Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 2 no Unido. El propietario del nuevo periódico es un señor Stead, gran amigo de los boers, con quienes gastó mucho dinero, aunque no tanto como el que está dispuesto á gastarse ahora editando un periódico que será, á lo que parece, la última palabra del adelanto periodístico. Si estará dispuesto a gastar dinero, que para anunciar Ja publicación de The Daily Paper verán ustedes lo que hizo. Antes que nada, mandó publicar en los periódicos más populares la noticia de que el último día del año se elevaría sobre Londres un globo dirigible, el cual globo evolucionaría sobre la gran ciudad y arrojaría cheques cuyo valor variaría de cinco chelines á diez libras esterlinas, y anuncios de un acontecimiento. En efecto, el día señalado apareció el globo flotando en el espacio y arrojando cheques y anuncios del nuevo periódico. Hay que suponer, sin ofender á M r Stead, que más anuncios querheques. El pueblo londinense, que con ABC Núm. 84 magníficos ejemplares, que han costado uno 20.000 y otro 5o.000 francos (que están á 34 por 100) Los inteligentes en esta clase de pieles han averiguado que según el anima se da mejor ó peor vida, le luce más ó menos el pelo: lo mismo queá las personas, no agraviando á nadie. En vista de esto han instalado amenos parques de grande extensión y rodeados de rejas, donde las zorras se hacen la ilusión de vivir en plena libertad y se encuentran por arte de encantamento con las más abundantes provisiones No es aventurado suponer que un animal tan listo como! a zorra se percatara bien pronto de que allí hay mano de gato, o por mejor decir, mano de persona, y es lógico deducir que, en su extrañeza, se preguntarán unas a otras: ¿Para qué nos obsequiara tanto esta gente 7 A lo cual podra contestarles más de una abonada á las grandes sotrees: -Para lo que a nosotras, para quitaros luego ei pellejo I i stá de Dios que los animales han de tener mas valor que- TM las personas. Un aristocrático amigo mío tuvo que hacer dos desembol- COSAS Y hora va de veras A los que nos felicitan la entrada de año y nos desean doce meses de vida y salud, tenemos que decirles que se han quedado cortos. Hay quien no solamente nos desea, sino que nos promete la longevidad, y eso ya es ponerse en razón. Eso de que en cuanto un ciudadano ha vivido en este mundo poco más de medio siglo ya no se le pueda llamar malogrado si se muere, es un dolor- ¿Que edad tiene Fulano -preguntaba el viejo Luis XIV: y los cortesanos del J oi Solet! se apresuraban a contestarle- -Señor, la de todo e! mundo ¡setenta años! Hora es ya de que este colmo de adulación se convierta en la cosa más natural del mundo y que pueda decirse con verdad que setenta y aun ochenta años los tiene cualquiera. -Pero, ¿dice usted que ahora va de veras? -Lo digo y lo repito. ¿Quien ha descubierto ese nuevo elixir de larga vida? ¿Quiere usted saberlo 7 Pues Tíatch! LA ASAMBLEA PEDAGÓGICA EN BARCELONA Ü í X h i: í. U A! f fiC. 1 -v: -vi. V JÍt- v J t e ASPECTO DEL PARANINFO DE LA UNIVERSIDAD BARCELONA EN EL SOLEMNE ACTO DE LA INAUGURACIÓN DEL CONGRESO PEDAGÓGICO, BAJO LA PRESIDENCIA DEL GOBERNADOR CIVIL DE AQUELLA PROVINCIA, QUE TENÍA Á SU DERECHA AL SR. CANALEJAS. LA FOTOGRAFÍA ESTÁ TOMADA EN EL MOMENTO DE LEVANTARSE Á HABLAR EL ILUSTRE ORADOR DEMÓCRATA su legendaria gravedad y todo pierde los estribos como cualquier otro pueblo meridional, leyó la noticia, vio el globo, recogió anuncios y cheques (volvamos á suponer que más de los primeros que de los segundos) y se tragó el reclamo, asegurando así el éxito del Daily Paper. Agreguemos como datos para la historia del periodismo que el nuevo periódico no tiene vendedores: tiene vendedoras joven- y tal vez bonitas. Para la venta fija no establece ¡óseos, sino depósitos en los que hay salas de lectura, escritorios, bibliotecas, teléfono, telégrafo, etcétera, todo gratis para los lectores de Daily Paper, y no sé si restaurant donde se dé á cada comprador del nuevo diario un jamón con chorreras. Si con todos estos alicientes no se populariza el flamante diario de Londres, aunque se arruine su propietario, habrá que convenir en que aquel pueblo no tiene corazón ó, contra lo que se dice, carece de un perro partido por la mitad para pasarse el día en un local confortable leyendo, escribiendo y hablando por teléfono y por telégrafo con todo el mundo. En Madrid una cosa así tendría un éxito inmenso. La Puerta del Sol y la calle de Sevilla se quedarían casi desiertas. Sobre todo en este tiempo. AEMECE ¡Jesús! -Lo que á usted le parece estornudo, es el apellido M descubridor. El Sr. de Hatch ha tenido el talento de ponerse en la p. ta, y ha dicho: (Vamos a ver! ¿Por qué el cuervo, la tortuga, el elefante y el loro viven ciento y doscientos años? El hombre los ha ido abriendo en canal respectivamente y ha estudiado con todo detenimiento su constitución, y ha encontrado que todos los animales de tan larga vida tienen sobre los ríñones unas capsulas suprarrenales de P P y doble W. Después de este descubrimiento, el problema no daba lugar á dudas. La cuestión de la longevidad es cuestión de supranñones. Mr. Hatch ha hecho provisión de cápsulas de los animales longevos y ha ideado un suero de loro, ó de elefante, o de cuervo, que inyecta a las personas y les da vigor, juventud y lo que hay que tener para llegar á viejo. Calinez, al saber que son varias las personas que se han inyectado el suero hace unos días, siente interés grandísimo por averiguar si realmente han vivido ya cien años. I a zorra, animal famosísimo en las fábulas de Fedro y Esopo, tiene en la actualidad mas fama que por su astucia, por el color de su pelleja. Hay zorras plateadas y negras que tienen una piel encantadora que constituye la debilidad de las elegantes mas millonanas. La emperatriz de Rusia, según me cuentan, posee dos sos casi al mismo tiempo: para poner un sustituto á un hijo suyo, que había catdo soldado, y para sustituir á un caballo del tronco, que se le había muerto. Pues bien; el corcel le costo 5.000 pesetas, y por 1.000 nada mas compro un hombre. jAhora dicen que en Londres dan miles de francos por los ratones rojos, azules y lilas! Se acabaron los peces. Ahora hay que reírse de los ratones de colores, si queremos reír a ¡a moda. CARLOS LUIS DE CUENCA TI 7 NTRE SEMANA. DIÁLOGOS CON YUGALES ¡Ea, ya estamos todos en la terrible cuesta de Enero, mucho más áspera que la de San Vicente y la de la calle de Segovia; cuesta que pone los pelos de punta á los empresarios que todavía tienen pelos, y que debería de producir honda inquietud al presidente de! Consejo, a quien se le van poniendo también las mitras de punta! Es mucha calle, señor, la calle de la Montera (que asimismo tiene una pendiente morrocotuda) pero es mucha mas cuesta todavía la cuesta de Enero. -Pero ¿por qué existirá esa cuesta? ¡Cuan poco dura la alegría de los hombres! Apenas ha concluido el estrépito de zambombas y pa deras y se ha dado fin á las