Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 ABC Núm. 96 Las japonesas C e ha dicho que el grado de la civilización de un pueblo podía medirse por la cantidad de respeto concedido á la mujer. No es este un principio absoluto, pero tiene una base fundada en la observación, y la historia lo confirma en todas las épocas. Yo bien sé que en el conflicto surgido por la hegemonía del Asia, los japoneses, como pueblo más débil, tiene las simpatías de los europeos. Si he de decir la verdad, unos y otros, desde el punto de vista político, me son odiosos: Rusia, por su autocracia eminentemente despótica; el Japón, por la soberbia que hostiga la astuta Inglaterra. Pero no porque la guerra me repugne ha de ser apasionado este juicio de las japonesas, y debo decir que las palabras siguientes están tomadas de un libro publicado en el siglo xvm por el moralista Kaibara, fervoroso intérprete de la doctrina budista. La mujer, dice, se ve entre nosotros obligada á mirar al marido como su señor y á servirle con toda la reverencia y toda la adoración de que es capaz. El principal deber de las mujeres japonesas, su obligación constante, es la obediencia... Las cinco enfermedades graves del espíritu femenino son la indocilidad, el mal humor, la murmuración, los celos y la necedad. Sin ninguna duda, estos males los sufren cinco ó siete mujeres de cada diez... Tal es la imbecilidad del carácter femenino, que se considera una obligación, hasta en los menores detalles, relegar su persona para obedecer al marido. Esta pintura recargada de Kaibara refleja también algo délo que actualmente ocurre; la influencia europea ha penetrado en el Japón transformando las costumbres, pero de una manera superficial; el mismo Pierre Loti, que con tanto entusiasmo habla del belicoso Imperio, declara que Tokio es una de las capitales más desmoralizadas del mundo. La galantería ha sido un rasgo distintivo de los tiempos medios del Japón; pero hay pocas noticias de esa época de los trovadores, porque el Imperio se hallaba cerrado á las miradas délos extranjeros. Tan sólo los viajes de San Francisco Javier ilustraron á Europa acerca de las costumbres de unos pueblos cuya existencia había permanecido tantos siglos en impenetrable misterio. Al recoger los principales elementos de la moderna civilización, el Japón ha demostrado un admirable sentido práctico, pero todos los relatos sinceros coinciden en afirmar que el carácter oriental no ha desaparecido con el baño europeo. Por esta razón las mujeres, especialmente en las clases pobres, siguen entregadas á penosos trabajos y se hallan en una situación muy parecida al desprecio. Es claro que pueden esperarse rápidos progresos para mejorar un estado tan indigno; pero esta es labor de tiempo, y actualmente ha variado mucho el lúgubre cuadro de Kaibara. Nadie puede poner en duda que las mujeres japonesas conquistan rápidamente sus derechos; el cuidado que ponen en su educación les asegura el triunfo, pero tienen mucho que luchar: su mayor enemigo es la poligamia. Todo el secreto de los esfuerzos femeninos que ha de realizar el Japón futuro, se condensan en este problema de difícil solución, que lleva consigo las más graves perturbaciones sociales. Desde nuestro punto de vista occidental, la poligamia es un asunto de peligrosa discusión; pero en los pueblos asiáticos se halla tan arraigada en las costumbres, que sospecho una verdadera batalla para conseguir por lo menos reducirla. CARMEN DE BURGOS SEGUÍ A LGO DE MARINA. DATOS INTERESANTÍSIMOS La actual guerra ruso- japonesa, demostrando que, por ahora a menos, la contienda principal, y la que tal vez decida la futura, tiene que librarse en el mar, y el problema tanto tiempo hace planteado en España, y nunca resuelto de frente, el de la Marina de guerra, refrescado ahora con ocasión del proyecto de reorganización de servicios del Ministerio de Marina presentado por el general Ferrándiz, hechos ambos que une fatalmente un eslabón, el temor de posibles salpicaduras, según frase del Sr. Maura, me deciden á dar á conocer, sin pretensiones de técnico, pues no lo soy, algunos datos que, por haber sido publicados únicamente en re- menores cantidades en sus presupuestos que España: vistas profesionales, no son conocidos de la masa gene- Portugal, Turquía y Dinamarca. Austria destina 68 miral del público, de la que forma parte inmensa, y es la llones de francos; Italia, 127; Rusia, 271; Francia, 312; más temible, ese núcleo de personas que, al amparo de Inglaterra, 776. privilegiados pulmones, en casinos y cafés, con retumRespecto al Japón, hoy sobre el tapete, debe recorbante voz, con ademanes que implican un profundo con- darse lo ocurrido. vencimiento... y entre el temor y el asombro de sus Antes de la guerra con China, el Gobierno de aquella oyentes, afirman, al hablarse de asuntos de Marina, que nación propuso á la Cámara la construcción de una esésta, por no decir los marinos, se come, en el sentido cuadra; rechazó aquélla el proyecto, pero la nación engastronómico de la palabra, una enormidad de millones, tera, con el Emperador á la cabeza, abrió una suscripy que cuanto se dé á la Marina es tirar el dinero a! ción para construir dos acorazados; vino la guerra con mar, porque ningún marino sabe una palabra tipo éste China, y el Gobierno se decidió á construir cuatro acoraque retrata admirablemente en su libro La escuadra espa- zados más que, con otros barcos, forman la escuadra ñola de Santiago de Cuba, D. Francisco Arderíus... que hoy tiene en jaque á Rusia. Sí; para popularizar algunas cifras tomo la pluma, Si España dedicase como el Japón ei 9 por 100 de su creyendo con ello hacer un bien. presupuesto á la Marina, podríase desde luego em- -Dígame, señor de los pulmones privilegiados: ¿sabe prender la indispensable labor de formar una escuadra usted lo qué cuesta una tonelada de carbón para un bu- y atenderla en su día. Ese presupuesto de 90 millones es que de guerra? el que piden cuantos se preocupan del presente y porve- ¡Qué pregunta! ¡No, señor! ¿Para qué necesito nir de España. saber eso? Respecto á lo derrochado en Marina... ahí va el dato. -Pues ahí tiene usted explicado el por qué de muSegún cifras que se me han facilitado en el Ministerio chas cosas largas de contar y que ahora no menciono de Marina, desde el año 1874 á 1901 se han concedido por no ser éste momento oportuno. Usted ignora este créditos extraordinarios por valor de 276 millones, con dato y otros muchos, cuyo conocimiento es indispensa- los que se construyeron los buques perdidos en Cuba ble para poder juzgar la cuantía de un presupuesto que, y 42 de los que aún nos quedan. de buenas á primeras, se califica de enorme, siendo en Y ahora, señor de los pulmones privilegiados, puede realidad insignificante. Vea, vea usted y admire y al usted seguir dando manotazos sobre el mármol de la mepropio tiempo convénzase de que ha sido injusto en mu- sa del café porque con 35 millones de presupuesto no se chas de sus apreciaciones al hablar de cosas de Marina pone la quilla á media docena de acorazados. La tonelada de carbón se ha contratado recientemente FIDEL PÉREZ M I N G U E Z á 43 pesetas; pues bien, los buques mayores que tiene España, Pelayo, Carlos V, ya se convencerá después de lo chicos que son, tienen un consumo diario, sin salir OS CABLES SUBMARINOS. EL MOde puerto, de cuatro toneladas, ó sea 1.460 al año, que cuestan 62.780 pesetas. Fíjese en que estas 62.780 peNOPOLIO INGLES setas las gasta en carbón un solo barco sin salir del puerto. En ninguna guerra como en la actual entre RuSi este mismo barco, el Carlos V, por ejemplo, hace sia y J apon se ha observado tan estupenda contratreinta días de mar al año, como el consumo diario en la dicción en las noticias, contradicción que envuelmar es de 5o toneladas, gastaría en esos treinta días 64.500 pesetas, y en un año, estando un mes navegando ve y desconcierta de lamentable modo á las empresas de periódicos y á las agencias de informay once en puerto, 1 22.1 20 pesetas. Ahora bien; no teniendo hoy España más que una es- ción de todos los países, y especialmente de los cuadra de instrucción, deberían estar navegando todos de Madrid, meros copiadores en su mayoría de los barcos que la compongan seis ó ocho meses, y en este los despachos que publican los grandes diarios caso, sólo el Carlos V consumiría de carbón al año franceses é ingleses. 419.390 pesetas; y reduciendo esa escuadra de instrucLa contradicción de las noticias y más aún la ción á los cinco buques mayores que tenemos, Pelayo, falsedad de gran parte de ellas, nace de la escasa Carlos V, Princesa de Asturias, Cardenal Cisneros y Ca- cantidad de culto á la verdad y de la mucha pasión taluña, con lo que prescindimos de algunos cruceros de segunda y tercera, torpederos, contratorpederos y otros que informa á los que disponen del servicio del barcos menores, e! presupuesto indispensable de carbón cable que puede comunicar al mundo lo que ocurre en el Extremo Oriente. Por esta causa ya no para seis meses sería de 2.096.950 pesetas. Y cuenta que estamos hablando de cruceros de 9.000 atribuyen valor los lectores á los noticiones espetoneladas, que éste puede considerarse el tonelaje medio luznantes que llegan un día para ser desmentidos de dicha escuadra, pues si el Pelayo tiene 9.918, tres de al siguiente... ó quizás en el mismo. los cinco citados son de 7.000 toneladas. Pero veamos quiénes son los dueños de los caEl buque actual de combate es el acorazado de 13 bles entre Asia y Europa. á 15.ooo toneladas, como los pedía el general Ferrándiz El almirante Alexeieff comunica con San Peá la Junta de escuadra. Inglaterra va á construir ahora tersburgo por las líneas aéreas de la red transibevarios de 18.000 toneladas. ¿Y sabe usted lo que cuesta un barquito de aquella riana, pero esta red está interrumpida para otro servicio que el oficial. Descartémosla. importancia, señor espantasiete? Puerto Arturo comunica también con Pekin- -Psch... unos veinticinco millones... -Pues no, señor. Ese es el presupuesto total del Mi- por hilos aéreos y con Shanghai por un cable que nisterio de Marina que ha derrochado España en estos toca en Tchéfú, en la orilla opuesta del golfo de últimos años, y con él no se podía adquirir un acorazado Pet- chi- li. La línea de Pekin pertenece al Gobierde 1 5.ooo toneladas. no chino y se prolonga más allá de la capital del La tonelada de acorazado, como quien dice el metro Celeste Imperio, atraviesa éste en varias direcciode paño, cuesta hoy 3.3oo pesetas; de modo que esas nes y va á unirse con las líneas del Turkestan ruso 1 5.000 toneladas, el traje completo, resultaría por unos de una parte, y de otra á las de Birrrania inglesa cincuenta millones de pesetas... y el Tonkin. Con esta respetable suma tendríamos el barco, al que La segunda, el cable Chefú- Shanghai, es propiehay que sostener, porque para algo se adquirió. Pues bien; el sostenimiento de esa unidad de combate dad de la Compañía de Telégrafos del Norte, cuesta a! año 1.860.000 pesetas, suma aue se descomposociedad dinamarquesa que está en relación de ne en la siguiente forma: servicios importantes con las sociedades inglesas, Sueldos, raciones y vestuarios 750.000 la Eastern Extensión sobre todo, pero sobre la Carbón y grasas para las máquinas, cual ejerce Rusia cierta acción en caso de guerra. lo que se denomina materias liEstas dos vías están abiertas al servicio público; bricadoras ó suavizadoras 36o.ooo Consumos de municiones i5o.ooo pero... ¿se las puede considerar así? Los despa 5oo.ooo Entretenimiento y conservación. chos expedidos desde Puerto Arturo, después de Y ahora entra el renglón de la artillería, que no es visados por la censura rusa- -que no es muy libeflojo. ral que digamos, -van á las líneas chinas y dan en Un cañón de 32 centímetros de los que en la actuali- las líneas rusas ó en los cables del Océano Indico, dad llevan dos ó cuatro los acorazados modernos, cuesde! cual tienen los ingleses el monopolio. Suceta 2i3.ooo francos, y el montaje de este cañón, una todería lo mismo que á estos despachos á los confiarre inexpugnable que cobija una complicada maquinados á la Compañía dinamai- quesa: los recogería en ria, 45o.o óo. Cada disparo de estos monstruos resulta Shanghai ó en Amoy la Eastern Extensión por J. 5oo francos. Japón depende de Inglaterra para sus comuniY no se asombre todavía, pues debe usted saber antes, caciones con Europa. Los telegramas oficiales y para que el asombro sea todo lo grande que merece, que á ese acorazado que cuesta 5o millones de pesetas se los privados, después de pasar por la censura japole señala de vida veinte años, y que esos cañones que nesa, que no es mucho más benévola que la rusa, montados resultan por 673.000 francos, se consideran se dirigen á Europa por los cables de la Compañía inútiles en cuanto hacen... 100 disparos... citada, primero hasta Shanghai; allí encuentran- -Pero esos gastos... las líneas inglesas que siguen á todo lo largo del- -Los gastos los realizan las demás naciones y los soOcéano Indico y del mar Rojo, de no preferir portan dedicando á la Marina del 7 al 12 de sus presuencaminarlos desde Cantón por Manila, desde puestos, mientras España sólo dedica á ese ¡neludibl donde el nuevo cable americano puede expedirlos servicio el tres por 100, lo mismo que Turquía, cuya situación geográfica es bien distinta de la nuestra. á Europa por el Pacífico, los Estados Unidos y Sólo cuatro naciones de Europa destinan á la Marina por los conductores submarinos trasatlánticos.