Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 4 ABC Núm. Si UNA DE LAS SALAS DEL CENTRO TÉCNICO DE INCUBADORAS INAUGURADO EN VALENCIA C ENTRO TÉCNICO DE INCUBADORAS PARA NIÑOS, EN VALENCIA Se ha inaugurado en Valencia un establecimiento. importantísimo, un centro en el cual se suministra por medios artificíales el calor que los nacidos antes del tiempo normal no han hallado en el seno materno, y sin el que su vida se hace imposible. Los niños nacidos antes de término tienen desde los primeros días una temperatura bastante inferior á la normal, temperatura que desciende constantemente hasta que el niño muere. Sólo por medios artificíales se puede llegar á los necesarios grados de calor: y esta es la misión de la incubadora. Puesto el niño en ella y rodeado de un calor constante, puede ¡legar á su desarrollo Derfecto en más ó menos tiempo, y salvarse. El establecimiento montado en Valencia posee todos los perfeccionamientos de que tales casas son susceptibles. Está servido por hermanas de la Caridad, y cuenta con numeroso personal á las órdenes directas del Dr. Ribes y el Sr. Brossa, activos é inteligentes directores de todos los servicios La sala de amamantamiento y de peso délas criaturas está asimismo magníficamente instaJada. En su interior se mantiene, por medio de excelentes estufas, una temperatura constante en 24 centígrados, elevación suficiente para asegurar, en la mayoría de los casos, la vida del niño. para dar ejemplo de respeto y amor á h s propias costumbres tan caballerescas, lectora, toma el agua bendita que te ofrezco con mis dos dedos mojados. Hemos penetrado en San Andrés, el observatorio me M ADRID RELIGIOSO. LAS IGLESIAS DEL PUEBLO. PRIMERA SERIE Lectora, ponte tu mantilla y préndetela con esa gracia madrileña que te caracteriza; lector, requiere tu típica pañosa; vamos á entrar en los templos en que cuadra mal el sombrero parisiense de plumas y la bimba flamante, símbolos de cosmopolitismo y señorío; vamos á entrar en los templos del pueblo, de ese pueblo ingenuo y honrado, creyente á machamartillo, de corazón siempre abierto de par en par, que con el mismo entusiasmo se divierte en las verbenas, que costea como archicofrade las funciones religiosas de sus santos favoritos. Son estas iglesias populares las más humildes, las más desprovistas de arte, pero á mi entender, las más grandes, porque en ellas se arrodilla fervorosa la tradición, porque las llena el espíritu de nuestro pueblo con sus dos virtudes eternas, ¡y ay de él el día en que las pierda! su españolismo y su fe. Y ESTUFA INCUBADORA DEL CENTRO TÉCNICO QUP ACABA DE INAUGURARSE EN PARA NJÑOS POBRES L E AQUELLA LOCALIDAD teorologico de nuestros abuelos, que daban por entradas las estaciones atisbando alas grullas anidadas sobre su cúpula. Ignórase á punto fijo cuándo fuá fundada, pero está comprobado que existía en el siglo xa, levantándose como prisionera de aquel enorme hacinamiento de casuchas de la Morería que la rodeaba, quizás intentando ahogarla, rabiosas de que volaran sobre sus tejas los ecos de las campanas en vez de las voces del muezzín, em pinado en la torre de la ya destruida mezquita, en el solar de la cual se construyó luego San Pedro. Dejando para otro artícuío dedicado á las capillas las de San Isidro y del Obispo, que además merecen detenido examen, me ocuparé hoy de la iglesia parroquial. Veneración profunda merece ésta de todo buen madrileño, porque en su cementerio estuvo enterrado San Isidro, el Santo nacido en ese mismo pueblo de que es patrono, el Santo de la humildad, del terruño, de la poesía; de los milagros. Y para que nada le falte á San Andrés, sirvió andando los años de capilla á ios Reyes Católicos, á cuyo fin se hizo la tribuna cerrada con cristales en el lado de la Epístola, durante el tiempo en que estuvieron alojados en el derruido y frontero palacio de Don Pedro Lasso de Castilla, habitación sucesiva también de doña Juana la Loca y del Cardenal Cisneros entre sus huéspedes más ilustres, y desde el cual palacio se iba á la tribuna del templo por un pasadizo que cruzaba la calle. Restaurada la iglesia en el siglo xvi, es muy hermosa la estatua de San, Isidro, de Pereira, colocada sobre la puer- ta de entrada, como asimismo la de Santa María déla Cabeza, de dicho autor, enhiesta en la parte de la Epístola. El presbiterio fue el lugar del camposanto. Su ara es doblemente sagrada, porque en la tierra en que descansa yació el bendito labrador, ¿n el costado del Evangelio cubierto con una reja. Las naves son desnudas, los altares de mal gusto. Una imagen, a del Cristo- de. las Injurias, al cual debió sü nombre un barrio de Madrid, es su efigie más notable. Poco en que gozar los ojos, mucho en quedisfrutar el alma con los recuerdos. No es el menor de. los atractivos de San Andrés la función que después del Corpus celebra la Sacramental conocida generalmente por la Minerva, por estar agregada VALENCIA á la de igual título de Roma, y que comparte. Fots. Barber: