Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Múrp. 9 ABC 3 I Kl l S f 1I 1 i I III Mi 1 i MJÍWIFlttK 1 1 crisis lo vende para comprar títulos en baja y mejorar su renta; este arbitraje se reproduce infinitas veces, y el papel, que al principio ofrecía resistencia, acaba por bajar como los demás. Por eso los mercados son siempre solidarios los unos de los otros. Otra causa general es que en las cotizaciones hay siempre algo ficticio, interviene en ellas la especulación, que en momentos normales sostiene posiciones relativamente fuertes, y se liquida de cualquier modo en épocas de: crisis. Un comprador de Ruso y de Exterior, por ejemplo, vende ahora su Ruso con gran pérdida y también su Exterior, para preparar su liquidación de fin de mes y saber desde luego cuál es su verdadera situación. Estas ventas, de rentistas las unas, de especuladores las otras, son las que generalizan las bajas. Vivimos en el mundo, y lo que en el mundo sucede nos interesa; los hechos se encargarán siempre de probarnos que el aislamiento económico ó político es una ficción imposible de mantener. También existen motivos locales para que influya la guerra en nuestro estado económico. La demanda de artículos de primera necesidad aumentará considerablemente en todas partes mientras prosiga la lucha. ¿Podrán nuestras fábricas continuar su trabajo con la subida del carbón? ¿Podrán vivir las clases obreras cuando, desarrollándose de modo anormal la exportación de trigos, comprados á precios elevados para procurar alimento á los beligerantes, suba aquí el pan? Y lo que del pan se puede decir, puede repetirse del arroz y de otros productos alimenticios de imprescindible necsidad. La musa popular lo expresa en típica aleluya: Jlgua y sol y guerra en Sebastopol. Esto quiere decir que una guerra, aun en regiones apartadas, significa mayor exportación: un bien para la agricultura, para los productores en grande; un mal inmenso para los humildes, para la masa general. ALVARO C A L Z A D O dida, porque la facilidad de incorporarse pronto y libremente á las fuerzas del almirante, debe decidir el éxito de los primeros actos de. la guerra. El Japón puede tener por motivo principal de precipitar la ruptura de hostilidades el inutilizar la división del al mirante Wirenius, en su rumbo á Port Arthur, rompiendo definitivamente y en su provecho el equilibrio de las fuerzas navales. Por eso el hecho casual del naufragio de un barco inglés en el Canal de Suez es muy importante. Hay, además, la circunstancia, casual también, quién puede dudarlo, de que Rusia es aliada de Francia. En el caso de una intervención en la guerra de una tercera potencia en favor del Japón, Francia tendría que ponerse de parte, de su aliada, enviando sus fuerzas por el consabido Canal. La Indo- China francesa está soliviantada de continuo por los siameses, soliviantados á su vez por el Japón. Suez es para Francia camino más indispensable que para Rusia. De la neutralidad que se propone guardar Inglaterra da idea una frase reciente del- Times, que decía que en el conflicto del Extremo Oriente no hay más que dos eventualidades: íá intervención de una tercera potencia, ó una serie de desastres para el Japón que obligaría á Inglaterra á patentizar jsu simpatía al Japón: en una forma activa. El Canal de Suez, que debe ser la línea pacífica de todas las naciones, puede ser en manos de Inglaterra un obstáculo formidable. El naufragio del Shrewsbury es, un dato para la historia. La neutralidad de la Gran Bretaña en el pleito del día, como en nuestro pleito con los Estados Unidos, será algo más odioso y abominable que la guerra misma. AEMECE TRAVÉS DE LA FRONTERA. 1 NGLATERRA A N T E RUSJA Y JAPÓN En el Canal de Suez se ha ido á pique un barco inglés, el Shrewsbury. Afortunadamente no han ocurrido desgracias personales, lo cual era de suponer, porque ese naufragio tiene todo el aspecto de una función de gran espectáculo representada por Inglaterra á beneficio del Japón, su aliado. El siniestro ha ocurrido en los momentos en que el Imperio ruso y el de Oriente rompían sus relaciones diplomáticas. ¡Qué casualidad! Nunca, desde que se abrió el Canal, había ocurrido un caso. semejante. Acababan de pasar, como es sabido, los dos barcos de guerra adquiridos por el Gobierno japonés en Genova. Inglaterra, por supuesto, se propone mostrarse neutral en la contienda ruso- japonesa. En estos momentos, el retraso de algunas horas para los refuerzos navales rusos puede significar su pér- UN PABELLÓN DEL CUARTEL GENERAL D I LA CRUZ ROJA DEL EJÉRCITO RUSO EN OPERACIONES DE LA GUERRA ACTUAL EN LAS INMEDIACIONES DE PORT ARTHUR Fot GribajiedoB