Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 6 ABC Núm. 82 LOS ESTRECHOS PARA ESTE AÑO RLSUl IADO DE LOS ESTRECHOS QUE, SEGÚN COSTUMBRE TRADICIONAL, SE ECHARON ANOCHE PARA FORMAR LAS PAREJAS DEL NUEVO AÑO. FALTA UNA FIGURA EN EL DIBUJO: EL PAÍS, Á QUIEN LE TOCA S I E M P R E BAILAR EON LA MAS FEA ENTREACTO Invisibles y acechando nuestra curiosidad para burlarla, velan entre las filas de butacas y junto á los cortinajes de los palcos los genios del hastío, que engendraa el bostezo y producen en cada espectador un desasosiego invencible. ¿Qué sucede en el escenario? ¡Nada! Lo mismo que en la vida. Aquí y allá, síntomas de cansancio y desgaste. Fatiga el vivir. Gimen en los telares las roñosas poleas, y en el corazón de cada cual el secreto que le araña constantemente. Ved las viejas decoraciones de jardín y de sala, con sus burdos manchones verdes, sus gasas, sus cenadores, sus trastos de cartón; revoltijo ds suciedad doi ada entre los que se deslizan, monótono y triste como canturía mora ó aburridamente alegre como risa de carnaval, el drama insignificante ó el vaudeviíle dislocado; oid el cacareo estúpido, la gracia insulsa, las sutilezas femeninas, los galanteos hombrunos hinchados y necios, los chascarrillos del truhán, algo que es masa de lenguaje y bofetada de acción que atonta y pesa en el oído, aue enciende el rostro y hace asomar lágrimas de tedio. ¿Cuál es la vida nueva? ¿Dónde está? ¿Es la que se ve ó la que se siente? Sobre el tabladillo de Maese Pedro vienen y van las mismas figuras con el corazón por grillete y el plañido en la boca, fundando sus conflictos dramáticos en leyes y en convencionalismos absurdos. Donde Hamlet reina, llora Ernesto; los actores se esfuerzan en dar á sus papeles toda la mogigatería y banalidad de los tiempos que pasan; los actores de la sala les aplauden por envidia embozada ó compañerismo: ¡es el traidor el que asoma en aquella platea! Una señora, llena de lazos y de plumas, sonríe oyendo los juramentos que hace el galán á la dama de la comedia: ¡rendimientos! ¡sacrificios! la vida por una palabra: ¡todo sublime! Así empezó el espectador que ahora duerme á su lado. ¿Quién es aquel individuo que se empeña en que le veamos, que se alza inquieto y desparrama la vista y se introduce los nerviosos dedos por entre su cabellera de cíclope? -Es Fulano; le conocí sin ideas: no ha cambiado! ¿Y el otro? ¡Mayor botarate! Juzga poco la España entera para sostener su talento. Dios debiera hacer ciertos pináculos para sus rivales; su mirada es de águila, pero de águila recluida en el jaulón de una menagerie; su nariz es pararayos, porque siempre conserva la posición supina; todo su aspecto es misterioso, y ese misterio es lo que explota. ¿Se escapó de un satélite? Es un genio vagaroso, víctima de esa inquietud que causa la inmortalidad. ¿Es un M o liere? ¿un Tirso? ¿es Byron? ¿es Manfredo? ¿dónde está el catálogo de sus obras? ¡Oh! dejadle pasar; tiene el mérito de no haber inventado nada, de no haber producido nada y dárselas de genio. El caballero gordo y el caballero flaco, son un médico y su cliente. El último era rico, pero ya empieza á mejorar; ¡a señora que hace dengues, tiene siete millones; se dice... ¿De dónde sale aquel jirafón de gabán amplio y botas acharoladas, y cuya cabeza es minúscula para tanta tela? ¿Es el que vimos hace poco en el escenario? No; es un joven que emprende la carrera. ¡Cómo mira al palco del exmaestro de obras marqués de Pérez! Allí ostentan sus escotes triangulares y castos Martinita y Lutgarda, junto á la mamá de rostro de arcipreste. Ya dimos con ese brillante juego de familia que nunca falta á parte alguna... y con el semblante abizcochado del cuco D Nicolás, que busca la sombra orascenio sabe Dios con qué fines. 1 Y as! va nuestra vista de un punto á otro, sufriendo siempre delante la eterna masa de rostros eternos, rostros en que parece estereotiparse la uniformidad de las almas; semblantes dulces de mujeres adolescentes, caras avinadas y soñolientas, frentes altas y ojos sagaces en montón anónimo, por filas, y sombreros y plumas y detalles esfumados en el vaho azul que llena la sala; claridades doradas y rojas y resplandores blancos. Suena el timbre y se alza la cortina por tercera vez: todo calla; hay chasquidos de butacas que soportan á los cuerpos en expectación; una oleada de aire fresco purifica el ambieite saturado de olores acres de perfumes calientes. El acto empieza: el de la nariz y el de cabellera de cíclope se sientan los últimos para enseñarse más. ¿Qué dice la dama? Lamenta el olvido del que la a nó, y habla del mundo, de la sociedad, de la honestidad, de lo de siempre, y salen preparando el último efecto el amigo i egañón y el viejo sabio, y la cuñada falsa y el consejero desleal, y la víctima y el que abre los ojos y dice: ¡oh! Y todos se colocan allí, en el fondo, pertrechados en sus levitas de luto y en sus faldas chinescas, como un tiznón del siglo á todo foro, y un rumor estruendoso de catarata ensordecí el aire: es el aplauso, el gran éxito. ¡Aplaudid, aplaudid! Pero salgamos fuera, que estos nimbos de alientos y estos horizontes de luces y reflejos mordientes se estrechan y quieren ahogar. Ya estoy en la calle fría y gris, en cuyas aceras y muros i esbalan otros resplandores dorados; mundo de rutina, donde hay también mujeres que nos desdeñan y nos aman y lamentan nuestro abandono, y amigos egoístas y genios á granel; descansemos confiando en los reformadores, en los nuncios de la vida nueva, que inventarán otro lenguaje, otros usos, otras costumbres, otro teatro, otro modo de amar; en el genio, en el de la cabellera de cíclope, en esos hombres capaces de clavar estrellas donde Dios ha puesto las otras. LEOPOLDO L Ó P E Z D E SÁA Sueltos diversos Jlisterics del Mundo es un boceto dé novela filosófica en la que su autor, don E. Barriovero y Herrán, transcribe la historia de un suicida impregnada dz amargas reflexiones. o n el título de Eldulce enemigo, primero de la serie, ha coleccionado diversos cuentos, que acaba de publicar en un tomo, nuestro querido amig; o el distinguido escritor don Alejandro Larrubiera. Por su inventiva y su amenidad se hace muy agradable y entretenida la lectura de este libro, que seguramente tendrá la misma favorable acogida que todos los demás de su autor. T a m b i é n hemos recibido Caras y caretas, un tomo di semblanzas en verso, escritas por Tres ingenios de esta Corte que tiran á dar y dan muchas veces, y Los Alquimistas, notable conferencia leída en la Sociedad de Ciencias de Málaga y cuyo autor es el Sr. González A iaya. ALMANAQUE MEMORÁNDUM W l E R N E S i. ENERO. La Circuncisión de! Señor; San t o s C oncor (ji Oj Fulgencio, Basilio y Justino. La Misa y Oficio Divino son de la Circuncisión. Evangelio de San Lucas. Rito, doble, segunda clase; color bünco. Cuarenta horas: Parroquia de Santa María. S- c- iS Cambio de tarjetas con motivo de! año nuevo. Se anuncia la formación del alistamiento para la recluta. 1809. Llega Napoleón I á Astorga. El día dura nueve horas y veintidós minutos. CABADO 2 San Isidoro, obispo; Santos Argeo, Narciso -y Marcelino, hermanos mártires. La Misa y -Oficio Divino son de la Octava de San Esteban. Rito, doble; color, encarnado Cuarenta horas: Parroquia de Santa Maria. Pago de los cupones e interés de toda clase de papel de la Deuda. Conmemoración en Granada de la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos. 1866. Sublevación de Prim en Villarejo El día dura nueve horas y veintidós minutos. T OMINGO 3 Santos Antero, papa; Primo, Daniel y Marcelino, hermanos mártires. La Misa y Oficio Divino son de la Octava de San Juan apóstol. Evangelio de San Juan. Rito, doble; color, blanco. Cuarenta horas: Religiosas Vallecas. s 1874. El general Pavía disuelve las Cortes. El día dura nueve horas y veintidós minutos. Luna llena á las 5,48 de la mañana en Cáncer. 1 UNES 4 Santos Tito, obispo; Prisco, Prisciliano, Cayo y compañeros mártires. La Misa y Oficio Divino son de la Octava de los Inocentes. Rito, doble; color encarnado. Cuarenta horas: Religiosas Vallecas. i8 5. Muere en Madrid el genera Pavía. El día dura nueve horas y veintitrés minutos. OS PROYECTOS PARA EL CASINO DE MADRID A treinta y tantos asciende el numero de los proyectos presentados para el concurso que sbrió el Casino de Madrid con el fin de construir un edificio de nueva planta en la calle de Alcalá, junto a Ministerio de Hacienda, con fachada posterior á la calle de la Aduana. Aún faltan algunos proyectos más y cuyo envío han anunciado sus autores. Ante la vista de los expuestos en el antiguo edificio del Veloz- Club, se impresiona el ánimo de modo muy agradable, y hasta se saca la deducción de que no habría necesitado la aristocrática Sociedad hacer internacional dicho concurso; habríale bastado con que fuese nacional. Hay, entre los muchos notables proyectos presentados por arquitectos españoles, cuatro ó cinco verdaderamente soberbios, no sólo por lo acabado del trabajo en el proyecto, sino por la magnificencia, originalidad y traza del edificio ideado. Entre los proyectos de arquitectos extranjeros los hay notables también; pero sin duda por desconocer la vida de Madrid, no se han ajustado tan bien como los españoles, en su mayoría, á lo aue debe ser el edificio de una Sociedad de esta clase. Medicamento de Familias o S r l o s Ministerios V Toda ciase de Vóm i t o s y Diarrea s en niños y adultos se ouran pronto y bien tos de Bismuto y- Serio de Yivas Pérez. Así lo con los Salicila- afirman indiscutibles autoridades médicas, No se devuelven los originales