Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 88 EL VJENNE ABC Pág. 4 ensueño, Júpiter el orden, Venus el amor, Marte la acción y Mercurio la adaptación. La influencia de esos astros puede ser maléfica y benéfica. Siendo el amor sexual el vínculo más fuerte que nos ata á la Naturaleza y á nuestro destino, importa analizar qué tipo de mujer puede convenir á nuestra sensibilidad, á nuestra inteligencia y á nuestro carácter. La observación fisiognomónica es un excelente punto de partida para conducirnos á elegir la mujer ideal. En articulos sucesivos procuraremos penetrar en los tipos que más se dan en el mundo femenino, empezando por la variedad sujeta á Venus bienhechora, la más codiciada por los hombres dé corazón y de pensamiento. p l arte de buscar mujer? Es muy complejo. Paolo Mantegazza ha tratado este hondo problema sexual Cabida es la ya indudable historia desgraciada de este como fisiólogo y moralista. Peladán lo aborda con atretransporte de guerra francés. Salió de Rochefort para Marsella y no se Va vuelto á saber nada de él. Inútiles han vida originalidad y sin salirse de la ciencia. La fisiogí sido las correrías que en el golfo de Gascuña y en las costas nomonía es un- procedimiento científico para adivinar levantinas de España y en el Norte de África han hecho el las dotes del alma. El napolitano Porta descubrió las Galilée y ci Guichcn, barcos de guerra ambos de la escuadra semejanzas del hombre con ciertos animales, y los mafrancesa. Solamente el barco noruego J amsdald cree haberle nuscritos de Leonardo de Vinci consignan observaciones visto, pero sin que! e pidiese socorro ni notase en él necesi- muy sagaces sobre la materia. Sin enumerar las expedad de auxilio. Nada se ha vuelto á saber, y la creencia, ya riencias intentadas antes de los trabajos de Lavater, Desgeneralizada, es la de que el transporte se ha perdido con varolles, Ledos, Decrespe y Polti, hay tres proceditoda la gente que llevaba á bordo. El barco desplazaba 1.700 toneladas y montaba una máauina deTOOceballos de fuerza. mientos para conocer la personalidad humana íntima: el ¿Es ameno el tema? Dejo la respuesta a! lector... MANUEL ÍSUENO El capitán Luis Eisenbraun la llegada del intrépido capitán Eisenbraun á Gibraltar nos ocupamos ligeramente de él. Hoy que los recientes percances que, en aguas españolas- le han sucedido lo ponen nuevamente sobre el tapete de la actualidad, vamos á dar algunos detalles sobre él. El capitán Eisenbraun es un alemán naturalizado en Amé- rica, y desde hacía mucho tiempo abrigaba el propósito de atravesar el Atlántico á bordo de una pequeña embarcación, batiendo con ello el record dé M r Blackburn, jus hace dos años hizo la travesía en un pequeño yate de recreo. Al efecto, adquirió en Boston, ciudad donde tenía- su residencia, una pequeña embarcación que allí, se denomina dory, y- sirve á los pescadores para la pesca dé. altura, poniéndole pornómbre Columbia. Pero quiso la mala suerte qúe. después d e u n mes de navegación tuviese que volver, porque, ¿1 mar había causado graves averías en el casco, y él mismo sufrió un grave ataque de reumatismo. Pero no por. eso se desanimó, sino ¿pie muy al contrario, tan luego repuesto, -compró el actual Cclumbiají á un portugués que había abrigado la misma idea que él, y que lo mandó construir exprofeso para la. empresa, costándole 5oo dollars. Una vez equipado Eiseribraun para tan larga travesía, se hizo á la mar en co npañía de un amigo, á. quien tuvo que dejar en Halifax por haberse arrepentido de haber acompañado á Eisenbraun. Desde Halifax salió el Columbia TI llevando únicamente á Eisenbraun, y aquí puede decirse que principia la primera parte de la epopeya. Después de haber sabido capear grandes temporales, llegó á Hageirax tras cincuenta, y seis días de no interrumpida navegación Aquí descansó breves días y se hizo nuevameute á la mar con rumbo á Gibraltar, donde llegó después de diecinueve días de navegación. En este trayecto sufrió graves, percances, como fue el perder todas las provisiones, permaneciendo cinco días sin comer, hasta que avistó un barco inglés que le socorrió. Después de Gibraltar llegó á Málaga, y después se hizo á la mar con rumbo á Valencia; pero como saben nuestros lectores por la Prensa diaria, á la altura de Mazarrón sufrió tanto del temporal. que si no llega á tiempo la polacra goleta Salvadora, hubiese perecido Eisenbraun. EL V 1 ENNE TRANSPORTE DE GUERRA FRANCÉS QUE SE CONSIDERA PERDIDO CRÓNICA, LA MUJER IDEAL La sociedad burguesa es un amasijo de preocupaciones que nadie hiere impunemente. Entre esa clase social y los espíritus libres, hay la diferencia que separa á las plantas de invernadero, entecas y prontas á ajarse, y la flora impetuosa y recia que puebla los bosques. Un burgués tiene ideas hechas para todo. En política, es conservador ó liberal templado; en religión, católico ritualista; en arte, se sujeta á la tradición, venera á los clásicos y desconfía de lo moderno; en sus relaciones sociales es etiquetero, parco y medido en los afectos, receloso ante las cosas grandes que no comprende y, sobre todo, egoísta y estacionario. ¿Habéis oído conversar sobre motivos de arte pictórico, musical ó literario, á una familia burguesa? Sustentan opiniones, prestadas ó heredadas, sin atreverse á enjuiciar por cuenta propia. Temen violar la tradición, mostrarse rebeldes ó anárquicos. Si van á un concierto, se enamoran de Chopin porque es sensiblero y fácil, aparentan interesarse por Beethoven y declaran, con algún rubor, que no comprenden á Wagner Si visitan el Museo de Pinturas, se detienen con prefe rencia ante los cuadros de Velázquez, y fingen un pasmo que quisieran sentir de veras. Preguntad á un burgués por qué admira á Beethoven y á Velázquez, y así me ahorquen si encuentra razones de crítica ó paradojas estéticas para defender lo que piensa. En el mundo sentimental el burgués es cualquier cosa menos Cristóbal Colón ó Darwin. Ni es capaz de descubrir nada, ni de estudiar ó comprender nada. El amor es para él un obscuro vértigo de los sentidos que la costumbre legitima y consagra. Ve en la mujer una fuente de goces, una almohada en que reclinar su egoísmo y una guardiana de sus intereses. No le pidáis pasión, porque no conoce esas tempestades del alma que se resuelven en aguaceros del llanto, ni esas auroras de alegría que pone en nuestra vida el recuerdo de una mu, jer. El burgués frecuenta la sociedad en busca de novia, como el cazador el coto para el ojeo. Habla, baila, presume de ingenioso con los desechos de los periódicos satíricos, acumulando en la memoria cuentos baturros de Gascón; vierte en la conversación chistes que ha recogí do en la Zarzuela ó en Eslava; procura intimar con mu jeres casaderas: se entera de quiénes son, de cuánto po seen y de cuánto heredarán; hace su elección, se declara, y luego, como nada ha arriesgado, rompe si encuentra mejor partido, no sin consultar previamente el caso con mamá, papá, latía Felipa y el tío Gonzalo. No conozco nada tan irrisoriamente despreciable como ese mundo burgués, en el que todo es causa de sorpresa, alarma y sobresalto. ¿Qué pensarán de mí cuando les diga á esos señores y caballeros de la. buena sociedad que la elección de mujer ó de marido es algo más que un negocio de cálculo ó de sórdidas y bajas conjeturas? ¿Se alarmarán si les digo que sus interesados tratos de familia para unir á las mujeres y á los hombres de por vida, son Ocupaciones vergonzosas y mezquinas? Dejo la palabra á Josefín Peladán, psicólogo sagaz de las cosas del amor, y si no tan hondo y sanguíneo como Stendhal y Mantegazza, más poeta y artista que ellos. de los temperamentos hipocráticos, el de las formas geométricas, y el planetarismo, que es quizás el más antiguo de ellos. El primero constituye una definición médica, fundada en el predominio del tal humor; el sanguíneo corresponde á Marte, el nervioso á Venus, el bilioso á Saturno, el linfático á la Luna El Sol, Mercurio y Júpiter no se identifican con ninguna singularidad fisiológica. Por lo que hace al sistema geométrico, aplicado á los tipos por el sabio Eugenio Ledos, se refiere á la forma de la cabeza, v sobre todo á las líneas del semblante. Es EISENBRAUN CON SU FAMOSA EMBARCACIÓN EN VALENCIA Fot. cíe Rittvragen un procedimiento que maría, porque da ocasión á frecuentes errores. Lucrecia Borgia, por ejemplo, se parecía, atendiendo á la estructura de su cráneo, á ciertos santos; Además, los artificios del peinado despistan al observador. Los tipos planetarios son más netos y tienen más relieve. El carácter marcial, el jovial y el lunático, son reconocidos en el trato de los hombres y de las mujeres sin muy dilatadas experiencias. Cada planeta corresponde á un aspecto de la actividad del hombre. Saturno representa el pensamiento, el Sol el genio, la Luna el Este, cuando visite Valencia, irá á Barcelona y luego á Marsella. En llegando á esta capital remontará el río Ródano y pasará al Sena, merced á los canales de Borgoña y Loirig que los une. Visitará París, y luego irá al río Rhin por el canal del Marne y del Rhin al Elba, pasando por Hamburgo y quedando nuevamente en mar abierto. De la capital alemana irá á Londres, donde dará por terminado su arriesgado viaje, tomando pasaje en un vapor que. vaya á los Estados Unidos, en cuya Exposición de San Luis exhibirá su valiente dory.