Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SrANO, DOS. NÚMERO 82. CRÓN 1 CA BISEMANAL ILUSTRADA. una comisión comercia) para abrir mercados á nuestros productos nacionales, y ha llevado como uisiéramos saludar en el año que h empie- muestrario de la producción nacional brindis á za, no á un año más, sino á un a nuevo, todo pasto y oratoria iriacabable. El Rey ha ido nuevo de verdad. Pero querer, en es ocasión á Portugal, y la crónica del viaje no nos ha hapor lo menos, no es poder. El año ¡cjo etápara blado de la influencia inglesa en el vecino reino, España probablemente, y casi con segjdad, lo sino de las iluminaciones de Lisboa y de ios parque fue el 903, lo que fueron ios anteores, lo ques de Cintra. Se ha anunciado el saneamiento que serán los que vengan; porque cad. día que de la moneda como se anuncia el de los pueblos pasa arraiga más en la conciencia del queeBexio- cuando se les va á dotar de alcantarillado, y nos na con un poco de serenidad la conviccióde que, hemos quedado sin alcantarillas, es decir, sin saá fuerza de querer ir á muchas partes, vamos lubridad monetaria... 1904 continuará la fecunda obra de 1903. Ya lo verán ustedes. Esteno es un á ninguna. Y la inercia es la muerte. Seguiremos teniendo Gobiernos insttáneos; juicio del año que empieza; pero es una verdad más nuestros hombres parlamentarios derrochdo elo- grande que el templo más grande del mundo. Y aún hay que repetir: Bien vengas, mal, si cuencia; unos considerándonos el pueblcnás paAEMECE ciente y más dócil que hay de estrellas aba; otros vienes solo. ¿MADRID, i; DE ENERO DE 1904. NÚMERO SUELTO, 10 metívidad de nuestros Ayuntamientos. Densa bruma invernal velá Ja luz crepuscular, humedece el aire y enloda las calles. Y de pronto un desacorde rumor de música, que parece una protesta contra la armonía de los sonidos, turba el silencio de mi barrio. ¿De donde procede? Np tardo en enterarme. Qáeárá á una taberna que se acaba de abrir, siete ú ocho hombres, con las miradas aburridas, soplan; afanosamente en los instrumentos de metal, que se quejan á su modo. Los músicos tienen trazas de obreros; jen uno, el más significado, el que parece asumir responsabilidades de director en aquel desconcierto, se acusafi manchas de cal y yeso esparcidas, en el traje: algo que pregona la vida en el andamio. Adentro todo es nueyp: la armazón del mostrador la anaquelería, los envases, las mesas, los bancos, los naipes; todx es nuevo, menos el efecto que produce en los bebedores el líquido ingerido. El amo, risueño, acepta las felicitaciones á cuenta. de copas que reparte con aturdida premura Jaidependencia; chocan los vasos, y el tintineo del cristal esíuna nota alegré en el rumor de las conversaciones... Afuera, á la intemperie, los músicos templan el gizílate con unas copas y tornan á soplar... J é permanecido frente á la taberna media hora mi. rando aquella lastimosa agrupación de gargantas ávidas de beber, y mi pensamiento, que no es jamás rectilíneo y uniforme, se ha repartido entre dos caminos: el de la acusación y el de la excusa. He visto á muchos jóvenes apurar copas y más copas de alcohol, y he visto á un anciano rendirse á la despótica modorra de la embriaguez en un ángulo de la taberna. Y primero he pensado: esa pobre gente, embrutecida por la miseria v el desamparo, está asegurándose para sí ó para su descendencia una celda en el manicomio ó en el presidio. He recordado con espanto las ignominiosas etapas á que puede sujetarnos el alcoholismo, según las estadísticas del doctor Magnan: desórdenes en todos los órganos, hipertrofia del hígado, relajamiento de los ríñones, atonía del corazón, incapacidad sexual, parálisis, delirio persecutorio, demencia... He recordado que el 35 por 100 de los reclusos en los manicomios, proceden, según Magnan, del alcoholismo, opinión que confirman alienistas españoles de tan reconocida autoridad como Vera, Simarro y Ramón Vergé; he leído en los libros de Durckeim que el j por loo de los suicidas tenían levadura de borrachos y, por último, un magistrado francés, Luis Proal, que comparte con Tarde el estudio de ciertas debilidades morbosas que comprometen la vida social, me ha enterado de que la criminalidad juvenil ha duplicado en el, transcurso de veinte años, sobre todo, en los delitos de violencia, golpes y heridas, y que los incentivos alcohólicos no son extraños á ese humillante crecimiento de la barbarie... ...Luego he pensado que quizás esa pobre gente, envilecida en la taberna, sea feliz cuando se asoma á una copa de cognac ó de ginebra, y que tal vez sea. arbitrario nuestro derecho á fiscalizar ensiis debilidades y AÑO NUEVO Q r- i- TROPAS RUSAS QUE GUARNECEN A PORT- ARTHUR, H ENDO MANIOBRAS EN LOS ALREDEDORES DE AQUELLA CIUDAD HOY EN PODER DE LAÍ 5O PAS DEL IMPERIO MOSCOVITA Fot. Uribayedoff juzgándonos como un pueblo ingobernable; éstos prometiendo la reE voiución desde arriba, aquéllos desde abajo, y ninguno haciéndola; los liberales devorándose entre sí, los conservadores triturándose, los republicanos ensalzándose, los reaccionarios extendiéndose; los gobernantes, sin orientación interior ni exterior; los literatos sin fecundidad, traduciendo y plagiando unos, abominando otros del Quijote sin haberle hojeado, y ponderando las doctrinas de pensadores extranjeros á quienes tampoco han leído; los artistas sin ideal, los artesanos sin esperanzas y sin ánimos para tenerlas, el labriego esperando la cosecha que solamente el cielo quiera fertilizar. ES balance de 1903 es muy pobre. En Madrid, una autoridad se ha atrevido á ordenar las cabezas de las mujeres en los teatros. Lr. s cabezas de los hombres no hay quien las ordene dentro ni fuera D UNO DE LO FUERTtS CONSTRUIDOS Y GUARNECIDOS POR LAS TROPAS RUSAS PARA LA DEFENSA DE PORT- ARTHUR de los espectáculos. Han fallecido algunos hombres ilustres. Quedan, sin embargo ROÑICA. JUVENTUD Y ALCOHOL en sus gustos. Yo sé que el alcoholismo es un fogoso demasiados, para desdicha de España. Un politice germen de tumultos pasionales; sé que la copa de hoy es conspicuo ha lanzado la idea de hacer un buer ...Salgo de. mi casa al mediar la tarde. Vivo en un la puñalada de mañana, y no ignoro, p f desgracia, n mas- pracuco hacer un buen V a r i a m e n t e p a r a u n s o b r e agudos- guijarros; üñ M a d r i d tradicional, arcaico gentes, laboriosos y felicesí como si é l p l e n o contento p a l a c i o c u a l q u i e r a H a- l d o a la A m e r i c a l a t m a y humilde que c W m u y p o r f t ó r í de demoledora acó- S e vivir les garantizase Tk P aV futura y ios Hevfcto S s oráetlco hacer un buen ParWnTo rara u n T 5 y- T nalacio e r a eí Parlamento sin observar aue serís i e S a d o rmcotl d T r e C r i e r d e P e a n d o s e f Madrid viejo: un Madrid de calíes d a d huma a qué basureros de oprobio puede confinar á la personali- h nocido seres equilibrados, inteli-