María Gabriel y Galán; Chicharra, zarzuela en un acto de D. Sebastián Alonso Gómez y música del maestro Mariani. COPLAS DE CIEGO Dice un cronista que el día que estuvo el Rey visitando Guadalajara, las gentes iban ebrias de entusiasmo. Y ruenso yo: ¿Qué diría aH 4? íuestro Soberano al ver á las gentes ebrias y a los bizcochos borrachos NOTA BRITÁNICA i i Míreme usté y considere, señor alcalde primero, que el que le habla es un obrero que se muerel -Pues trabaja en la Gran Vía y así verás como cobras. ¿Y cuándo empiezan 1l as obras? ¡Cualquier dial s -En El Sitio de Bilbao Dato habló... y esta en Madrid. ¿No le han dejado en El Sitto? ¡Me alegro; más vale así! El lunes un concejal propuso la creación de una soberbia mondonguería municipal. Pido en ella ocupación si se llega á establecer, porque al menos ya se hacer de las tripas corazón. La opinión de John Bull sobre la guerra actual. -Es una guerra esta en la que no habrá vencedores ni vencidos Únicamente yo saldré ganando algo, de seguro. (Del Journal Jímusanlj.