Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
89 ABC verme obligado por las circunstancias, tomar carrera. Necesito llenar la vida de trampolines y atapultas para saltar cuantos tropiezos y obstáculos me crea la enfermedad, y en estos saltos y piruetas psicológicas derrocho energía diez veces mayor de la que el sano emplea para llegar andando al mismo sitio... ¿Qué será el pobre poeta que no tiene obligaciones perentorias, ni hechos cotidianos, ásperos y excitantes que realizar, y que vive entregado al cultivo de su aprensión? Por eso yo estimo hondamente á Jiménez: porque sus tristezas, su amor á la luna y al suave ru; nor de las fuentes, y á los paisajes mustios y deshojados, y á esas novias blancas á quienes no besó, y á esos ruidos que sólo se oyen en el silencio, y á esos aromas que sólo se perciben en las flores muertas, son, á mi entender, estados diversos de un solo mal. Jiménez y yo sabemos, porque la ciencia y la bondad del sabio Simarro nos lo han dicho, que no vamos á caernos, ni á morirnos de eso inmediatamente; pero lo mismo sufrimos que si hubiese llegado nuestra última hora. Jiménez llora y se lamenta en bellísimas estrofas de romance, que parece á ratos forjado por la mano divina del poeta de Angélica y Jftedoro. Yo, más modesto y nada poeta, me contento con exclamar, entre prisa y prisa, lo que el baturro del cuento: ¡Rediéz, qué vidica! Le falta á Jiménez, para ser gran poeta, el saber rimar las risas con las lágrimas, como Heine, como Campoamor... como Andrómaca en la litada. Repitámoslo: no nacen ya poetas de esos, y no es lástima. Esperemos en Dios que las neuronas del Hornero del siglo xx estén trabajando ahora con la mayor intensidad para encontrar un remedio que nos cure la neurastenia á Jiménez y al resto de la humanidad doliente, como decía el inolvidable doctor Garrido. F. N. L. Pág. 7 condiciones bastantes para llevarlo al terreno de la práctica y el nombre de nuestro compatriota quedó incluido en el cuadro donde figuran los sabios extranjeros. El acuerdo de nuestro Gobierno no ha podido ser más acertado. La Dirección general de Obras Públicas, centro gubernativo del que dependerá el futuro Parque, dispondrá, de con formidad con el Sr. Torres Quevedo, cuanto estimen pertinente para la instalación del mismo y la mejor marcha de cuantos estudios y experiencias se pongan en práctica. Hacemos votos porque tan agradable noticia sea muy pronto un hecho plenamente confirmado. MOTO- NAPHTA El libro de la semana ARIAS TRISTES, POR JUAN R. JIMÉNEZ. MA r -DRID. JOO 3. F E UN VOLUMEN EN 8. DE 248 PAGINAS. TRES PESETAS Los grandes poetas desaparecen. Telarañas rubias de puro viejas tapizan el áureo trono de Víctor Hugo; incansables y voraces carcomas rechinan día y noche en las patas del butacón burgués en que D. Ramón de Campoamor descabezó sus ensueños; el gótico sitial de Tennyson se cae á pedazos. Ca- i- s V u í í w W 3 KA üéf- y m jf -i. li Vjíw Boda trágica. Cuatro muertos -T... Fot. Franzen lian las voces poéticas robustas y sólo de vez en cuando rompe el discreto y casi apagado murmullo de los poetas menores el tonante clarín ó el agrio parche de Rudyard Kipling, último vate (por ahora) de mares y montañas, de peleas y estruendos. Los grandes poetas desaparecen. Vayan con Dios si, como es de esperar, las energías intelectuales que antes se transformaban en genio poético, buscan ahora más positiva y humanitaria aplicación, engendrando creaciones científicas que nos saquen de nuestra penuria y barbarie presentes. Si á los poetas de los versos reemplazan los inventores, poetas de los hechos y de las fuerzas naturales, contentarnos debemos y darnos por pagados y gananciosos. Pero por lo mismo que los poetas de primer orden se van, es mucho mayor la abundancia de poetas menores amables, simpáticos, íntimos y dulces que, sin voces descompasadas ni pomposos alardes retóricos, se insinúan en nuestro interior y nos hacen muy grata compañía en los momentos de cansancio ó de vacuidad espiritual. Y entre estos cultivadores de lo que pudiera 1 amarse poesía 1 di camera, pocos hay tan sugestivos como Jiménez, ninguno que lance nota mejor sostenida y más blanda. Su vaso es infinitamente más chico que el de Musset: es lo que llamamos un dedal, pero suyo. Una gota de miel es miel, y para los paladares delicados más vale una gota que una orza llena. Jiménez posee todas las maravillosas cualidades poéticas que dos musas modernas, desconocidas de los antiguos, la aprensión y la neurastenia, comunican á los seres felices, á quienes la suerte da tiempo y posibles para cultivar esas dos enfermedades. Según van poniéndose las cosas, la poesía va á ser un don accesible solamente á los neurasténicos millonarios. ¡Extraña cosa la neurastenial Estoy escribiendo, y la mano que corre, segura y sin vacilaciones, por cima de la cuartilla, me parece la mano de otro señor á quien no conozco. Alzo la voz, y antes de emitirla, creo que no voy á poder hablar; salen las palabras contra mi gusto, y retumban en mi cráneo como en una caverna: el eco me las devuelve cual sones absurdos, faltos de sentido. Salgo á la calle, me escurro por junto á las paredes, y no sé dónde estoy. Al doblar aquella esquina, de seguro voy á caerme. Suena un reloj: al dar las once campanadas, estoy cierto de que voy á morirme... y me aflijo primero, y después no me importa. Para volver á asociarme con mi perdidoso, con aquel excelente amigo que sntes nunca me abandonaba, necesito hacer un gran esfuerzo, -i n la Cruz grande lugar de Tenerife (Canarias) se ha cometido un crimen, que por sus excepcionales circunstancias ha causado honda impresión en aquella apartada provincia española. Se celebraba en la noche del 7 del actual la boda de Joss Lugo y María Hernández. Con éste motivo se organizó un lloro ó cencerrada, para lo cual varios campesinos se fueron á lo alto de una montaña llamada El Pulpito y desde allí, al mismo tiempo que encendían hogueras, desataban sus lenguas contra la desposada, acompañando al vocerío, toques de bocinas y cacharroSi Aguardaron los hermanos de María, su marido y otros amigos á que los lloradores terminaran la serenata y se situaron frente á la casa de Felipe Martín, padre de aquellos. La venganza fue sangrienta. El Felipe Martin, que estaba tranquilo en su casa, fue muerto á puñaladas en el momento de ir á dar de comer á su ganado. Sus hijos Nicolás y Gonzalo, y otro amigo llamado Cristóbal Rodríguez que acudieron en defensa de aquél, fueron también cosidos á puñaladas por los individuos de la boda, que en el paroxismo del El campeonato del Cintu- furor no respetaron ni á las hijas de Felipe, hiriéndolas A TLETJSMO. EL CAM- rón de Oro organizado por también. r v PEONATODEL CIN- el periódico sportivo UAuto, Del terrible drama resultaron muertos Felipe Martín, de TURÓN DE ORO EN acontecimiento de gran inte- cincuenta y siete años, sus hijos Nicolás y Gonzalo y CristóPARÍS. PAUL PONS rés para los amateurs de la lu- bal Rodríguez. Todos tenían tremendas heridas de cuchillo VENCEDOR cha, ha terminado con la vic- en el pecho y en el vientre. toria del célebre campeón francés Paul Pons sobre los cuarenta y un atletas que han tomado parte en el mismo. Este espectáculo, que tanto entusiasmo lograra despertar entre el público de París, llevando á los amplios salones de Folies- Bergére á los apasionados de la lucha, de todas las clases sociales, ha obtenido el mayor éxito que pudo jamás tener ningún otro campeonato. En él han combatido casi todos los campeones célebres de los diversos países del mundo, luciendo su destreza y fuerza prodigiosas y llevando á cabo luchas de verdadero sensacional interés, que han arrancado exclamaciones de asombro y aplausos frenéticos de sus admiradores. Pero la gloria del triunfo de este campeonato de verdaderos gigantes, ha sido, como ya dejamos dicho, para Paul Pons, atleta francés que ya el año anterior estuvo en posesión del codiciado trofeo que hoy pasa á ser de su pertenencia. El afortunado campeón, ahora con justicia considerado como el hombre más fvt tc del mundo en esta clase de luchas, para conseguir tan codiciado títuloha tenido que vencer en obstinada y buena lid á luchadores, los más reputados de todo el mundo, tales como eTalemán Eberlé, el ruso Romanoff, el martinico Auglio, el austríaco Anronitch, los franceses Dumont, Laurent le Beaucairois y Raoul le Boucher, y el famoso danés Petersen. Parece está llamado á ser un AEROSTATACIÓN. EL hecho en plazo breve la creaJ -FUTURO PARQUE ción en España de un Parque DE MADRID de Aerostatación. Con tal objeto ya se ha publicado la Real orden dispositiva para la formación en Madrid de un Centro dz Ensayos de aeronáutica donde se facilitará ej estudio técnico y experimental del problema de la navegaciórl atmosférica y de los diversos motores conocidos. Al servicio de este Centro se creará asimismo un laboratorio con todos los anejos necesarios para ensayos y análisis. La dirección de este Centro de Aeroátatación correrá á cargo del ingeniero Sr. Torres Quevedo, hombre muy conocido y reputado en los centros científicos de Madrid por su cultura y gran talento y quien ya en la capital francesa ha realizado notables experimentos con el invento de que es auEL INSPECTOR DE POLICÍA QUE PRENDIÓ Á LOS HOMICIDAS: tor, y sirve para transmitir la fuerza á grandes distancias. EL PADRE DE LA NOVIA Y MARÍA HERNÁNDEZ Los hombres estudiosos de la vecina República felicitaron DESPOSADA CON LUGO EL DÍA DEL CRIMEN a! Sr, Torres Quevedo por lo útil de su invento, que reunía NOTAS DE SPORT LOS HERMANOS DE LA DESPOSADA; JOSÉ LUGO, MARIDO I E ESTA, Y LOS DOS AMIGOS QUE LES AYUDARON EN LA T E R R I B L E VENGANZA Fotos. dC B. J M. LAS HIJAS DE FELIPE MARTÍN, MUERTO CON SUS HIJOS LOS LLORADORES Y LOS PERROS QUE DEFENDIERON Á SU AMO