Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 90 A BC Pág, 3. MARINOS i LUSTRES J f S 4 5- l l r i V i UNA DE LAS SECCIONES DE LA EXPOSICIÓN f GRÁFICA ORGANIZADA EN LA CASA SIR HENRY KKPPEL, ALMIRANTE DE LA ESCUADRA INGLESA Y LLAMADO PADRE DE LA MARINA NACJÓ E l 1 4 DE JUNJO DE 1 8 0 9 f E l ij DE ENERO ÚLTIMO CON MOTIVO DE L LLEGADA DE LA EMBAJADA COMERCIAL QUE FUE Á AMÉRICA A los periódicos diarios. Asistimos á ella galantemente invitados por el Sr. Puigdollers, y la suerte nos deparó un puesto al lado del Sr. Zulueta en la mesa, pudiendo de este modo hablar con él y conocer sus impresiones sobre el viaje y la visita á América. Muchas columnas pudiéramos llenar con lo que al Sr. Zulueta oímos; pero pronto este ilustre hombre y el Sr. Rahola publicarán libros, en los cuales expresarán su juicio con la debida extensión. Además, el Sr. Zulueta aprovechará una ocasión para hablar en el Congreso, como diputado á Cortes que es (y orador elocuentísimo; recuérdese su admirable discurso pronunciado en Junio último, al cual discurso se le tributaron grandes elogios, aunque no todos los que merecía) y expondrá impresiones de su visita á América é ideas provechosas para España, sugeridas de estudio que ha hecho de aquel país. ¿Se le oirá con la atención debida? ¿No habrá algún sobrino cuyas catilinarias contra el Gobierno hagan las delicias de la Cámara, ó alguna discusión sobre couplets y nombramientos de arzobispos, que divierta ínás á los respetables padres de la aburrida patria? El Sr. Zulueta cree que el viaje de la embajada comercial al Sur de América ha de resultar provechoso. Está resultándolo ya. En muchos centros fabriles de Cataluña se han recibido demandas que antes no venían de la Argentina. Con buena voluntad y con actividad de los Gobiernos y de los industriales, el éxito feliz es seguro. Hay en aquel país una predisposición favorable á todo lo que sea español, porque el español, que de suyo es indolente aquí, es allí activo, emprendedor. Tiene un espíritu de organización insuperable. No le gana en nada el alemán, ni el italiano, ni el francés, ni el propio americano. Todo lo que tiene organización española puede servir de modelo. Es modelo de hospitales el hospital de los españoles; lo es también de cuerpo de bomberos el de Buenos Aires, organizado y mandado por un español que no ha renegado de su ciudadanía; la mejor granja y ganadería del país es de un español; la más grande fortuna de aquella República poséela un vizcaíno que allí fue sin un cuarto. Porque, eso sí, los enriquecidos allí son los que fueron á trabajar en el campo, no los que llegaron á la ciudad y en ella se quedaron creyendo que con sus ahorros, su instrucción y algunas cartas de recomendación tenían bastante para improvisar una fortuna. El español allí es humilde, sobrio, trabajador. El italiano, que es el que más abunda, como que cerca de una cuarta parte de la población argentina es italiana, llegando á constituir en alguna de las provincias casi poblaciones enteras y barriadas enteras sin casi: el italiano es díscolo, pendenciero, absorbente. Y como la preponderancia del elemento italiano toma vuelos que aterran á los naturales, la estimación hacia el elemento español aumenta, sin contar, claro es, la influencia que naturalmente ejerce la comunidad de idioma, de historia y de sangre. Una nación que en el año último abre á la explotación ciento y pico de kilómetros de ferrocarril y que transporta por él, los primeros productos agrícoUs cultivados en la tierra que era inculta al tenderse la línea y que ya es rica y fecunda, quiere los elementos que la secunden, no los que la retarden y esterilicen. El español se amolda á sus aspiraciones. El italiano, por el contrario, constituye una remora. Siempre es un consuelo saber, haciendo deducciones de lo que inteligencias tan preclaras como la del Sr. Zu- lueta observan, que por arte de no sé qué metempsícosis, los españoles, que somos en nuestra propia casa incorre- BANQUETE OFRECIDO EN LHARDY LA NOCHE DEL LUNES ÚLTIMO POR EL SR. PUIGDOLLERS V Á LA EMBAJADA COMERCIAL QUE FUE Á LA AMÉRICA DEL SUR Y Á LOS DIRECTORES DE LOS PERIÓDICOS DE MADRID. I SR. RAHOLA. 2 SR. ZULUETA. 3 SR. PU 1 GDOLLERS Fots. Asenjíl EL PADRE DEJLSOR C OSAS DE FUERA. MUJERES POLÍTICAS eibles é ingobernables, somos fuera de ella modelo de sensatez y gozamos de imoonderable estimación. y 5 ANGEL MARÍA C A S T E L L Una dama aristocrática, á quien el invierno entristece por sus días grises y melancólicos, se pregunta lo que va á ser, ó á dónde van á ir á parar las ciases acomodadas con el viento de reformas disolvente que réfna y gobierna en la vecina república. La dama acusa de malicia é inacción á! os de su clase, y en verdad que habla cqn acierto, que es imparcial y que la sobra razón, puesto 1 que en ocasiones memorables, mucho más memorables que los días actuales, se ha visto á la mujer francesa ejercitar iniciativas, si no prácticas, simpáticas; la mujer de todos los países lo es siempre cuando la pasión la mueve, y casi siempre la oasión suele incitarla en los casos políticos. En las últimas elecciones generales francesas, damas más ó menos linajudas fueron las que procuraron él triunfo á más de uno y á más de dos diputados nacionalistas; y M r Syvetan, uno de los representantes más movedizos de la Cámara, rio puede en justicia mostrarse muy contrariado cuando le dicen que es en la Cámara el representante de las señoras de pergaminos. La verdades que no todos los padres de la patria pueden ostentar tales títulos ni tener muñidores, ó por mejor decir, muñidoras más simpáticas. Tras la libertad, supone la autora tristemente, con amargura intensa y no fingida, que el derecho de propiedad podría también perecer, abolirse la herencia, y las señoras aristocráticas hallarse, de la noche á la mañana, con el solo recurso para la vida del trabajo de sus manos Humoso orador expulsado del territorio francés por el pre- ó de la perspicacia de sus espíritus. fedo de Meuribeet Moselle, por sus discursos favorables á En el año 1791 aconteció en. Francia lo que la autora Mkacta, Lore a fl í seSún el Gobierno francés se trata siniestramente vaticina; pero las calamidades de un pasaae un agitador político lo mismo en Trancia que en Alemania. do ya lejano no hieren con viveza nuestra mente, dice Ello es que la Cámara francesa ha aprobado por 2 C ¡5 votos juiciosamente la autora, y todo se olvida ó queda en la contra 243 la conducta del Gobierno. Fot. Gribayedoíf