Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 99 He aquí el resumen fiel de aquella mi interesante entrevista con el ilustre prohombre: El Japón, la Corea y ¡a Siberia- -me decía con acento elocuente y convencido, -físicamente considerados, ocupan sobre el globo una situación que justifica, en lo que cabe, la enconada lucha de esas dos naciones que hoy se disputan la hegemonía de los mares de la China. Como el general Kouropatkine, creo que la actuar campaña durará más largo tiempo de lo que generalmente se supone, y que estamos en vísperas de grandes encuentros y sangrientas batallas. ABC Pág. 3 1 Japón no es rico, y su situación financiera es más crítica de lo que parece. Los periódicos extranjeros nos han dicho ya que el Gobierno del. Mikado ha intentado realizar empréstitos sobre los capitales de Londres y New- York. Los americanos se han negado en absoluto á tal demanda, y en I nglaterra, el Gabinete de Saint James ha buscado pretexto para idéntica negativa. Claro está que ante estas contrariedades, el Gob 5 aponeshabrá estudiado los medios de aumentar los impuestos con objeto de acapaLA EMPERATRIZ YJl Y t, IPERATRJZ EN COCHE, EL EMPERADOR A CABALLO AL LADO DEL CARRUAJE, Y LA COMITIVA RE 31 A rar los mayores posibles recursos; DIRIGIÉNDOSE AL TEMPLO PARA IMPLORAR DEL TODOPODEROSO EL TRIUNFO DE LAS ARMAS RUSAS mas bueno será advertir que tales financieras operaciones no obtendrán gran- suceso. Además, llegan noticias de que: los Bancos de igravísimas dificultades y terribles apuros monetaDel cacareado tesoro de los antiguos Daimio Moscou han querido garantir un empréstito inte- rios, siéndole muy difícil, si no imposible, encondepositado en el Banco de Tokio como fondo de rior de 3.000 millones, y que infinidad de sus- trar crédito alguno Rusia, por su parte, sentirá igual pecuniaria sireserva, bueno es saber que con motivo del retor- cripciones hechas con objeto de recoger fondos no del Gobierno efectivo del Mikado, aquella cor- para la guerra, son acogidas con mucho entusias- tuación pasados que sean los seis primeros meses de activas operaciones, y se verá precisada á tomar poración de los viejos feudales fue abolida el año mo y práctico resultado. 1868, sufriendo entonces su amortización la mavor Tal es, á grandes trazos, la situación financiera del Extranjero, en calidad de préstamo y onerosas condiciones, las sumas que vaya necesitando. parte de los valores. de ambos países beligerantes. En estas circunstancias, y de ser cierto lo que Su comercio no excede de 1.200 millones de ué gastos puede suponer esta campaña? se da como verdad inconcusa en todos los ejercí- francos, importación y exploración comprendidas, ÉnzlPungoIo, el ilustre economista italiano y sólo las necesidades de Guerra y Marina consu- Francisco Javier Nitti dice en razonado artículo tos organizados á la europea, que el dinero es el men las cuatro quintas partes de los presupuestos. que los gastos han de alcanzar á cifras enormes. más, importante nervio de la guerra, claro es que Los gastos del Estado alcanzaron en 1902- 1903 En la más favorable hipótesis, cree que esta campa- falta de tan poderoso elemento la, lucha ruso- jaá 280 millones de yen (720 millones de fran- ña cueste á Rusia de quince á veinte millones de ponesa, si no tan breve como algunos suponen, no cos) y sus deudas eran de 525 millones de yen francos al día; es decir, alrededor de unos 600 ha de ser de larga duración. Lo dicho. -Kouropatkine creo que está en Ib 354 millones de francos) millones mensuales. Al Japón, que combate en cierto. -Será cosa á resolverse en un año. ü usía tiene incontestablemente más recursos condiciones más ventajosas y con soldados de exY estrechándome la mano, -añadió: -Otro día, tremada frugalidad, le supone Un gasto diario de que el Japón. si usted gusta, seguiremos tratando sobre los otros Hoy por hoy, cuenta para subvenir á los prime- Tinos tres millones de francos. dos importantísimos problemas á resolver en toda ros gastos de la guerra con los fondos de la BanCon tan enormes dispendios, el Japón, después guerra. ca jmperial, que se calculan en 2.000 millones. de dos meses de campaña, se encontrará frente á V DE D V Q íí JSJ ti H- W Í tf a -vm 3i sKmstí, tmsm flUíCT U VIDA EN RUSIA. LA LACORTE Y EL PUEBLO A las diez de la noche está la Perspectiva Newky en su apogeo. La calle es llana, anchísima, seguida- -como el Botánico, Recoletos y la Castellana, hasta el Hipódromo. -De punta á punta. no se alcanza á ver ni con gemelos de campaña. Es asombrosa; es desesperante. Pues bien; á las diez de la noche y frente á la Catedral de Kazan, esto es un búrdel. Las aceras vomitan transeúntes sobre la nieve del paseo central, por donde los trineos, siempre como flechas, se entrecruzan, se rozan, parece que siempre van á chocar y no chocan nunca. Y en el centro de la gran calle- -tiesos como si fueran maniquíes, sin hablar y sin reírse, sin resollar apenas, lo mismo que estatuas, -los goródávots, con su sola presencia, mantienen el orcten más completó. P a s a un coche, en cuya trasera va un gigantón cosaco. y otra vez vuelven los trineos á su barullo; las mujeres á cuchichear, los estudiantes á decir piropos... ¿Pero qué es esto? ¿Quien va en ese coche? -pregunto. -El Zar- -me dicen. Y con decirme el Zarraelo han dicho todo; porqüe eoh él, entre su rapidez y su misterio, pasan diez siglos autoritarios; y al conjuro de este nombre imperante, la religión, de rrama sus óleos, la aristocracia se viste de sedas, y el pueblo, abrumado, se descubre. Así, al comenzar esta serie de croni- ís LOS EMPERADORES DE RUSIA CON IU CORTE IMPERIAL SALIENDO DEL TBMPLO, DONDE SE CELEBRARON SOLEMNES CEREMONIAS RELIGIOSAS PARA PEDIR AL CIELO LA VICTORIA DE RUSIA SOBRE El. JAPÓN