Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ¡Calamba! ¡Cómo domina usted el latín! ¡Ya quisiela Maula Ilegal á la suela del zapato de usted como canonista! -Favor que usted me dispensa. -No es adulación, D Eugenio. Y ahola que estamos solos, debo hacel á usted plesente que yo aspilo á 1 a caltela de Malina. ¿De Marina? ¡Qué contrariedad! ¿Pol qué? -Porque esa cartera la tengo ya comprometida. ¡Demonth! ¡Demontle! -Sí, señor. He quedado en dársela á Barroso. ¿Qué entiende Haloso de náutica? -Debo advertir á usted que ha veraneado en Marín. ALVARO CALZADO- ¿Pelo Malín es puelto de mal? ¿Desde cuándo? Al ver Pellejín que tampoco podrá llegar á ministro de Marina con los demócratas, estuvo á LOS COLECCIONISTAS Y SUSCR 1 Ppunto de irse á casa de Moret; pero D Eugenio TORES DE A B C le prometió que se le concedería un alto empleo Contestando á consultas diversas que se nos han hecho, cuando triunfe el partido, y á impulso de esta lidebemos contestar: Jl los coleccionistas se les entregarán las cubiertas para sonjera esperanza, nuestro héroe decidióse á perencuadernar nuestra Revista, al empezar á publicarse ésta manecer á su lado y á ingresar en el Círculo, donde diariamente. Serán, pues, entregadas á la presentación leerá uno de estos días varias de sus composiciode tantos bonos como números de A B C se hayan pu- nes poéticas, y aún es posible que en la primera blicado en el presente año hasta su transformación en pe- velada musical que se celebre cante la conocida riódico diario. romanza ILa mía bandiera, pues Pellejín tiene una Para los suscriptores no variarán las condiciones, toda hermosa voz de barítono. vez que vienen pagando diez céntimos por número, y ¡Valiente refuerzo político musical se le ha endiez céntimos seguirán pagando por el número diario, trado por las puertas al partido democrático! servido á domicilio como hasta aquí. Luis TABOADA guentra en estado de aparente reposo, lleva en ella el germen de la guerra, como la nube lleva en sí la tempestad. Sólo existe un medio de abolir la guerra entre los pueblos, y es aboliría entre los individuos, abolir la guerra económica, el desorden de la sociedad actual. Era natural, dados estos antecedentes, que el socialismo internacional protestara contra la guerra; lo extraño es que esté solo en su generoso empeño. Pasaron los tiempos de mitad del siglo pasado, en que parlamentarios ingleses como Cobden y Bright, exponiéndose á perder su popularidad, luchaban en favor de la paz, mientras las tropas británicas, francesas y turcas unidas asediaban á Sebastopol. Núm. JOI -Y á propósito de Benavente. El dragón de fuego me pareció sencillamente admirable por su honda poesía, el colorido y lo intenso de su sensación dramática. Mucho me extrañó que algunos críticos que con tan admirable penetración adivinaron el más íntimo pensamiento de la obra mseterliníana, no viesen lo que palpita bajo la artística forma de dragón de fuego; y aquí se me ocurre decir, parodiando á aquel cuento viejo: ¡Señores, ó se tira del símbolo para todos, ó para ninguno! -Pasemos á otro negociado. En la Zarzuela hay temores de importantes desmembramientos, á causa de que algunos artistas, entre otsos la Taberner, han recibido proposiciones para actuar en Lisboa durante el próximo mes. ¡Enfin, hasta las coristas han sido solicitadas! Ya que no pueden llevarse á la compañía de Apolo, tratan de seducir á la de la Zarzuela. ¿Qu ¿será de nosotros si por falta de elementos desaparece Venui- Salón del cartel? -Y de la próxima temporadi de Pascua, ¿qué hay? -Además de lo que ya se conoce, Raí o presentará un número verdaderamente sensacional, absolutamente nuevo, que ha sido este año el cíou de París. También oirstiona el contrato de una notable compañía extranjera para uno de los mejores teatros de Madrid. En Eslava funcionará una compañía de zarzuela dirigida por Casáis. Juárez no entra en la combinación. Y en Apolo se prepara la reprise de LaCara de Dios, A refundida en dos actos para el beneficio de Isabel Bru. ¿Y será cierto que á Wagner le oiremos este verano en los Jardines? Sí que está usted de humor! A Wagner en Madrid ya no le oiremos más que en los fonógrafos. ¿Pero en los Jardines? ¡Cómo no lo toquen en el kiosco! FLORJDOR VIDA EN LA DEMÓCRATABROMA. PELLEJ 1 N Maura ha declarado terminantemente hay crisis ni total, ni parcial, ni de ninguna otra clase, y Pellejín, viendo que no le hacía ministro de Marina, fue á visitar al Sr. Montero Ríos. Hallábase éste envuelto en un mantón de cuadros, cubría su cabeza con una gorra y encerraba sus pies en unas babuchas de orillo; sus manos hallábanse cubiertas por unos guantes de carabinero. -Soy yo; Atilano Pellejín, -díjole nuestro héroe. -Ale suena el nombre, -contestó el jefe más ó menos democrático del partido liberal. La Gaceta del día 19 ha publicado una Real orden dictando reglas para concertar con las empresas periodísticas que lo soliciten, el pago, mediante un tanto alzado anual ó mensual, del franqueo á que se refiere el artículo 53 de la ley del Timbre. La Prensa puede estar reconocida al Sr. Osma por una medida que, sin perjuicio para el Tesoro Público, favorece grandemente á la administración de los periódicos, toda vez que la da facilidades en el procedinvento de envío y vuelta de los paquetes de ejemplares, suprime el sistema actual, -lleno de trabas y rutinas que hacían perder mucho tiempo, y establece un régimen más equitativo y provechoso. -Y venía á oflecel mis selvicios á la gloliosa Creemos cumplir un deber de justicia tributando un aglupación política que usted dilige. Desde este aplauso al ministro de Hacienda Sr. Osma, quien desde momento puede usted contal conmigo pala todo. el momento en que nuestro director Sr. Luca de Tena le expuso la utilidad de tal reforma, la acogió con interés- ¿Es usted demócrata convencido? -Convencidísimo, -exclamó Pellejín colocan- que los hechos comprueban hoy, y utilizó para base de la reglamentación de la medida las notas en que fundó y do la mano derecha sobre el corazón. En los labios de D Eugenio se dibujó una razonó la petición nuestro director. También ha contribuido al feliz éxito de estas dulce sonrisa, porque para él la democracia es la nes la actitud favorable y resuelta del Sr. Tudela, gestiodirecdeidad encantadora de sus amores; después arre- tor del Timbre cerca de la Compañía Arrendataria, que glóse el mantón, calóse la gorra y dijo: ha secundado eficazmente el deseo del ministro y la ini- -Lo primero que se necesita para conquistar ciativa del Sr. Luca de Tena. E que no L FRANQUEO DE LOS PERIÓDICOS. REFORMA IMPORTANTE COPLAS DE CIEGO ¿Cree usted que sin vacilar e) Congreso ha de aprobar la ley de alcoholes? Yo opino que la tendrán que guaidar en espíritu de vino. ü HH Sabemos cómo se llaman los pobres del Lavatorio; quiéhef juegan al tresillo en casa de Víentrehermoso, y los pinchazos que. ti Gallo dio el domingo al primer toro. Sin estos datos, t oh Piensa! ¿qué sena de nosotros? M! s 3 H Confesando ayer Pa cuil dijo al padre Sandoval: -El viernes lie promiscuado, porque lie comido pencado son un ¿primí carnal. a ac jQu cosas tan 1 ai a 1 ucle i publicar los almanaque- Mañana es la Bncaí tu con... c o n a b s t i n e n c i a d e cctitit a cy En cierta confiten. p o r cuya p u e t t a pa c, vi a g: a 1 tola q u ¿había ele compi adobes el día del bendiro San J o s é y no extrañe q u e allí Lola he. p e g a r e con Pascual ni Felipa Lon Carola, pues p e g a r s e d o n d e hay CU. J me pai ece n. Un al. el triunfo de nuestros ideales, es la fe hermanada con la más absoluta templanza... Tenga usted la bondad de entornar esa puerta. Pellejín corrió á cumplir la orden del jefe. ¿Está usted malo, D Eugenio? -Malo precisamente no, pero delicaducho. -La conselvación de su pleciosa existencia nos es muy necesalía, si hemos de lealizal el ploglama del paltído. N o se muela usted hasta que no veamos el extelminio de Maula. Y al decir esto, Pellejín le subió el mantón á D Eugenio por la parte de atrás, áfinde que no le entrase el aire por el pescuezo. -Gracias, joven- -murmuró el jefe. ¿Cómo ha dicho usted que se llama? -Atilano Pellejín, diputado pol Villamulos. Allí tengo mucha influencia, que pongo á disposición del pallido. Además, soy litelato. ¿Literato? -Sí, seño! y he estlenado un dlama. Pol cielh que me lo echalon abajo mis enemigos políticos. En litelatula, soy modelnista. ¡Hombre, me alegro! Deseaba tener en el partido representación de ese género literario. Cuento con varias plumas, bastante bien cortadas, pero ninguna es modernista. -En cuanto me desocupe de cieltos tlabajos domésticos, le halé á usted una composición poética dedicada á Loulizán. ¡Aquello debe sel pleciosol- ¡Oh! ¡preciosísimo! ¡Y qué fruta! ¿Conoce usted las peras urracas? -No tengo el gusto de conócelas más que pala selvilas. -En mi calidad de canonista, puedo asegurar á usted que la pera urraca no tiene punto de comparación con ninguna otra. Ya lo dijo Gregorio XVI: Pera urraca, regina perarum est. El Sermón de la Montaña í o n verdadera novedad trata este viejo asunto Eugenio Selles en un hermoso artículo que publicará Ulanso y Negro el sábado. En Los brazos de ¡a cruz ofrece Mauricio López Roberts una impresión muy enérgica y verdadera del origen de las primeras herejías. Una curiosísima información de las Semanas Santas poco conocidas en España; lindos versos de Antonio Palomero; cuatro planas de la nueva ¿interesante sección Gente menuda magníficos dibujos en coloide Sala, García y Rodríguez, Muñoz Lucena y García Ramos; páginas autógrafas de D. José Gómez de Arteche y Don Joaquín Sorolla, y una completa información del viaje de S. M e Rey á Galicia, de la traslación de los héroes de BaJer, etc. etc. prestan singular atractivo á este número. JUAN PÉREZ Z JÑJGA SEMANA SANTA TJeunir en veinticuatro páginas, bajo una magnífica cu bierta en papel- cartón y adjrnada con dos hermosísimos bajo- relieves del Cristo de Susiilo, dieciséis bellísimos dibujos en estilo gótico del siglo xv, maravillosamente ejecutados é iluminados á todo color, compuestos por el insigne artista José Arija, ilustrando los temas d ¿las estaciones del Vía Crucis, tomados de textos clásicos, constituye e! verdad ¿ro four de ¡orce que en su númzro de Semana Santa realiza Blanco y T igio. Dicho número se pondrá á la venta el próximo Jueves Santo, al precio de 40 céntimos en toda España. M ENT 1 DERO TEATRAL. GENERO CHICO EN EL ESPAÑOL -Ya sabrá usted que á Emilio Mesejo le ha hecho proposiciones Díaz de Mendoza para ocupar el puesto de Manolo Díaz, que se retira del teatro con un buen activo, varias fincas y dos ó tres solares disponibles. ¿Y usted cree que Emilio cuajará en aquella casa, que nuestros clásicos le irán bien, que el Julián de La Verbena podrá alternar dignamente con el Clarín de Calderón, el Caramanchel de Tirso de Molina y el Macón de Rojas, por ejemplo? -Talento no le falta al muchacho; ahora, que aquel ambiente... -Según mis noticias, Díaz de Mendoza, sin duda, con objeto de que el actor pueda familiarizarse con aquel público, proyecta sustituir los fines de fiesta con género chico, zarzuelitas hechas á la medida de aquel teatro, daro está, no las astracanadas corrientes que se usan. Así, que para el año próximo tendrá usted género chico en el Español, noticia que será acogida con verdadero júbilo por los proveedores de este artículo. -Pues no está mal pensado. Es posible que al abono Je interese más una zarzuelita que cualquier obra de Galdós ó Benavente. Sueltos diversos j J u e s t i o distinguido amigo D. Cosme de Churrucn ha tenido la bondad de enviarnos desde Ma lila mu ínteicsantes fotografías del embarque en aquel puerro ue los íesros gloriosos de los héroes de Cavite y Baie Alguna de dichas fotografías las publicamos en el presente numero. S Í W madre, ensayo de novela, como modestamente escribe en la portada su autor D Alfonso de Sawa y Salazar, e un libro precioso en el cual se revela un escritor de vigorosa inspiración y de estilo ameno, cuyo primer paso constituye un legítimo triunfo, al que seguirán sin duda alguna otros más grandes, porque quien así empieza demuestra poseer recursos para poder volar muy alto. Nuestra enhorabuena. A i eairaterías, de D. Felipe Pérez y González, es un libro ameno, lleno de relaciones curiosas é interesantes, y digno del talento y del justo renombre de su autor. Las personas que quieran pasar un rato delicioso recordando cosas pasadas del teatro, lean Teatralerías y no se arrepentirán.