Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S AÑO DOS. NU MERO 85. CRÓNICA BISEMANAL ILUSTRADA. ROÑICA. ANTE UNA ESTADÍSTICA Apenas el nuevo ano tomo posesión ué su destino, y antes de que pudiéramos hacernos cargo de su programa de reformas, el Boletín de Estadística Demográfica, de Madrid, nos trajo el desconsuelo de la realidad en su resumen de 1903. El día primero de Enero se publicó la interesante Hoja en que ese balance se contiene, con un simbolismo demasiado amenazador para que se mire tranquilamente. Y esta puntualidad terrible, caso aislado de nuestra sabrosa burocracia, tal vez sea estimada y aplaudida por los cantores de la Estadística, ciencia respetable y veneranda que se enseña en nuestras Universidades como apendicitis de la Economía. Pero cuantos la consagramos una estimación menos que mediana, al ver siempre en ella varios motivos de alarma y de disgusto, creemos que se ha esgrimido con precipitación esa Hoja de bien templado acero, mojado en el veneno de los números, que es más activo que el veneno de los Borgias. Yo no trato de negar las ventajas de la Estadística, ni pretendo aminorar su importancia: sé que gracias á sus pesquisas conocemos la influencia social de algunas fuerzas vivas creadas después del diluvio; sé que ella se entrega como argumento definitivo en las discusiones parlamentarias, y sé también que sirve para trufar con amenas y artísticas columnas de cifras los mazacotes de prosa profesional... Mas aunque su valer se reconozca y su labor se admire, convengamos en que, á veces, nos sugieren tristes pensamientos sus enseñanzas desapacibles... fMADRID, 12 DE ENERO DE 1904. NÚMERO SUELTO, 10 CENTS EL ESTADO MAYOR DEL ÁLM 1 RANTH Al FIXVIFFF, GENERALÍSIMO SUSO Y VIRREY DEL AMPERIO MOSCOVITA EN EL EXTREMO ORIENTE, i S INSPECCIONANDO LAS FORTIFICACIONES DE PORT ARTHUR. BASE PRINCIPAL DE LAS OPERACIONES DE LAS UERZAS RUSAS V v VISTA DE CHEMULPO, EL PUERTO COREANO, CUYA POSICIÓN SERA LA PRIMERA QUE OCUPEN LAS TROPAS JAPONESAS, COMO BASÉ DE LAS OPERACIONES tanta gente tiene á diario cincuenta y cinco motivos de suicidio; y de males de corazón fallecieron 814, total que me parece equivocado. Es sorprendente, en efecto, que las lesiones cardiacas se lleven en un año 814 habitantes de una ciudad de más de 5oo.ooo, en estos tiempos en qué escasea tan preciosa viscera. Indudablemente han pasado por muertos del corazón muchos que jamás lo conocieron... Sumando los distintos totales, nos hallamos con que murieron 9.431 personas menores de cuarenta años, tal vez por ser la juventud muy amada de los Dioses Inmortales. A 8.590 se remontaron las de cuarenta en adelante, acaso porque la Naturaleza respeta á la vejez más que la novísima filosofía, y no es Madrid tan hietscheano como mi amigo Ramiro de Maeztu... ¿No son verdaderamente dolorosas estas observaciones, a- n sin incluir en ellas el número délos nacidos, que sóio deja un beneficio para la población de 277 ciudadanos nuevos para optar de los beneficios de la subvención de capitalidad? La nomenclatura internacional de las dolencias asesinas, impide la confesión de las verdaderas causas de la muerte. Muchas de aquéllas usan impenetrables seudó himos, alimentados con las raíces griegas. Y en cambio no figuran en el cuadro terrorífico, ó por lo menos no aparecen con su verdadero nombre, las graves enfermedades que devoran buen número de víctimas: el hambre, la miseria, el dolor, la dignidad aguda, la honradez endémica, la elefantiasis moral, el asco de la- vida, por ejemplo. También fuera justo abrir una nueva casilla para que en ella figuraran los que mueren, no á manos de una enfermedad, sino á manos de sus ministros, los graves y En presencia de este Boletín demográfico, par ejemplo, ¡cuántas observaciones dolorosas se nos ocurren que siembran la intranquilidad en nuestro ánimo! ¡Cuántos y cuan preciosos argumentos contra el aprovechamiento de las lecciones de esa Ciencia estadística, que se invoca siempre con autoridad intolerable! Encontramos en el fúnebre casillero la persistencia de ciertas enfermedades impropias de un pueblo medianamente civilizado; vemos, en sus celdas correspondientes, las dolencias con que el Guadarrama destroza los órganos respiratorios de los madrileños, que dan un largo contingente á la mortalidad; y al leer en el resumen que en igo 3 han muerto en Madrid 1.437 personas más que en 1502, preséntase ante nuestros espantados ojos el siguiente aterrador dilema: O la estadística no enseña nada, ó los encargados de aprovechar sus lecciones se fuman la clase diaria mente... ¿Qué hacéis de la consabida Higiene, celosos funcionarios que presumís de tan humanitario apostolado? ¿Acaso no puede gozar la capital de España de los progresos de las ciencias médicas? He aquí algunas curiosidades, entre otras muchas que nos brinda el Boletín en cuestión... Los muertos de tuberculosis fueron tantos, que su cifra nos permite asegurar que el bacilo de Kóch cumple una misión regionalista; de senectud, única enfermedad estimable y digna de existir en los países aventajados, sólo murieron 212 personas, cuya resistencia será sin duda recompensada en la otra vida; nada más que 55 se suicidaron, cuando VISTA DE SEÚL, CAPITAL DE LA COREA, SITUADA; CERCA DH IK COSTA OCCIDENTAL HE LA PENÍNSULA, EN LA ORILLA DERECHA DEL RIO DÉ SEÚL. SU POBLACIÓN ES DE I 9 3 O O O HABITANTES. SU CASERÍO ES POBRE, Y LA MAYOR PARTE DE EL CONSTRUIDO CON TIERRA Fots. Glib. v cdoT