Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r K Páí A BC edn el de ayer, podemos afirmar con relativa satisfacción que, aunque poco todavía, algo se ha hecho por la generación futura; pero falta mucho para decir la última palabra. ¿Quién será el gran patriota que pueda decirla? PEDRO J. SOLAS Núm. $7 -V- w- i COSAS p ó f qué dítán ustedes qué hah caído ¿n Cuba los dos premios trias obtsos del sorteo de Navidad? Pufes por una razón muy sencilla: por lo mismo que allí está terminantemente prohibido jugar á la lotería. wí- W P v La L La Lotería Nacional me decía un Vargas de mi vecindad, es eminentemente española; el dinero de los premios, español también; y como tales, sienten irresistible deseo por todo lo A que prohiben los Gobiernos. La obra más insulsa puede tener infiJl nita gracia, por obra y gracia de la auto -4. i- f i ridad. No tiene más que prohibirla para que el reventador más empedernido se. sienta alabardero decidido é infatigable. Sobre que en cuestiones de fortuna y de lotería, eso de llevar la contraria tie 5i? ne sus precedentes. Véase aquel desesperado jugador. que le decía. a un amigo en alta voz: JVp me toca la lotería, manque er mismo Dios quiera! Y añadía por lo bajo, guiñando el ojo á u compadre: -Jl ver si se enfada su Divina JKafelá j dice: ¿Sí? ¡Pus por lo mismo te va á tocar! 1 eo en un periódico el epígrafe JVoti cias políticas, y debajo; El gobernador de... tal parte comunica que la copiosa nevada ha obstruido la vía férrea. Y aquí me tienen ustedes dándole vueltas á la noticia á Ver si logro descubrir la punta de lo político que tiene la nieve. ASPECTO QUE OFRECÍA LA CALLE DONDE ESTA SITUADO EL TEATRO IROQUES, Hasta ahora no tenia color político. ¡Como que era blancal DE CHICAGO, INCENDIADO EN LA TARDE DEL 2.5 DE DICIEMBRE, Es más; siempre se ha hablado de la PERECIENDO CENTENARES DE ESPECTADORES, candente arma de la política, y de los AL DÍA SIGUIENTE DE OCURRIDA LA CATÁSTROFE ánimos caldeados, y de los tribunos fogoaquí donde han fracasado y caído en el olvido más cen- sos, y del calor de ia improvisación, y hasta se ha dicho para surable todas las disposiciones legislativas qué á la pro- ponderar las graves situacrones de la cosa pública: la cosa está que arde. ¡Todo lo político se hace en caliente: las conjuras tección de la niñez hacen referencia. Y por esto también debe ser levantada acta de cuanto que se fraguan, las ilusiones qué se forjan, los motines que se sofocan! se hace en bien de ia niñez, porque los hombres que se ¡La nieve política! interesan. por ella prestan un gran servicio á la patria, La verdad sea dicha: si la nieve se ha decidido á intervepuesto que contribuyen á la formación de buenos ciuda- nir en la política, está muy mal aconsejada. danos y á la aminoración de futuros malhechores. ¡Ella tan pura y tan blanca! ¡Verán ustedes lo que tardaEn este punto fuerza es consignar que hoy nos intere- mos en ponerla verde! V- M ti f p í S s INTERIOR DEL TEATRO IROQUES DE CHICAGO DESPUÉS DEL FORMIDABLE INCEiSÍDJO QUE COSTÓ LA VIDA Á CIENTOS DE ESPECTADORES. PALCO EN EL CUAL FUERON HALLADOS LOS CADÁVERES DE TRECE NIÑOS CAS 3 NO DE I- Tl empréstito de tres millones de pesetas pedido pot el Casino de Madrid para construir un edificio de su propiedad (i) se ha cubierto por seis veces entre sus socios: Esto, y el número de arquitectos nacionales y extranjeros que han acudido al Concurso, son prueba del crédito y de la importancia de esa Sociedad, que tiene dentro de Madrid una fisonomía especial y característica. Se fundó en 1837, s e n d e predecesor de todos los Casinos de España, y sus orígenes fueron modestísimos por la instalación, pero distinguidos por la calidad de sus primeros socios, que fueron. D. Fernando Fernández de la Peña, D Antonio Benavides y D Carlos Latorrc que desde un café llamado de Sálite, situado en la. calle del Príncipe, frente al teatro Español, en una c, asa que fuá derribada para ensanchar la Plaza de Santa Ana, trasladaron sus reales á un piso principal con entrada por la calle de la Visitación y balcones á la del Príncipe. Allílos siguieron el general D Fernando Fernández de Córdova, que desde aquellos tiempos hasta su muerte, ocurrida cuando ya estaba muy avanzada la segunda mitad del siglo pasado, desempeñó tan importante papel en la política española; D Mariano Téllez Girón, que heredó por la prematura muerte de su hermano D Pedro Alcántara el ducado de Osuna con todos los títulos y rentas de la opulenta casa, y otros proceres y hombres notables en la política y en las letras. Con estera de esparto se cubrió el piso de la vieja casa donde se instaló ¡a nueva Sociedad; sólidas sillas de Vitoria y mesas de pintado pino fueron sus menajes, haciéndose con una docena de duros al mes todos los gastos del Circulo que hoy reúne tres millones de pesetas para instalarse en edificio de su propiedad. Aumentando el número de socios y siendo pequeño el local de la calle de la Visitación, se trasladó el Casino el año 1840, esto es, á los cuatro de su fundación, al número 28 de la calle del Príncipe, donde disponía de más espaciosos salones. La instalación siguió las fluctuaciones de la época: á las sillas de Vitoria sucedieron las de nogal barnizado, con el asiento de paja blanca; se colocaron en las salas principales consolas de estilo Imperio con floreros de cera y trapo resguardados por fanales, y. dos grandes caracoles haciendo guardia en la parte inferior á una bandeja de gusto filipino. Se pusieron en puertas y balcones colgaduras de muselina blanca y damasco rojo, recogidas por clavos romanos, y todo esto duró hasta que, introducida ya por D José Salam? nca la transformación en el mobiliario de la clase media, el Casino desechó los antiguos trastos y adoptó los anchos divanes, las cómodas butacas, Jos colosales espejos, instalándose con todo el confort y lujo que se conocía en aquellos tiempos. Se llamó Casino del Príncipe y alcanzó una de sus épocas más brillantes. No había hombre notable en Madrid que no perteneciese á aquella culta Sociedad, compuesta de aristócratas, de políticos, de literatos, de notabilidades de los Parlamentos y de la Milicia. 1) Véanse algunos de los proyectos presentados que fotográficamente publicamos más adelante. samos más por los niños que hasta ahora se ha venido haciendo. ¡Cuánto deberá España al hombre que consiga fundar un establecimiento en el que tengan albergue, escuela y taller, por virtud de la ley, los golfos, los abandonados, los: désvalidos! ¡Qué ley tan sabia y tan trascendental la que obligue á las autoridades todas á buscar y recoger á Ja niñez hoy vagabunda! No es tan insuperable la obra. Los que vemos el Madrid de hoy y le comparamos e entero de que D Francisco Silvela y D. Antonio Maura, aprovechando el mal tiempo, se han ido de caza á Viñuelas, y oigo preguntar á los indiscretos: ¿Pero qué van á. cazar en un día así? Caballeros! Déjenlos ustedes, que ellos sabrán. lo que se cazan. Después de todo, tal vez tengan, interés en demostrar que saben lo que se cazan ¿ya que la gente da en decirles que no saben lo que se pescan. CARLOS LUIS DE CUENCA im íiíwíra a -v -i11 v A MONTONES DE ROP S QUE LAS VÍCTIMAS DEL INCENDIO DEL TEATRO IROQUES SE ARRANCARON AL AMONTONARSE Y ATROPELLARSB CON ESPANTO. CON LAS ROPAS RECOGIDAS SE CARQARON DIEZ VAGONES Fots. Gribayedofi