Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J úm. 101 ABC Pág. 5 i i. DESEMBARCO DE CABALLERÍA Y DE MATERIAL DE QUERRÁ DEL pjHRCITO RUSO FUERZAS DEL EJERCITO RUSO PATRULLANDO P O R- t A LINEA DEL FERROCARRIL TRANSIBERIANO PARA SEGURIDAD DE LOS TRENES EN LA ESTACIÓN DEL FERROCARRIL TRANSÍBER 1 ANO EN PORT- AKTHUR ustedes hora de levantar el telón? El público se trenes lo cruzaran sobre el hielo... impacienta y patea. No vayan ustedes á conseguir Digo, no; se proyectó hacerlo, pero que antes que silben las balas, silben los especta- el hielo no resistía, y entonces tendiedores. Comencemos la lectura de los telegramas: ron unos r ils por la orilla... Tampo ¡Hola! ¡hola! Esto empieza á animarse. Ping- co, porque esas obras eran muy lentas. Yang, 16. -En todos los ríos del Norte de Corea De todo ello resulta que nadie sabe principia ya el deshielo. ¡El deshielo que espe- cómo han cruzado los rusos el lago raban con tanta impaciencia los japoneses para Baikal, suponiendo que lo hayan cruavanzar hacia sus enemigos! Continuemos leyendo. zado, y yo empiezo á preguntarme con Las fuerzas rusas que se hallaban en aquella par- cierta inquietud si existirá ese lago. te del país, se han retirado. ¡Qué lástima, ahora Por su parte, los japoneses. no se desque se había roto el hielo! Pero ¿por qué se reti- cuidan, y en sucesivos desembarcos han rará esa gente? A ver, otro telegrama meteorológi- reunido en Corea un ejército qu seco: aMal tiempo ¡hum! El tiempo es variable en gú? los ingleses, alcanza ya la respetael Norte de Corea. Son frecuentes las tempesta- ble SUITLI de ciento setenta mil homdes de nieve y las heladas. Nos hemos fastidia- bres; según los franceses, no pasa de do; se nos vuelven á helar los ríos, si es que efec- treinta mil; y según los rusos, unos mil tivamente habían empezado á correr libremente. y pico, y eso con grandes esfuerzos. Veamos las noticias de la movilización rusa. De modo y manera que un buen bur ¡Hurrapor el ferrocarril transiberiano y transraan- gués como yo, fumando un buen cigachuriano! Desde que la escuadra japonesa soltó el rro cerca de una buena chimenea, está, primer torpedo, ha transportado ese ferrocarril, gracias á los corresponsales de los pesegún noticias de San Petersburgo, trescientos mil riódicos europeos, enteradísimo, de rusos. Bien es cierto que los periódicos franceses la movilización de las fuerzas beligejuzgan que no llegan, ni con mucho, á doscientos rantes. Desde un hombre hasta quimil; pero en cambio en Inglaterra se cree que, nientos mil, puedo adjudicarles á los todo lo más, han sido unos treinta mil. Y si seles rusos y á los japoneses los que me dé pregunta á los ciegos del Japón, cuatro hombres la gana, sin miedo á que me rectifique nadie. y un cabo, descarrilando treinta veces. De todos modos, no se puede negar que ha Y una vez resuelto este punto imconducido grandes fuerzas, á pesar del entorpeci- portantísimo, pensemos en la escuadra miento del lago Baikal. ¡Fuego con ese lago in- de Vladivostok. ¿Dónde está la escuaoportuno! Gracias á que los rusos hicieron que los dra de Vladivostok? Meditemos. Unos r O DESOLDADOS RUSOS CELEBRANDO SU FELIZ I I E G A D A Al. CENTRO DE CONCENTRACIÓN EN LA MANCHUR 1 A la suponen en el puerto, otros navegando cerca de las costas del Japón, otros en camino de Port- Arthur... No; otros dicen que es la escuadra de Port- Arthur la que navega camino de Vladivostok. En este punto flaquean algo los informes de los corresponsales, porque hay quien cree que esa escuadra fue destruida por la flota japonesa en un bombardeo. ¡Me río yo de los bombardeos! ¡Y dale con que los japoneses se van á apoderar de la plaza! ¡Como si existiese Port- Arthur! ¡Y pensar que en tiempos de nuestros abuelos nadie sabía nada de una campaña, aun viviendo á pocas leguas del campo de su desarrollo! ¡Cómo se progresa, cómo se adelanta, qué gusto da vivir ahora con esos grandes medios de información que le permiten saber á un buen burgués d Madrid todo lo que ocurre en el Extremo Oriente, sin perder detalle, lo mismo que si lo estuviera viendo, ó como dice 1 Maura, con luz y taquígrafos! Enterado de cuanto pasa y aun de cuánto püerde pasar por allí abajo, demos ahora unas cabeza- ditas para ayudar á la digestión. A la digestión de la comida y de los partes de los corresponsales. Sólo turba mi satisfecho espíritu un vago presentimiento. ¿Será verdad que exista Rusia? ¿Hay en el mundo un, país que se Harria el Japón? ¡Puede! (Los periódicosse le caen de la manó, duerme y ronca. CON CSNTP. ACION EN PORT- AHTHUR DE LAS FUERZAS RUSAS ENVIADAS POR EL TRANSIBERIANO PARA DEFENSA DE LA PLAZA Stcrcographs copyright Undcrwood Underwood London New York JOSÉ DE ROURE