Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 6 ABC Núm. 89 y- A é 4. i- O i -vA V -JFí? 1 í i LA REVOLTOSA EN EL TEATRO REAL LAS SRAS. Y SRTAS. GASULL, DE LERMA, GARCÍA RUBIO Y GARCÍA, Y LOS SRES. R 1 QUELME, MfcSEJO, PERELLÓ Y OL 1 VER EN LA REVOLTOSA REPRESENTADA EN EL TEATRO REAL EL DOMINGO ULTIMO Á BENEFICIO DE LA ASOCIACIÓN DE LA PRENSA LA SRTA. DE LERMA Y EL SR. MESEJO CANTANDO EL HERMOSO Y POPULAR DÚO DE LA REVOLTOSA Fots. Asenjo paremiólogo, y aun yo mismo si me atreviera á maurizar á diario, los llamaría las pildoras de la experiencia. Pildoras más abundantes todavía que los remedios Munyon, pues para cada enfermedad tenemos más de una. Para el consuelo de las contrariedades de la vida en este picaro mundo, teníamos dos muy principales: La primera: Paciencia y barajar. La segunda: A mal dar, tomar tabaco. La cuestión se simplifica ahora y se concreta por modo adm. irable, porque son tantas y tales las picardías que se le van descubriendo al tabaco, que no va á haber más remedio que agarrarse á la baraja. Primero se averiguó la gran maldad de la nicotina, después las de otra ina de cuyo nombre no puedo acordarme, y ahora resulta que ambas son niñas de teta comparadas con el verdadero veneno del tabaco. ¡El monóxido de carbono! ¡Parece mentira que un óxido tan mono como este monóxido venga á envenenarle á uno la existencia! Y que la cosa no tiene duda. Podrá no matar al principio, ni perjudicar grandemente á la salud, ni siquiera enflaquecer. Aguilera fuma! Pero á la larga es mortal de necesidad. No he conocido ninguna persona que haya fumado setenta ú ochenta años que no haya muerto, ó cuando menos, no esté muy envejecida! T í o s mejora sus horas, y á los fumadores que haya entris tecido la anterior noticia, les puedo dar otra para quitarse el mal gusto dé boca. Los noruegos van á fundar un hospital para aplicar el humo á la curación de las enfermedades. Hasta ahora, solamente los chorizos y las boquillas de espuma de mar se curaban de esta suerte; pero en ad ríante se cuidarán asimismo los enfermos. I ¡enerazón D Antonio Maura: á los matrimonios les preocupa la sucesión, y yo me atrevería á añadir que hasta la clase de sucesión, por aquello de... ¡Mala noche y... salir hija! Pero precisamente ahora ha descubierto el Dr. Ambrose, tocayo ilustre del de la Carabina, que es potestativo elegir el sexo de nuestros sucesores. Es de suponer que el medicamento ad hoc pueda administrarse en una infusión cualquiera. En el té, por ejemplo. ¡Qué ocasión para los tes de la Presidencia! De los cuales todo el mundo habla sin que hasta ahora se sepa qué clase de té se va á beber la mayoría. Seguro estoy de que á D Antonio le agradaría que resultara e Te... Deum. Pero no faltarán tampoco individuos más ó menos conjurados que opten por el ¡Te... veo de venir! CARLOS LU. S DE C U E N C A ¡Hombre, hombre! -Los trozos de vida vegetal serán interesantísimos: las impresiones del alcornoque cuando crece, sus quejidos al convertirse en tapón, las conversaciones entre el corcho y T vid dentro de la botella... ¿Vas á buscar lo ideal en lo real? ¡Ya lo creo! Nada de creencias: realidades. Nada de sentimientos: sensaciones. Legumbres en lugar de flores; corrales por jardines; la mujer, no representada por la madre ni por la esposa, sino por la querida y por la adúltera; el hombre, ó engañando á sus semejantes, ó en constante estado de embriaguez; la niñez, ávida de ap. ender desvergüenzas; la ancianidad, escéptica y taimada, deplorando haber perdido la facultad de pecar y distrayéndose con la devoción ó con el aguardiente... -Tienes rs. zón: al pan, pn; i, y al vino, pan. JUAN VALERO D E TORNOS es una caja de música, una lira, un nido de ruiseñores, todo cuanto dicen los admiradores del género subyugados por los agudos, sobreagudos, trinos, picados, etcétera, que, sobre todo en las cadencias, semejan cascada de cristalinas notas, etc. Las ovaciones fueron estruendosas. El tenor Bonci cantó muy discretamente la famosa aria. Es un buen cantante, aunque no un Gayarre como han dicho algunos revisteros que nc debierort oir bien al malogrado roncales. La orquesta, no obstante haber poco menos que improvisado una audición del preludio de Tristán ¿Isolda y la Muerte de Isolda, escuchó mu- A FUNCIÓN DE LA ASOCIACIÓN DE LA PRENSA Se celebró el domingo por la tarde en el Real. El teatro estuvo lleno. Sabe el público que las funciones que organiza la Asociación de la Prensa son siempre cosa exquisita, y llena las localidades. ¡Y más que hubiera! Cavallería rusticana tuvo interpretación excelente. La Srta. de Lerma es una gran cantante y una gran artista. Así Santuzza tenía que resultar admirable, Bassi y Aineto estuvieron muy bien. Los aplausos para todos fueron muchos y justos. El acto tercero de Elixir d Amore, esa maravilla de plagios y de cantos triviales y soporíferos, constituyó un triunfo para la Srta. Barrientos, cuya extensísima voz chos aplausos merecidos. A la Asociación de ¡a Prensa le cabe la gloria de haber llevado a! Real con la página wagneriana una ráfaga de aire fresco, oxigenado, regenerador, que por un momento purificó el ambiente enrarecido con los vahos de los almíbares y chantillys italianos de la temporada. Los aplausos del público demostraron que no es todo, afortunadamente, carmenismo, ni orégano en el monte. El señor Perelló se lució bastante en la invocación de los espíritus de T oberio el diablo, que cantó con buena voluntad. El preludio de La l evoltosa sirvió para hacer á Chapí una ovación merecida. La interpretación de la obra fue la mot de la fin de la agradable velada. Matilde de Lerma cantó una Mari- Pepa como no se oirá nunca, á menos que vuelva á cantarla la modesta, simpática y eminente artista. Mesejo, ronco, puso entusiasmo, ya que no podía poner voz, para la mejor interpretación de su papel. Muy bien la Srta. García Rubio; graciosísima la Gazull con su acento madrileño... de Adriático; Perelló, superior. Y nada más. La función demostró que la Asociación de la Prensa pone de su parte cuanto puede por dar grandes atractivos á sus beneficios. -C. EJ E 1 CI Cl OS PARLAMENTAR! OS E COS DE LA CARRERA DE SANJERÓNIMO -Sí, señor; teatro de almas, sin interés y sin acción; ya se lo he dicho á usted muchas veces: psicología pura. ¿Sabe usted cuál es el objetivo de la dramática? -Hombre, creo que sí: interesar pintando caracteres reales y cautivar con la forma. -Puede que eso haya sido alguna vez; pero ahora el teatro debe tener por único objeto desnudar almas. -Yo había creído, viendo ei ginero chico, que se trataba sólo de desnudar los cuerpos; pero es posible que tenga usted razón, y en este caso, dado lo que. pasa en los espectáculos por funciones y! o que usted entiende que debe ser el teatro grande, podría definirse así la dramática en general: Arte de presentarlo todo al aire -Desengáñate; lo que ha hecho el Badanas en la calle del Pozo ha sido una indignidaz; m ¡á tú que darle ala Morros dos bofetás, y delante de un público... -Tiés razón; á las mujeres únicamente se las puede pegar en dos únicos casos. ¿Cuáles? -Cuando hay motivo y cuando no lo hay, pero siempre en el hogar doméstico. ¿Preparas algún libro? -Sí; uno titulado Trozos de vida, pero no sólo de la humana, sino de la zoológica, vegetal é inorgánica. M E íC 4 J -JÉ í El ejercicio es arriesgado; confía en el balancín, en la tensión de la cuerda y en su. frescura, que es mucha; pero se estrellará, ¡vaya si se estrellará!