Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Nüm. AB Pág. 3 Jr tr rií: i PROYECTO DE LOS SRES. PALACIO Y OTAMEND! PROYECTO DE L Y PAUL FARGÉ Diez años vivió el Casino en la calle del Príncipe, hasta que, por las mismas razones que le obligaron á dejar su primitivo local, tuvo que trasladarse á la Carrera de San Jerónimo, a la casa famosa de los marqueses de Santiago, en cuyo piso bajo estuvo situado el café de la Iberia. Aquello era un verdadero palacio, y á lo suntuoso del local correspondió el lujo de la instalación. Se tapizaron con damasco algunas salas, se encargaron á la fábrica de tapices las alfombras; la servidumbre vistió sencilla y elegante librea, en la que era de rigor el calzón corto; y el Casino del Príncipe fue un Círculo eminentemente aristocrático, digno de la capital de España. Alma de todas estas transformaciones fue D. José Salamanca, que puede considerarse como uno de sus socios más entusiastas, y que allí hizo ir á los Carriquirri, á los Sevillano, á los Casariego, á los banqueros más acaudalados de la época. El núcleo de la aristocracia lo componían los Osuna, los Rivas, los Cumbres Altas, los San Carlos, los Requena, todos los proceres de aquel tiempo, con los generales y los políticos que más se distinguían. Allí sé veía con frecuencia á Patricio de la Escosurá, siempre chispeante de ingenio; aquella fue la casa de Eulogio Florentino Sanz. el autor insigne de Don Francisco de Quevedo; allí lucieron su apostura de buenos mozos Moncasi, Corradi y Albareda; allí iba á descansar de sus viajes á Lon irc el sabio y erudito D. Pascual Gayangos; llamado donosamente el coro de angeles, por la bondad de sus apreciaciones, y del cual fue uno de los miembros mas importantes el famoso general Mendoza. El Casino del Príncipe, que cambio su denominación por la de Madrid, demostró en todas las ocasiones su patriotismo y su caridad tomando parte con esplendidez en las suscripciones nacionales y en las iniciadas para socorrer a los pobres en epidemias y calamidades publicas El derribo del antiguo caserón de los Santiago obligó al Casino a instalarse interinamente en el piso principal de la casa del café Suizo, hasta que alquiló el primer pisó del palacio de la Equitativa; donde hoy se halla, y desde donde se trasladará, Dios mediante, al edificio de su propiedad que proyecta construir en la calle de Alcalá, entre la Academia de San Fernando y la casa de Fórnos. El número de socios, según la últimalista. es de ú 3 óa, y a su cabeza figuran el conde de Goyeneche, que ingresó en. la Sociedad el año: 1840, y el conde de Bañuelos el 1843. Del 47 és el marqués dé Torneros, el alcalde que fue de Madrid; del 47 don Miguel Tenorio y Castilla, y Ja década íctel 185o la inaugura D. Cipriano del Mazo, nuestro antiguo embajador en Italia. Desde esa década son socios el insigne D. Juan Valera, su hermanó político el marqués de los Ugijares, el conde de Peña Ramiro, el duque de la Alcudia y el barón de CovadóngS; PROYECTO DE LUIS DE LOS TERREROS, ARQUITECTO, Y POLA- CARRERA, ESCULTORES PROYECTO DE LUIS BOONEN VANOERSANnEN; ARQUITECTO, Y DE MANUEL CASTAÑOS, ESCULTOR allí se veía á diario á Donoso Cortés, á Rodríguez Rubí, á todas las eminencias de. ljá El Casino de Madrid ha conservado su importancia, á pesar de Ja creación de otros época. círculos cpnio el difunto Veloz- Club y la Peña y el Nuevo Club que hoy existen. Socios del Casino eran, por regla genera! todos los ministros y todos los altos Los socios de éstos son casi todos socios del. Casino de Madrid, y los hijos y funcionarios de la Real Casa. Allí se sabían y comentaban todas las noticias déla corte nietos de los antiguos continúan formando parte de Ja Sociedad, que con su nuevo y villa, se estaba al tanto del movimiento de 18 política y se penetraba en los misterios edificio h de ntrar en un nuevo período de esplendor. de la crónica secreta, que era la conversación favorita del grupo de trasnochadores KASÁBAL