Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 8 mos repliegues de su conciencia, pensaban algo que amargaba la existencia del infeliz Arturo. -Yo creo que el loco es usted. -Como usted quiera; pero no lo dude, cuando se conoce en toda su integridad el sentimiento y el pensamiento ajenos, lo lógico es morir ó perder la razón... -Basta, amigo; está usted hecho un Mazterlink de andar por casa. BC Núm. 96 va á orar D Melquíades. ¡Qué manera de aguar el vino, señores! Dice que ha sacrificado siempre la popularidad y que le repugnan las algaradas. Vamos, este es el Maura de la otra acera. ¡Qué elocuentíto, qué prudentito y qué cursilón! Así se los recomienda el médico á los conservadores. ¡Lo que es las revoluciones que éste haga, pueden clavármelas en la frente. Y ahora siguen Canalejas y Moret. Misa de tres en ringle. Es lo que conviene para un Gobierno de sacristanes. MIÉRCOLES. -Día de mucho, víspera de nada. o sabe usted lo que hicieron los tres más grandes embusteros de Madrid, que son An- En la calle no hay más que algunos grupos; pero parecen decididos á volver grupas en cuanto suene tonio... el cornetín. Aquí se dispone á administrarnos una- -Nada de nombres propios. -Pues se reunieron alrededor de la mesa de lata el chistoso joven Expedito Silvela. Que usted se divierta, vecina. Yo prefiero tomar una insoun café. -Vamos á ver, dijo uno, quién improvisa la lación. mayor mentira. -Yo no he mentido nunca, exclamó uno de ellos. A SOLUCIO- -Buena es, buena, le decían sus compañeros Y siguen las reuniones De las afueras no quieras dándole golpecitos en la espalda. de la ilustre comisión, ni p r un momento hablar, -Yo no sé mentir, añadió el que primero ha- que discute la inversión porque no se puede dar qite ha de darse á esos millones. un paso j or las afueras. bía hablado. Uno pide un La cuestión del arbolado, -Lo que estos dos caballeros han dicho es la otio un nuevohospital, pavimento, tañías veces discutida, pura verdad, interrumpió con viveza el que hasta muchos el saneamiento ha pagado a mejor vida entonces había callado. d ¿toda la capital; y todo- la han olvidado; JUAN VALERO DE TORNOS aquel otro una gran vía; este, derribos urgentes; algunos, parques y fuentes; otros, nueva cañena... v en tanto que esos señores charlan sin dar en e quid, cada día está Madtid en condiciones peores. S gue el pan falto dz peso Y 1 i l che envenenada, Eí correo en jTVurante el año pasado se han repartido en Madrid 8. Ó 4.5o3 cartas y 264.71 i certificados de pago, lo que da un total de J 3 unidades al año por habitante, sin contar las cartas del extranjero, las del interior, tarjetas postales é impresos. Los cinco céntimos abonados á los carteros por cada carta recibida, han producido 421.460,70 pesetas, muy cerca de dos millones de reales. Cada día se reparten 22.368 cartas y 725 certificados, ocasionando á los destinatarios el recibo de todo esto un gasto de 1.1 54,65 pesetas. No todos los días ni todos los meses se reparte el mismo número de cartas de provincias ni de certificados, y como es curioso saber cuándo aumenta ó disminuye la correspondencia, daremos unos cuadros por meses: U L s 1,11 l a s Diciembre Mayo Octubre Noviembre Enero Marzo Junio Julio 24. 2 S 2 23.3 y ¡2 2.856 22.701 22.659 22.641 22 594 22.089 N E LC O N G R E S O I M P R E S I O N E S D E UNA SEÑORA PARLAMENTARIA LUNES. -A tiempo llegamos hoy, vecina. Ya está ahí el torpedero japonés, ó sea Rodrigo Soriano, echando ametralladoras por la boca, y el ministro de Marina, más azarado que un coreano de esos del sombrerito de alas planas... y con muchísima menos Corea. Bueno: ahora va Lletget y vuelve á llamar sacristanes á los ministros, y ellos se ofenden. El día menos pensado va á venir aquí una comisión de sacristanes auténticos y les va á poner las peras á cuarto á los Sáncheces por ofenderse. Habla Marenco y contesta Maura. Veamos el plato del día: salpicaduras, lo mismo que ayer y que anteayer. Ahora las frases del presidente del Consejo dan ganas de mojar pan... y echárselo á los perros ó á los lilas de la mayoría. ¿Qué tal? Dice que el Gobierno seguirá mientras cuente con la confianza del país. ¡Qué guasón! ¡Con que la confianza de El País, y no tiene ni siquiera la de El Imparcial! jHuy, qué lío se está haciendo el general Linares! Dice que hay más fusiles Mausser que hombres. Justo: lo mismo que sucedió en Santiago. Allí había muchos fusiles; lo que faltó fue un hombre. Hija, á mí no me tranquiliza nada eso que ha dicho Linares. ¡Anda, Nocedal diciendo que por qué no se deja dar vivas! Hoy viene de caneo fino. ¡Vecina, tápese usted los oídos, que los vivas van á empezar! ¿No lo dije? Ya han empezado. Estoy viendo que un día vamos á ir todos, diputados y presidente, desde aquí á la delega. (Pausa larga. Pero ¿oye usted lo que dicen? Que en la Carrera de San Jerónimo hay una de sablazos, que aquello parece más bien la calle de Sevilla. Claro, ¿no vio usted á San Luis cómo amenazaba á los niños republicanos con unos azotitos? ¡Alza, qué colorado viene D Nicolás Estévanez! ¿Qué es eso? Heridos, muertos. ¡No, pues yo no me quedo sin verlo! A mí ya me bulle la sangre como cuando las jaranas del 68 y del j 3. Vecina, vamos á echarnos á la calle... MARTES. ¡Hija, vaya un rebumbio el de ayer! ¡Qué cosas hace una por la patria! A mí me rompieron todo el volante de la falda, y me dejaron las plumas del sombrero lo mismo que los bigotes de Osma. ¡Qué brutos son los del Orden! ¡Querrá usted creer que tuve que tirarle á uno el manguito á la cara y lo cogió con los dientes! ¡Pobre minino! Puede que se lo hayan merendado los esbirros de la reacción... ¿Quién habla? ¡Ah, es verdad! ¿quién ha de ser? Soriano. ¡Cómo les está poniendo á San Luis y á Sánchez Guerra! M e alegro; ¡fastidiarse! ¡Qué divertido todo eso que dice Estévanez, tirándose de la perilla! ¡Ah, don Nicolás, aquellos eran otros tiempos! Entonces no hablaban ustedes de que estaban capacitados para gobernar; pero gobernaban... ó lo que fuera aquéllo; y entonces el otro D Nicolás no aconsejaba á los de la calle que hicieran el colas. En fin, menos mal que Blasco Ibáñez dice que tiene ocho tiros en su revólver mecánico. Y Sánchez Guerra quiere defenderse disparando artículos del Código: y todos le salen por la culata. Vamos, ahora con lo cual puede decirse que el pueblo ha de resignarse Agosto 20.771 en el verano á abrasarse, Los certificados, con leves variaciones, siguen e! moy en el invierno... ¡á morirse! Aquí es permanente el barro, vimiento oscilatorio de las cartas. pero, en cambio, nos consuela que es constante la viruela y epidémico el catarro. Los mendigos se desatan, los golfa nos martirizan, sta nueva fección, inaugurada con gran éxito por nuestro y z) cgLI. mis Zi tuir, d ¿los cables nos electrizan quíiido colegí Blanco y Negro, continúa publicándose que las actas del Congreso. y los tranvías nos matan. en el número corriente, ilustrado con preciosos dibujos á todo L- os consumos nos abrumar. En punto á limpieza queda color de Regidor, Muñoz Lucena, Arija y Xaudaró. En el misy nuestras fuerzas agotan; la corre que es un piimor; mo número, que es realmente espléndido, figuran hermosas los mercados nos explotan calle hay que huele peor planas artísticas de Várela, Arija, Sileno, Cecilio Pía, Winy las tiendas nos despluma 1; que el asunto Noza eda! terhalter, Francés, Andrade y Méndez Brínga; intensantes y es ya cosa averiguada; Y mientras están challando fotografías de actualidad y escogidísimo texto firmado por el para media población, y se sigue reuniendo, la carne es... una ilusión la mortalidad subiendo obispo de Sión, Eugenio Selles, Manuel del Palacio, Kasade la mente acalorad? y la población bajando! bal, Martínez Ruíz, Antonio Palomero, Pérez Zúñiga y otros. Los albañiles se caen De modo que entiendo yo sin que de eüos hagan caso, que si esto así va á seguir, y no puede darse un paso, ni hace falta discutir pues Jos pisos se las traen ni Cristo que lo fundó. No hay una boca d riego ¿A que tantas reuniones? que esté como debe estar, Bien se le ocurrre á cualquiera j- -1 n Nerva (Huelva) se ha constituido una rondalla que ha ni que pueda funcionar que aquí la mejor manera adoptado el nombre de A B C y ha tenido la galantería en cuanto ocurre algúi fuego. de emplear los dos millones de enviarnos una fotografía de la corporación, en la que figuDe los coches no hay manera es acordar muy en serio, ran sus ejecutantes con su original y elegante traje. de servirse sin terror; como solución barata, Agradecemos la distinción que se nos hace adoptando el jtomar un coche es peor la construcción inmediata nombre de este periódico, y la bondad al dedicarnos una que tomar una trinchera! de un inmenso cemznterio fotografía. Ni en un país de salvajes donde muy pronto quizás í- 1 artículo que hoy publicamos de nuestro distinguido cose sirve con tanto esmero: todos juntos nos veamos. laborador y querido amigo D José Nogales acerca de ¡que amable siempre el cochero, ¡Creo que al paso que vamos JEl Abuelo, la última producción del insigne Pérez Galdós, y qué limpios los carruajes! no nos hace falta más! debió publicarse en uno de nuestros últimos números; pero el trastorno que en nuestra publicación nos produjo la avería de una máquina, nos ha impedido hacerlo hasta hoy. GAB R! FL M E R I N O Abril Febrero Septiembre 21. 544 2 r 5o2 2 1 167 GENTE MENUDA Sueltos diversos OTA POLÍTICA El pobre país reflexionando sobre el estado de la política: ¡Deliciosa situación! ¡Dentro, los unos me trituran los oídos; fuera, los otros me trituran los huesosl