Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Num. 84 suculentas provisiones de Navidad, cuando todavía queda en Jos hogares modestos alguna botella de Jerez diestramente escamoteada por la dueña de la casa para la celebración de un santo o ayuda de una convalecencia, y a medio romper aun los juguetes que el Niño- Dios trajo de regalo a sus infantiles companeros ya empezamos a padecer los sobresaltos y las inquietudes de la maldita cuesta No hemos concluido de decir alegremente t Año nuevo, vida nueva 1 y ya ponemos cara de difuntos- -Ahí veras tu jtodos los infelices de la tierra, que son muchos, embriagados por la alegría de Navidad y después de comer en el preciso instante del nacimiento del año las tres uvas de la esperanza, empiezan a caer en la cuenta de que el año naciente podra ser con efecto para ellos un año feliz (caso dudoso) pero es seguramente un año mas 1 Acuérdate de lo que dijo la siempre joven marquesa de Chiclana, que no figura por cierto en el numero de los seres desgraciados, cuando en el baile de la Esquilache la felicitaban por el año nuevo, deseándoselo dichosísimo (Si, respondió, un año feliz mas y a la sepultura 1 Cada año que nace nos acerca mas a esta y al comprenderlo asi, Iras la laboriosa digestión del pavo todos sentimos un instintivo terror a levantar el pie para meternos en el año nuevo. Aseguran los empresarios de teatros que este nace en cuesta. Yo creo que la cuesta la llevamos nosotros Enero es un mes calumniado Sus días son tan fáciles y llanos como todos los otros Somos los hombres los que con el peso de un año mas tenemos que duplicar el esfuerzo para seguir caminando por la vida. -Hasta dejarla en el primer teatro que se queme. En Chicago si que sentirán los empresarios teatrales los terribles efectos de la cuesta de Enero- -Pero afortunadamente en Madrid ha empezado ya el gobernador a reconocer todos nuestros coliseos, y aunque, según parece, ninguno de ellos ofrece las seguridades deseables en cambio podrían los revendedores auxiliar fácilmente a la gente que huyera medio sofocada de la chamusquina Siempre están, y en gran numero, al lado de las puertas- ¿De modo que los únicos que perecieron de verdad fueron nuestros sombreros -Asi se dice, (y esos- no volverán! ¿Por que -Por combustibles Ofrecían demasiado peligro en caso de incendio. -Si, si, reíros todavía, después de la injusta afrenta que nos hicisteis. No fue, seguramente, un sombrero de señora el causante de la terrible catástrofe de Chicago, sino la imprevisión y la soberbia de los hombres, quienes se empeñan en jugar con la electricidad como si conocieran todos sus secretos Ello es que nuestros teatros van a estar preciosos con la cuesta de Enero y sin sombreros de señora. Siquiera estos ocupaban mucho espacio, y la sala, con cuatro espectadores nada mas, parecía completamente ocupada Ahora veréis que bonito aspecto presenta una sala vacia ¿Hombre 1 ¿por que no aconsejáis a los empresarios que nos permitan llevar sombrero a las butacas mientras dura la cuesta de Enero iCon esa sencillísima disposición se habían salvado 1- -Si, y vuestros propósitos también. jCualquiera os volvía a quitar el sombrero de la cabeza 1 Entonces si que los espectadores nos quedábamos en cuesta para todo el año ¿Pero quien llora tan desaforadamente por ahí Parecen alaridos de una criatura- -A ver. acaso alguna desgracia. Los gritos suenan ABC en la calle Miremos por el balcón. Es uno de los chicos de la portería- ¿Y que le pasa -Me parece que se le ha roto su caballo de cartón. ¿Ah si 1 tiene una pata colgando y un agujero en el cuello. (Pobre chiquitín Su caballo de cartón, el regalo, sin duda, que le trajeron los Reyes. ¿Es blanco el caballo? -Es blanco- -Corro al telefono a dar la voz de alarma Empresarios de Madrid, prevenios para la cuesta de Enero. lAcaba de perecer el primer caballo blanco JOSÉ D E ROURE Pág. 3 -jNo sabes que mi mando se ha dedicado á lo que el llama la investigación de las vulgaridades y á escribir para el publico -Chica, yo creí que estaba dedicado á ti, que no eres ninguna vulgaridad; y si no, fíjate en cómo te mira aquel buen mozo que sale de casa de F e -Déjate de bromas (mirando con el rabillo del ojo hacia la salida de la librería) figúrate que quiere escribir un libro para averiguar por que los limpiabotas venden pipas, patatas los carboneros, y en que consjste que las mujeres casadas acaban, en muchos casos, por entenderse con los amigos íntimos del marido. -Hija, explícaselo, si es que tienes datos; yo, como soy viuda, carezco ya de competencia para dar mi opinión en la última ma- Los Príncipes de Baviera en Madrid tena. ¿Has v i s t o lo del incendio de Chicago -Prueba evidente de lo que es la bestia humana, en el paroxismo del espanto, los hombres pisoteaban y atropellaban a las mujeres y a los niños, para salvarse los primeros. Si el hombre no recibiese educación y siempre hubiera vivido en la naturaleza, per se, seria mas feroz que el tigre. -Guardia tus discursos para el Ateneo y recuerda lo que te dije no hace muchos días: en los teatros españoles, que todos están mal preparados, y donde se fuma por todas partes, no suele haber incendios. -Eso es contra la lógica. -jPero si la lógica en España se reemplaza con la casualidad! ¿Y de Nozaleda, que? -Pues, que aunque la cosa tiene imDE ESTE MATRIMONIO HAN NACIDO LOS CONTRAJO MATRIMONIO EL 2 DE ABRIL portancia en si, puede tenerla mayor en PRINCIPES FERNANDO, ADALBERTO Y DE l 8 8 3 CON S A LA INFANTA DOÑA sus consecuencias MARÍA DEL PILAR MARÍA DC LA PAZ- -Estas tan sibilítico como un político de primera fila. -Me explicare: juzgar que un pueblo puede sufrirlo EL ULTIMO FIGURÍN todo porque haya aguantado mucho, en España es un -7 s una lindísima y delicada figura femenina, dibujada por absurdo. A principios del pasado siglo se fue el rey Carlos Vázquez con su habitual elegancia, y reproduci- Fernando á Francia aguantamos la invtsión, parecía da a todo color en anco JSegro, cuyo numero de mañana dormido el espíritu publico, y porque iban a llevarse los contiene hermosos y sugestivos dibujos de Arija, Alberti, franceses a unos infantes por los que el pueblo no se Sileno, Xaudaro, Méndez Bringa y otros, una interesante in- interesaba ni poco ni mucho, se cortaron los tiros de los formación sobre los encajes de Venecia, por la condesa carruajes en que iban a montar y se hizo el Dos de Rottigm- Marsilli, versos de Ricardo- Gil y de Barrantes, autógrafos de Moret y del conde de Cheste, y una variada sec- Mayo. Cuando se vive en un barril de oolvora, basta una chispa. ción de Actualidades JUAN VALERO D E TORNOS S. A. LUIS FERNANDO. NACIÓ EN MADE OCTUBRE DE 1 8 5 9 DRID EL 2 2 EN MADRID EL i3 DE JUNIO DE 1 8 6 2 S A DOÑA MAK 1 A DE LA PAZ. NACIÓ E COS DE LA CARRERA DE SAN JERÓNIMO Con estos barros de Madrid, que, como decía Eulogio Florentino Sanz, manchan de claro los pantalones negros, y de negro los pantalones claros, el flaneo por la Carrera no ofrece tantos encantos como de ordinario Asi y todo, siempre hay fanáticos que allí estacionan, y cuyas conversaciones, si no interesan, por lo menos distraen. LA CONDESA DE SAGASTA LA NEVADA EN SORIA DOÑA ESPERANZA SAGASTA DE MERINO, P (ft E Debis HIJA DEL QUE FUE ILUSTRE ESTADISTA, A QUIEN S. M EL REY ACABA DE CONCEDER EL TÍTULO DE CONDESA DE SAGASTA ESCUADRA ESPAÑOLA EN SANLATIAGO DE CUBA Asi se titula un libro que acaba de publicar un marino, testigo presencial y victima del desastre de nuestra escuadra el día 3 de Julio de J 898, D Francisco Ardenus, ayudante de órdenes que fue del desventurado Villaamil, muerto en el Turor cuando el autor del libro caiaí gravemente herido El Sr Arderius narra los hechos con grande sencillez. En conjunto los conocemos todos los españoles, aunque parece que los hemos olvidado. En detalle los conocerá todo el que quiera leer ese libro y tenga serenidad para llegar a las ultimas paginas sin rasgarlas Heno de rabia y de indignación, no contra eJ libro, ni contra el autor, ni ASPECTO DE LA CIUDAD DE SORIA DE LA ORAN NEVADA CAÍDA EN LOS ÚLTIMOS DÍAS DEL AÑO QKE ACABA DE PASAR