Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 8 bro que había aih dentro estaba organizado de muy distinto modo que el de la generalidad de los mortales. Claro es que los ocho años que yo contaba poi aquella época no eran la edad más propicia para que hiciera estas observaciones que me ocurren ahora; pero lo que me llevó á fijarme en aquel simpático y atractivo señor fue que, viéndome deletrear á media voz un romance de ciego que no sé quién me había dado para entretenerme, me llamó bondadosamente á su mesa, y haciéndome sentar á su lado, me estuvo dando una lección de prosodia y pronunciación tan clara é inteligible, que jamás he podido olvidar. Después, con una voz vibrante y nerviosa, cuyo acento parece estarme sonando todavía en el oído, me dijo: -Veo que te gustan los versos. Pues bien; si me dices cómo te llamas y dónde vives, yo te enviaré un librejo que, aunque no bueno, es un poco mejor que ese empecatado romance, que no harías mal en romper. Y en cuanto hubo apuntado en un papel que sacó del bolsillo las señas que yo me apresuré á darle, me besó paternalmente y salió del café con un paso menudito y firme que daba señales de su natural vivo é inquieto. ABC Núm. 99 donde con aplauso y bastante buen resultado eco- al reprobo, á la virgen que á Ja cortesana... como nómico funciona la compañía de Miguel Muñoz, si nos repitiera incesante el terrible: quia pulvis es. veremos por tercera vez el Raimundo Lulio, de José M E N É N D E Z N O V E L L A Dicenta, hecho drama, así como antes fue ópera y más tarde zarzuela, y ¡quién sabe si gracias alas poderosas artes de Joaquín acabaremos por verle ADRILEÑERIAS. UN PUEBLO FIhaciendo solitarios! LARMÓN 1 CO En Eslava, El Aire, de Abatí y Paso, ha soplaEl señor alcalde de Madrid ha resultado prodo de cara, y el negocio va bien. López Marín y tector del arte ambulante. Ya tenemos pianos de García Alvarez colaboran en una especie de re- manubrio en las vías públicas. Ha coincidido la vista, con música del propio Alvarez, para dicho clausura del Real con la aparición de los consabiteatro. Sedas, encajes, trajes sicalípticos y muje- dos instrumentos callejeros. ¡Qué feliz coincidenres con ángel, aroma y tipo. Se trata de una ver- cia para los aficionados á Trovadores y JVormas! dadera movilización. Allá veremos. Así no echarán de menos nada en sus oídos. En la Zarzuela se han dado de baja Lacasa, la Decididamente el pueblo de Madrid está por Sobejano, que va á América con un espléndido la música. Es un protector resuelto de tan sublirepertorio de molinetes, y creo que Felisa Láza- me arte. Anda por esas calles de Dios un pobrero. Quedan en activo servicio Rossrito Soler, la cito niño, de ocho años lo más, ciego, granadino, Taberner, Riquelme y coro general. acompañado de otro chicuelo, no mucho mayor que él, con mucha vista, armados de una banduFLOR 1 DOR rria el pequeño y de una guitarra su acompañante. Suben á un tranvía, se sientan, y cuando el vehículo echa á andar, rompen ellos á tocar. Preludia el pequeño con la aborrecible bandurria la to Á ¡entras se representaba la traducción de cata, y á los pocos compases canta con voz atipla Villegas en la Princesa, retrotrayendo á da el tango del cangrejo, el del morrongo y mi mente lecturas de épocas mejores, si hemos de cuantas canciones pornográficas prodiga el género creer al poeta castellano, reconstituía en mi ima- chico de nuestros teatros. Terminado el número Al día siguiente un criado dejaba- en mi casa ginación la figura de aquella cortesana, á la que del programa, el ciego pide á los pasajeros y reun pequeño volumen, impreso, si no recuerdo mal, amó, todo lo que era capaz de amar, aquel per- coge un puñado de monedas. Parece natural que en 1848, y en cuya portada, en la que había ma- petuo niño coronado que caminaba con los anda- á la gente la desagradase verse sorprendida dentro nuscrita una cariñosa dedicatoria, se leía en carac- dores del gran cardenal Richelieu. del tranvía con el cencerreo de una gu tarra mal Marión Delorme, que no se sabe dónde nació tañida, el sonsonete de una bandurria cuyas cuerteres de molde este título: Fábulas puestas en verni murió, que se ignora cuántos años gozó de la das, por la forma que se las hiere, simulan un so castellano por D. Juan Eugenio Jiartzenbusch. existencia, fue desgraciada más bien que culpa- ataque de epilepsia, y por el canto de una voz de IV ble. Pervertida en su infancia, convirtióse desde timbre indefinible, que dice inconscientemente De cuantos libros me ha hecho perder la incuprimeros años en una sacerdotisa del placer. frases intencionadas y atrevidas; parece lógico ria y el descuido en mi ya larga vida, ninguno sus de la no menos célebre, pero más general- que los pasajeros pensasen lo requetebién que esRival siento tanto, á pesar de tener de él varias edicio- mente conocida Ninon de Léñelos, cuyos parale- taría aquel niño en un Asilo, aprendiendo las nes más completas y mejor impresas que la de 1848, los escribió el cronista de la casa de Grammont, muchas cosas prácticas que pueden hacer los ciecomo aquél que me regaló el sapientísimo y bon- fue el ídolo de los grandes señores de su tiempo, gos, educándose, preparándose para ser un día dadoso anciano que vi por primera vez el año 5 j y se casó primero con Cinq- Mars, después con útil á sí propio, á su familia, á la sociedad... Pues en el café de la Alegría. un lord muy rico, luego con el capitán de los ban- nada de eso; nadie se queja, nadie hace una obÁNGEL R. C H A V E S didos que intentaron despojarla al regresar á Fran- servación. cia desde Inglaterra, y, por último, con un proLos viajeros y el conductor escuchan aquella vocecita del niño ciego que repite las picardías E N T 1 D E R O T E A T R A L E N P L E N A curador. ¿Se dejó morir de hambre, acostada en su le- que le han enseñado, en las cuales no aprecia toCUARESMA cho, como asegura Mirecourt, ó falleció cincuen- davía nada, pero en las que bien pronto verá, ¿Ha pasado usted por la calle de Sevilla en ta y seis años antes de 1706, como afirma el autor á pesar de su falta de vista, lo que no debiera verv estos días? de la Vida de Grammont? Ignórase, como la fecha lo que justificaría una ceguera de bastantes años- ¡Sí, señor! y el lugar de su nacimiento; y todos los trabajos- ¿Y no ha notado usted cierto tufillo á cómico que se hicieron cuando se estrenó el drama de más en una, criatura. Y es que canta, y en tratándose de música, todo nos atrae y nos deleita. parado? Víctor Hugo, hace catorce lustros, drama que en Los pianos de manubrio nos hacían mucha falta, ¡Desde luego! ¡Como que hay en pie de gue- un principio se titulaba Tfn duel sous T ichelieu, y á juzgar por la gente que se asoma á los balcones rra en esa calle más de quince ó veinte compañías, que prohibió la censura por ver en él alusiones á todas movilizadas por la Cuaresma y arrojadas Carlos X, todas las investigaciones practicadas al ó se para en las calles para escuchar las tocatas, como si en este Madrid delicioso donde todo el desde las provincias al espantoso paro de la me- efecto han sido infructuosas. mundo pasea y se cruza de brazos con cualquier trópoli, ó si usted quiere, ¡de la gran urbe! Como todas las grandes cortesanas, la Delorme motivo, no hubiese más que capitalistas ansiosos- ¡No hay inconveniente! ha sido ensalzada y vituperada sin medida ni de recreo y diversiones. -Así, que con la abstinencia de carne, viene equidad. Ni fue tan mala como afirman unos, Otro alcance puramente espiritual debe tener aparejada la abstinencia de noticias de teatros. atendida sobre todo la época que le cupo en la tolerante medida del señor Alcalde. Estamos- e r o hombre, algo habrá! suerte, ni tan buena como se obstinan otros en en período cuaresmal, y la mortificación es un bien- -Nada. pintárnosla. Los poetas, particularmente, han he- para el alma. En algunas capitales del Extranje- ¿Ni aun rebañando queda? cho de Marión una especie de diosa, considerán- ro no permiten las autoridades que el pianista to- ¡Tanto como eso! dola casi como una mujer superior que se adelan- que dentro de su casa más que un determinado nú- -Pues venga de ahí; pero nada de tango, que tó cinco centurias á su tiempo... Los moralistas mero de horas, para que no moleste á los vecinos. no se lo digo en son de jalearle. se han cebado en el capítulo de sus extravíos y Aquí somos más liberales y permitimos que se nos- -Tirso Escudero ha emprendido nuevamente vicios. Quienes la consideran una segunda Magmoleste desde que amanece hasta que anochece. el viaje á Italia, no sé si para contratar definitiva- dalena, la defienden piadosamente con textos bíDecididamente España es el país ae las libertamente á Novelli como se ha dicho, ó en busca de blicos y con versos de Hugo y Lamartine, recordes. Tenemos hasta la de molestar, que no se han las pesetas que la Mariani le debe por incumpli- dando que el primero ha escrito: cuidado de consignar en sus códigos los países miento del contrato. ¡Oh! ¡JV insultez jamáis une femme qui tomhe! que se tienen por más adelantados. Y ya que nos referimos á la Comedia: corre El árbol no puede ser bueno si la semilla arropor ahí la especie de que la señorita Bremón deÁNGEL MARÍA CASTELL jada en el surco al plantarlo es de mala calidad. jará de formar parte de la compañía, pues parece La pauvre Marión era una criatura perversaque aquellos aires no la prueban bien. mente educada, sin noción del bien ni del mal, En el Español ensayan con exquisito amore sin conocimiento de lo que constituye la honradez, El dragón de fuego, de Benavente, que se pondrá querido amigo Vicente Sanchís (Miss- Teriota) la nobleza, la dignidad: una fierecilla sin domar, en escena con inusitado lujo de decorado, mise en acaba de publicar, considerablemente aumentada con la bestia que obedece sólo á los instintos de la scene, etc. etc. y para el beneficio de Díaz de preciosos, de su materia. Así se comprende que hiciera desfilar texto y nuevos grabadosnovela Villa la segunda edición hablainteresante y divertida Venus, de la que Mendoza, una comedia de Linares Astray. ante su vei tana, en una noche de orgía, un simu- mos a nuestros lectores cuando se publicó la primera, tan La compañía del teatro Español funcionará dulado entierro suyo, para exclamar aquellos ram- rápidamente agotada. Felicitamos de nuevo á Sanchís por el rante todo el mes de Abril, empezando en Mayo plones versos, de un cinismo desconsolador, que gran éxito que predijimos á su obra. su tournée por provincias. i ambién hemos recibido Sueño de Primavera, poema de Mirecourt le atribuye: María Tubau va con su compañía, como usted Rafael Martí; La Prima Bel, la conocida novela de Balzac, Y ai vu mon enterrement. traducida por Joaquín García Brsvo; Dolorosas, colección de sabe, á Barcelona, luego á Zaragoza, trabajando preciosas poesías de nuestro amigo y colaborador D. J. Ortiz Le prétre était mon amant. hasta el mes de Junio; después su correspondiende Pinedo; Lazo de Unión, comedia en un acto, original de ¡Ah! ¡J en ai si joliment! te alto y descansen en la pintoresca residencia del D. Rafael Galván y Emilio G. del Castillo; Pequeñas novelas de La tumba no distingue de bellezas; y, como Francisco Aynot; el Boletín de la Sociedad El Teatro, revista Guadarrama, y hasta la temporada próxima, que Saturno se engullía pedruscos creyendo comerse muy i teresante, y la Revista de Ciencias Comerciales, en la volverá á la Princesa. que hemos Problema de En Lara ensayan una pieza de Celso Lucio y los propios hijos, la madre tierra abre sus entra- Subsistencias, leído un notable artículo s o b r e e d r o F e r n á n d las escrito el D. P ñas para aprisionar los cuerpos encantadores y B a t a n e r o abogando p p o rque industrial apoyo oficial á n u e s te z García Alvarez, El palco del 7 eal, muy graciosa, or se p r e s t e ro según confesión de D. Cándido, que se congestio- bellos, igual que los repugnantes y horribles; comercio con M a r r u e c o s del que p izdz o b t e n e r s e positivos- f anó de risa en la lectura. En el Circo de Price, abraza lo mismo al joven que al viejo, al santo que beneficios. M L a pauvre Marión Delorme M Sueltos diversos