Navegar por fecha > madrid > abc > 1904 > 03 > 09Volver

Páginas:  1 2 3 4 5 6 7 8
ABC (Madrid) - 09/03/1904, Portada

09/03/1904 - ABC (Madrid) - Portada

I AÑO DOS. NÜMER 099. CRÓN CA BISEMANAL ILUSTRADA. o S MADRID, 9 DE MARZO DE 1904 NÚMERO SUELTO, 10 CÉNTS. S está bajo el p o d e r d e la justicia. E n la masa llega á producir admiración el autor de grandes delitos, y no faltan casos en que un pueblo ha gritado viva T o r i b i o! siendo T o r i b i o un criminal reincidente. P e r o ¡ah! si T o r i b i o ú otro cualquiera de su ralea, en vez d e asesinar hubiera escrito una obra disparatada... El público d é l o s estrenos hubiese gritado ¡mueral
ABC (Madrid) - 09/03/1904, Página 2

09/03/1904 - ABC (Madrid) - Página 2

Pág. ABC BROMA. UNA INA la hora de cerrar el presenté rtúmerd, continúa la conferencia de Maura y Pellejín. Núm. 99 inventó para premiar las alegrías del amor en la raza humana; ese mono ilustre, admirable. ¡Un mono que no ha terminado sus días como un académico cualquiera! Y joh fuerza del destino! Parece ser que Cónsul será disecado, honor que se niega generalmente en Francia á los miembros de la Academi? de inscripciones y bellas letras... Habiéndose exhibido en vida, continuará haciéndolo de
ABC (Madrid) - 09/03/1904, Página 3

09/03/1904 - ABC (Madrid) - Página 3

Núm. 99 He aquí el resumen fiel de aquella mi interesante entrevista con el ilustre prohombre: El Japón, la Corea y ¡a Siberia- -me decía con acento elocuente y convencido, -físicamente considerados, ocupan sobre el globo una situación que justifica, en lo que cabe, la enconada lucha de esas dos naciones que hoy se disputan la hegemonía de los mares de la China. Como el general Kouropatkine, creo que la actuar campaña durará más largo tiempo de lo que generalmente se supone, y que estamos en vísperas de g
ABC (Madrid) - 09/03/1904, Página 4

09/03/1904 - ABC (Madrid) - Página 4

as sobre Za vida en T (usia, forzosamente he de dar prin- cipiopor h Corte. Porque aquí, la Corte del Zar, es el principio y es el fin y lo es todo. Y como el Verbo de nuestros países católicos, el Zar en esta nación de cismáticos existió ya desde el principio. ué vida hacen el Zar, la Zarina y la Emperatriz madre? Tras esta averiguación he andado varios días; si fin, no sin muchos trabajos, porque la cosa no es tan fá c he conseguido averiguarlo, y ahí va para que se entejen los lectores de A B C. El
ABC (Madrid) - 09/03/1904, Página 5

09/03/1904 - ABC (Madrid) - Página 5

SO VARYAG EN CHEMULPO ciedad femenina cose y borda para los heridos de la guerra, y manos ducales- -blancas y olorosas como flores- -confeccionan almohadas de caridad. La propia augusta. Emperatriz se enorgullece de esta costura benéfica, y en las antesalas del aristocrático taller: -haciendo de porteros galantes, -príncipes, duques, generales y diplomáticos aguardan á que la Emperatriz dé suelta, á sus mujeres, á sus nq ias, ó á sus hijas. l a religión, que ti. ene en Palacio á su Pontífice el Zar, -f
ABC (Madrid) - 09/03/1904, Página 6

09/03/1904 - ABC (Madrid) - Página 6

Pág. 6 ABC Núm. 99 NUESTROS LECTORES AI aparecer A 1 C dijimos que nacía este pe 5 riódico para ser diario. IiO hemos repetido en otra ocasión, y hemos de reiterar este formal compromiso hoy que nos disponemos á llevarle á la práctica. Causas ajenas á nuestra voluntad, pero que no por eso lian dejado de trascender al público, razón por la cual juzgamos ocioso mencionarlas, Han lieclio qne A B C no sea diario desde 1. de Enero de J 904. TO será muy pronto. Para ello tenemos contra. tada la maqu
ABC (Madrid) - 09/03/1904, Página 7

09/03/1904 - ABC (Madrid) - Página 7

Núra. 99 Domiciliado en París hace algún tiempo, sabe más de Tebas ó de Memphis que de los bulevares, y viviendo en ardiente comunión espiritual con sir generación y con su tiempo, no lo dudéis, sus mis íntimos coloquios son con la Esfinge, que medrosa como un conjuro y espesa como una montaña, hallamos siempre, inexorablemente, inevitablemente, en todas las encrucijadas de la vida. Viene de la Selva obscura. Es un embajador del más allá. Encontraréis en su obra soles nuevos y tinieblas de pesadilla. En s
ABC (Madrid) - 09/03/1904, Página 8

09/03/1904 - ABC (Madrid) - Página 8

Pág. 8 bro que había aih dentro estaba organizado de muy distinto modo que el de la generalidad de los mortales. Claro es que los ocho años que yo contaba poi aquella época no eran la edad más propicia para que hiciera estas observaciones que me ocurren ahora; pero lo que me llevó á fijarme en aquel simpático y atractivo señor fue que, viéndome deletrear á media voz un romance de ciego que no sé quién me había dado para entretenerme, me llamó bondadosamente á su mesa, y haciéndome sentar á su lado, me est