Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 6 do los chiquillos al Sr. Pedro! Porque á ti te llaman los peones el Sr. Pedro. ¡Vaya un señor Pedro con papalina! ¡No te me escaparás solo otro domingo, sinvergonzón, granuja, odre! Y el marido contestaba únicamente con voz ronca y pronunciación sobada: ¡Mujer, no es para tanto, no es para tanto! Y así se fueron, el marido dando unos quiebros horribles y la mujer chillándole desesperada. Pues bien, el domingo último, por dichosa casualidad, les vi salir á los dos del mismo ventorro, ¡y los dos hacían eses! Pero iban satisfechísimos, con faz risueña, cogidos del brazo amorosamente, y la mujer le decía al marido á cada mutuo traspiés, relucientes ios ojos y pletórico eí pecho de afecto conyugal: ¿Ves? hoy no te digo nada, hoy vas bien. La común borrachera había establecido entre ambos el dulce beneficio de la paz. Si Rusia y el Japón se hubieran bebido juntos á Corea, el Zar y. el Mikado dormirían ahora en Jas mismas amistosas pajas, como debieron dormir aquella noch; el albañil y su mujer. JOSÉ DE R O U R E ABC N EL CONGRESO. IMPRESIONES DE UNA SEÑORA PARLAMENTARIA LUNES. -Pregunta Lerroux si se sabe algo de ochenta y tres rail libras esterlinas que nos debe un Banco inglés y que, por lo visto, no hay manera de cobrarlas. El pobre Sr. Ferrándiz dice que él cree que al fin y al cabo pagarán. Pero, señor, si yo he leído en los periódicos que ocurre todo lo contrario, que se ha retirado la comisión de Marina que estaba en Inglaterra y vuelve sin cobrar... Pero, señor, ¿por qué tendremos esta cara de primos los españoles? Nocedal sale ahora con que sabe de buena tinta que Blasco ¡báñez y un teniente van á ir esta tarde á examinar unas pistolas á la quinta de Sabater y sz van á hacer pupa. Maura contesta que no sabe nada, que no llegará la sangre al río, aun cuando está bien c ¿rca, y que, en último caso, si l ega, mejor para él. Nougués asegura quz Castellano no es diputado, ni ese es ei camino. ¡Vaya una tontería, creerle incompatible porque le han hecho gobernador del Banco de España! Pues si no lo suben en el Banco, ¿cómo íbamos á ver e? Ya está ahí gritando. Romanones para que se discuta lo del saneamiento de la moneda. Ay, si yo tuviera tanta como él, aunque fuera sin ssne r y sin nada! ¡A ver, vecina! ¡Frase, frase! Con la luz que entra en esta casa- -ha dicho el presidente del Consejo, -no caben engaños. Por eso, entre él y sus amigos, tratan de dejarnos sin luz y sin mosca. MARTES. -Ya ha visto usted, vecina, lo que ha hecho su amigóte Villaverde. ¡Jesús, hija, cómo cambian los tiempos y las personas! ¡Mire usted que un hombre con ese abdomen y esos bigotes tan tiesos dejarse sopapear por un advenedi- zo chupacharcos como Maura! Le digo á usted que aquí ya no hay más hombres de carácter que Donato Jiménez y el P Nozaleda. Hija, á mi estas cosazas que se nos vuelven cositas me estomagan, la verdad. Vea usted: el único que aquí conserva el carácter es Nocedal. Ya está otra vez con eso de la quinta de Sabater y de los juicios de Dios y cantándole el cangrejo á Maura. MIÉRCOLES. ¿Qué disidencias me trae usted, vecina? Yo tengo una fresquita de Qasset con Villaverde. ¿Y usted? ¡Ah! ¡Otra de los canalejistas con Montero! Pues sólo eso nos faltaba. Mire usted cómo Romanones le hurga á Villaverde para que hable... ¿De que ha de ser? del dichoso saneamiento. ¡Otra frase, otra frase! ¿Ha oído usted? Maura ha dicho que ese asunto es la pelota del foot- batl. Núm. 98 Lo que se ha callado es que él, por sí ó por no, anda huyendo del pelotazo. Bueno: todos dicen que esperar á Romero, que sigue acatarrado; pero en cuanto se ponga bueno, ¡aquí se va armar una de toses y estornudos, que muchos que ahora gritan van á salir para la cama envueltos en dos mantas de abrigo... COPLAS DE CIEGO ¿Se prepara la escuadra del Mar Negro? Hombre! Cuánto me alegro! o malo es que e e mar, yo lo aseguro, resenta un porvenir bastante obscuro! Del Yalu caudaloso en las riberas las tropas de Moscou y de Tokio lucharán en su encuentro como fieras y acaso Uegará Ja sangre al río. Lo siento por las pobres lavanderas! i i Si en su campo de instrucción dos mil rusos se han helado, según dicen de Londón, ¿qué les hubiera pasado si se hubieran asomado el martes á mi balcón? EL NIÑO COLBERG, EL DIRECTOR DE ORQUESTA MAS PEQUEÑO DEL MUNDO, DEBUTA ESTA NOCHE EN APOLO DIRIGIENDO Á SUS CINCO HERMANOS, QUE FORMAN UNA N O T A B L E ORQUESTA JUAN PÉREZ ZUÑ 1 GA EL REY EN TOLEDO fej Vfete. I; vi -v -1 4. S M EL REY RECIBIENDO DE MANOS DEL ALCALDE LAS LLAVES DE LA IMPERIAL CIUDAD EN LA PUERTA DE ALCÁNTARA S M EL ItEY SEGUIDO DE S. A EL PRINCIPE DE ASTURIAS, EL VINISTRO DE LA GUERRA Y SU ESTADO MAYOR, SUBIENDO A LA CIUDAD s I- V DON ALPONSO Y EL PRINCIPE DE ASTURIAS EN LA PUERTA DEL PERDÓN DE LA CATEDRAL, RECIBIÉNDOLES EL CARDENAL SANCHA Y EL CABILDO V 1 1 T? W EL REY ACOMPAÑADO DE 1 ALCALDE DE TOLEDO Y SFGUIDO DE LA COMITIVA, DIR 1 G 1 ÉNDOSH DE LA CATEDRAL A LA CASA CONSISTO! M. ots. sen. jo