Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JOO ABC 5 vivirán aún en otros hogares, dando tal vez saltos bruscos por obra é ironía del destino. Descendéis la escalera viendo sus paredes atestadas de muebles; llegáis al portal, y en el misino portal os rodean y os solicitan, y salís á la calle con ansia en los ojos de mirar un gorrión, pájaro feliz que fio tiene más mueble que su nido en el alero de un tejado. Y si ya en la calle dais con- un amigo, y no con un gorrión, y os pregunta: ¿De dónde vienes? -Del Hotel de Ventas, -le responderéis. ¿Y qué has visto? -Una atrocidadjde muebles; muebles de todas clases, muebles de todos precios, muebles para todos los gustos... en una casa completamente desamueblada. JOSÉ DE ROURE 4. ív jfSpí 8 ém -x COPLAS DE CIEGO No nos venga con bravatas la Prensa al decir que van á celebrarse regatas con premio en San Sebastián. ¡Si en Madrid á todas horas también se están celebrando! ¡Vale Dios que no hay señoras que viven regateando! EL RIO YALU, QUE SEPARA LA MANCHUR 1 A DE I. CJ. ¡1. Y UJNJÜ Sa CR: i QUE OCURRIRÁN LOS PRI. UEROS CHOQUES DE RUSOS Y JAPONESES POR TIERRA 1 hatu. NoilvdIea Para extraña desventura- -ésta que ayer me han contado y que desde luego hé dado p o r s e g u r a desahucio de todo un pueblo, y seguidos siempre, como por un magiar, de algún dependiente del Hotel, que marcha cuando marcháis, se detiene. cuando os detenéis, no habla, fuma y observa discretamente los movimientos de vuestros brazos. Sin duda en los Hoteles de Ventas son muchos los que curiosean, bastantes los que compran, y algunos los que se enamoran de los objetos y no reparan en el precio. Pues yo os digo que ese hacinamiento colectivo de cien y cien hogares, esa brutal mezcla y confusión de tantas y tantas vidas reflejas, ese aniquilamiento en masa de afectos, de alegrías, de íntimos pesares, esa sepultura en el polvo, callado é indiferente de tantas prolongaciones de existenei- as humanas, existenciatrágicas ó apacibles, me causa uft desasosiego, me produce una melancolía hondísima. $i quiera en la famosa almoneda del personaje mejicano que tenía que ausentarse de España, era posible estüdiar los gustos, Jas aficiones y aun las aptitudes de aquel personaje, reflejados en los muebles que le rodeaban y de los cuales se deshacía por forzosa ausencia; pero en un Hotel de Ventas, todo se mezcla, todo se confunde, todo pierde la pátina de la vida, todo se entristecerse empolva y calla. Un mar muerto de cosas que han vivido y que Comió un q u e s o en Cereedilla con tantos ojos S a r m i e n t o i q u e el p o b r e tuvo un a s i e n t o s ie rejilla. M (Si i l D e s d e q u e hacen en Eslava. La Condesa X y El aire, todas las noches va el hijo de don Lucas con su madre. Y hoy me lo ha dicho don Lucas, añadiendo este detalle: Mi hijo va por ¡a Condesa; mi mujer va por Bt aire. JUAN P É R E Z ZUÑ 1 GA TEATRO ESPAÑOL. EL DRAGÓN DE FUEGO DRAMA EN TRES ACTOS, DIVIDIDOS EN NUEVE CUADROS, DE D JACINTO BENAVENTE, ESTRENADO EL MARTES ÚLTIMO Cuadro segundo. -SALÓN DE FIESTAS DEL PALACIO DEL REY DEL NIRVAN. Cuadro cuarto. -SALÓN EN CASA DE M R MORÍS (Sr. Cirerah ESCENA CUARTA ESCENA ANTEPENÚLTIMA i. f H: i1- i- í Cuadro quinto. -CABANA. MANNI (María Guerrero) SITHA (Sria. Colorado) KORA Sria. Sodas) Y ÑADÍ (Srta. Villar) Cuadro octavo. -TERRAZA DE LOS ELEFANTES EN EL PALACIO DE SINDRA. ESCENA OCTAVA I ots. Muñoz de Iiaen