Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 8 no florecilla sin hoja ni raíz, que brota como el cólchico, entre humedades, al ras de la tierra. No anda rebuscando y alquitaTando sensaciones raras é insólitas, cuya expresión pide al lenguaje que se disloque en contorsiones acrobáticas; ni prosifica el verso para hacerle más flexible, ni desquicia los acentos para entrometer un vocablo pintoresco ó sonoro, que si tiene eficacia plástica, destroza el efecto auditivo. Sandovaí es un gran forjador de versos, á más de ser un inspirado poeta y, aun cuando quizás no la haya leído, cumple la preceptiva poética del viejo sátiro devoto, de nuestro querido é irrespetable maestro Yerlaine: ABC Núm. 93 sola, ¡y nada veo! El airecillo, helado y sutil, que en la atmósfera flota, abofetea mi rostro y se introduce en mis huesos, incompasivo y diligente... Al extremo de la angosta calle diviso una lucecilla temblona, que lentamente se aproxima... ¡es el farol miserable de un vigilante nocturno! Los pasos aplomados del sereno resuenan, cada vez más cerca, secos y estridentes... Por fin, el triste farolillo y su somnoliento conductor desaparecen, rodeando la esquina cercana... Gradualmente se extingue el monótono crujir de las pisadas y la modesta claror de la lucecilla... ¿Y el niño? ¿Dónde está el diminuto periodista, el corderillo tierno, cuyo balido quejumbroso cesó hace rato? Inútilmente permanezco en el balcón por espacio de una hora... ¡Ni mis ojos, ávidos, lo ven, ni mi oído, atento, escucha su pregón triste! ¡Pobre criatura! ¿Estará ya en su casa, si la tiene? ¿Habrá buscado albergue en algún deficiente asilo? ¿Hallará su cuerpecito endeble confortable lecho, ó dormirá sobre las losas heladas del empedrado? ¿Qué será del corderillo inocente? ¡Oh! ¡Quién sabe! CARLOS FERNANDEZ ORTUÑO El Rey pregunta al capitán si D Adalberto Alfonso María de Baviera y de Borbón es el presentado y digno de ser caballero de la Orden. Contestan afirmativamente los Santiaguistas profesos, y nuevamente en el templo D Alberto, previa la bendición de las espuelas y la espada, calzan aquéllas el duque de Sotomayor, Comendador mayor de León, y el duque de Tamames, que lo es de Montalbán, y el Rey le coloca la espada. Tres veces contesta el neófito que quiere ser caballero de la Orden, y se procede al espaldarazo, dando Su MaDe la musique avant toute chose et pour cela préfére Vimpair... jestad con H espada desnuda un golpe en la cabeza, otro Fiel á esos principios, que, por casualidad, resultan ser los en el hombro derecho y otro en el izquierdo, diciéndole: practicados y preconizados por Garcilaso, por Herrera y por Dios os haga buen caballero y el Apóstol Santiago. los Argensolas, etc. etc. Sandovaí consigue, siempre que se Sin espuelas ni espada presta juramento el neófito con lo propone, el máximum de sonoridad posible, sin caer en la las manos puestas en la Cruz de Santiago del manto con retumbancia, y cuando quiere, desliza suave y halagüeño el rumor de la música poética, insinuándose dulcemente en el que se cubre el Rey, y sentado después aquél, con las oído y metiéndose en el alma Ni sacrifica al afán de produ- piernas cruzadas, promete cumplir las disposiciones del cir melódico efecto la naturalidad del lenguaje, como hacen establecimiento, en el que se lee que el que se arma Cabaalgunos poetas modernos. Todos admiramos aquella enorme llero de Santiago ha de estar armado de las cuatro virtudes cardinales que simboliza la espada: el pomo, la forimpropiedad genialmente agradable de Rubén Darío: taleza; el puño, la prudencia; el alíger, la templanza, y la ni los cisnes (unánimes en el lago de azur... pero ni es posible ni es artístico imitarla; porque Víctor cintilla, la justicia. Hugo se comiera las naranjas enteras y con cascara, no es cosa Bendecido e! manto b anco con la gran cruz roja, se de que todos los poetas prescindan de pelar tan sabrosa fru- coloca en los hombros del nuevo caballero, que da el dota y se expongan á tragarse los micrococos de la difteria. ble abrazo de paz primero al Rey, luego á cada uno de Sin embargo, no vayan á reer ustedes que Sandovaí per- los caballeros. sigue y da caza con encarnizada obstinación al vocablo preciLa ceremonia termina diciendo S. M al Príncipe so; pensándolo mejor, creo que sí ha leído al viejo sátiro: Adalberto: V faut aussi que tu n ailles po nt Tened entendido que en adelante ocuparéis el último choisir tes mots sans quelque méprise... lugar de entre los Caballeros Santiaguistas hasta que uno Tampoco era la precisión léxica absoluta don de nue- tros grandes poetas, quienes acomodaban el lenguaje á sus de- eos nuevo ingrese en la Orden. Idéntico ceremonial se guardará con el segundo hijo enriqueciendo cada palabra con nuevas y nunca oídas acepde la Infanta doña Paz, D Fernando María Luis. ciones. Como las damas de la Real Familia ocuparán el coro En fin, Sandovaí, poeta de veras, huye de ingeniosidades fáciles, de bajas contemporizaciones con el gusto frivolo del de las monjas, el Rey y los oficiantes se situarán cerca cuarto de hora presente. Fiel es en esto asimismo al consejo de aquél. magistral: Actualmente forman la Orden Militar de Santiago Tuis du plus loin la Pointe assassine, ciento veinticinco, siendo el decano D Joaquín Miguel l Tísprit cruel et le rire impur, Lictuix, que se armó caballero el año 45, y el último qui font pleurer les yeux de l Azur que ha ingresado D José Mesía Stuart, marqués de et tout cet ail de basse cuisine! No forja el verso- Iogogrifo ni copia de algunos vates mo- Montellano, que entró en la Orden el sábado último. La asistencia de la Corte y el haber sido invitadas las dernistas el verso- charada y el verso- salto de caballo que, sin saberlo, copiaron ellos de las ensaladillas á lo divino de demás Ordenes militares, cuyos caballeros asistirán con nuestros místicos decadentes. sus respectivos uniformes, pero sin manto, dará gran No: Sandovaí es un poeta robusto, que en expresar ideas brillantez á la ceremonia de esta tarde, realmente curiosa claras y nobles y sentimientos puro; y honrados pone el mismo empeño que otros en revelary transmitir sensaciones obs- aunque arcaica. CARLOS DE SANT 1 USTE curas, enfermizas y perversas. Su lectura es sana y deja en el alma una impresión fortificante. Asilo afirma Picón en un excelente prólogo, donde trata con gran alteza de miras muy hondas cuestiones de estética; y así habrá de reconocerlo todo NOCHES DE INVIERNO el mundo, incluso los envidiosos, que lo reconocerán al negarlo. s la media noche, esa hora augusta en que se F. N. L. celebra, con el misterio más solemne, la EL CAPITÁN DE LANCEROS arcía era un tipo verdaderamente militar. Entró á servir en el 6. de Lanceros como soldado, y en veinticinco años llegó á mandar un escuadrón. Para García, su escuadrón, su mujercita y su tresillo constituían su felicidad. Los jefes le consideraban como un brillante oficial subordinado y amante del servicio. Los compañeros le estimaban por sus grandes cualidades y su carácter alegre. La tropa le adoraba por sus dotes de mando. La casa de García era un modelo de orden, economía y administración. María de los Angeles, que así se llamaba su esposa, era una agraciada gaditana tan primorosa, que lo mismo le hacía á su marido una guerrera que bordaba el estandarte del regimiento. El cielo quiso colmar de felicidad á ese matrimonio dándole un vastago, á quien pusieron por nombre Nicolás. Pero como la dicha nunca es completa, hubo necesidad de darle á criar, -No te preocupes, María- -dijo el capitán; -mañana mismo pasaré revista de armas y de amas y tendrás aquí un batallón de pasiegas. En efecto, al día siguiente presentábase en su casa alegre y decidor corro siempre. -Ya tenemos lactancia. ¡Albricias! Y como mujer de su casa y muy ordenada, preguntó María: ¿Qué salario quiere ganar esa individua? -Muy poco; es modesta; no quiere más que treinta duros al mes, dos trajes de lujo, dos collares buenos, zapatos de charol con hebilla y dos pañuelos para la cabeza, que por cierto lleva uno en forma de cucurucho que le da mucho postín. ¡Jezú, Manuel! ¿Y qué la has dicho? -Nada, monina; que queda admitida con la condición de que ha de criarnos á todos menos al asistente, que ese irá á comer al cuartel. muerte de un día y el natalicio de otro, sin más Yo, que amo la noche por lo que tiene de Esta tarde y en el histórico templo de las Comendagrande y magnífica, pienso á esa hora augusta en doras se celebra el solemne acto de cruzar Caballeros Santiaguistas á los dos hijos varones de los príncipes de los tristes peregrinos de la vida, que vagan erranBaviera, D Adalberto Alfonso María y D Fernando fes por doquier, buscando un amable rincón que cobije sus cuerpos y un mísero mendrugo que mal María Luis. Sólo por curiosidad, sin ánimo de sentirnos eruditos, conforte sus resignados estómagos, y siento que diremos que la Orden Militar de Santiago surgió en la Caridad, esa blanca paloma que puede remonaquellos revueltos tiempos cuando sobre la tutela de Al- tarnos al cielo, aletea alegre dentro de mi pecho, fonso VIH luchaban sin tregua los Castros y los Laras, como si quisiera abandonar su voluntaria y mezsiendo sus fundadores D Pedro Arias, el conde D Ro- quina cárcel para volar junto á esos desventuraFEDERICO HUESCA drigo Alvarez de Sarria y Arias Fumaz, Señor de Len- dos y ofrecerles, con su virginal pico, el bientamo, entre otros. hechor ramo de oliva término y fin de sus luEl día 29 de Julio de 1 170 se dio la Orden por solem- chas y pesares... nemente constituida, mas sus primitivas austeras costum Asociación de Periodistas de Zaragoza en junta gebres fueron poco á poco desapareciendo, hasta que los De pronto, escucho una vocecilla infantil y I aneral 10 de tomó por Reyes Católicos se declararon administradores de aqué- medrosa, que trabajosamente gime más que grita: unanimidadcelebrada el día dirigir Enero de 1904, Real Acael acuerdo de un Mensaje á la lla en 1493. ¡Jlldo de Ma... dril! ¡J espo... nenciaü ¡Ario demia de la Lengua española, solicitando que la primera vaEn el siglo xvi subían á miles los vasallos y á millones Zíni... versal! cante que ocurra en tan doctísima Corporación sea ocupada sus rentas, mas durante la dinastía austríaca se empezay Lac, literato El forzado y simpático y triste pregón pone por D. Mariano de Caviacaballero sin tacha, insigne, periodista eminente, crítico ilustre, aragonés eximio, ron á exagerar sus cuantiosos bienes y en 11 de Julio de 1 847 se decretó la total venta de todas las propiedades fin á mis piadosas meditaciones... el quejumbroso patriota ferviente, y por consiguiente no afiliado á ningún parbalido del corderillo tierno repercute en mi co- tido político. de la primera Orden Militar española, la que desde i 5oo Dicha Asociación ha solicitado también la adhesión de los cuenta en su seno mayor número de caballeros que las razón con dejos de irónica amargura... el lastimero grito de aquel niño, grito inconsciente de pro- demás periódicos de España. otras tres Ordenes reunidas. Cuente con la de A B C, porque la pretensión es justísima Para la solemnidad de esta tarde ha impreso un espe- testa, aunque lejano y débil, atruena mis oídos y y la Academia, al atenderla, realizará una obra de justicia. cial ceremonial el ilustre maestro de ceremonias de la Or- martillea en mis sienes con pertinaz rudeza... unio á las máquinas se titula un libro de nuestro querido den y Santiaguista profeso D José Trillo- Figueroa y ¿Quién será ese prematuro peregrino, microsamigo y compañero en la Prensa 0 Luis López BallesteHermida, pues concurren las circunstancias de ser prín- cópico capullo de hombre, que en los albores de ros, que acaba de publicar la casa Sempere y Compañía, de cipes los neófitos, y actúa el Rey en persona como Gran la vida marcha al azar, sólo de fijo y acaso risueño, Valencia. Es una colección de interesantes artículos escritos el brillante estilo que caracteriza á tan notable escritor. Maestre y Administrador perpetuo de la Orden. por el obscuro y siniestro camino de la Desgra- con 1 ilustre escultor Sr. Querol nos manifiesta que el monu- Reunido el capítulo de los caballeros por su orden de mentó á los mártires de la Religión y de la Patria que antigüedad con el Rey en la presidencia, y teniendo á su cia? ¿Tendrá- ¡infeliz! -padres amantes que derecha al Dean del Priorato de Ciudad Real, caballero con sus tibios besos presten á su endeble cuerpe- se inaugurará en Zaragoza y que él modeló, no es el que en fotografía publicamos en nuestro último número. La fotograprofeso de la Orden, en nombre del Obispo prior de las cillo el calor que le niegan los glaciales soplos del fía en cuestión nos la envió D. Manuel Martín, de Zaragoza, Ordenes Militares, el padrino del Príncipe Adalberto invierno? ¿Hallará todos los días esa pobre y en la carta nos decía que el monumento era del Sr. Querol; Alfonso María, que lo será su padre el Príncipe de Ba- criatura la cantidad de pan suficiente para su estó- pero hacemos la rectificación justa que éste nos pide, en tanviera, Comendador Mayor de Castilla, conducirá al neó- mago breve y necesitado? ¡Oh! ¡Quién sabe! to que pedimos una explicación al remitente de la fotografía fito ante la Asamblea reunida en capítulo en el templo de Otra vez oigo la tenue vocecilla; otra vez llega las Comendadoras. á mis oídos el balido triste, el forzado pregón, el El marqués de Bolaños, que actuará de secretario, trabajoso grito de protesta inconsciente... otra NUESTROS CONCURSOS leerá la Real cédula en que se concede el honor de Cabavez el inocente corderillo gime más que grita: CORRESPONDENCIA PARTICULAR llero Santiaguista. ¡Aldo de Ma... dríü ¡Ario Uni... -ver... sal! Al terminar la lectura, el Rey exclamará: J. J. Madrid. -1. J. Barcelona. -J. M. Tardicnta. Cúmplase lo que tengo ordenado como Administra- ¡T es... po... nen... da! J. Z. Madrid y otros varios que nos dirigen igual pregunMe levanto nerviosamente de mi asiento; abro ta. -Sí, puede enviar cada lector todos los boletines que dor perpetuo que soy de la Orden. el balcón de par en par; miro á la calle, muda y quiera. Y el neófito es conducido á la sacristía. L OS CABALLEROS SANT 1 AGÜISTAS. oficiante que el Creador, sacerdote único, ni más cortejo que el triste y mudo de las tinieblas... DOS PRINCIPES CRUZADOS Sueltos diversos J