Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 2 NUESTROS CONCURSOS ABC cho un segundo repaso, se procedió por dos redactores en otra sala á separar los boletines que tuviesen el consabido número: el 3 J. 6O,2. El resultado ya es conocido: Nüm. 8o -Apelo á todas las madres- -clamaba ía infeliz Mar a Antonieta al verse atrozmente acusada. Yo en este caso apelo á la madre del cordero, que viene á ser ahora el estado espiritual de todos mis lectores y lectoras que hayan jugado á la Lotería Nacional. Meta la mano en su pecho cada cual y dígame en confianza si tengo ó no razón. No se escribe muy tranquilo en estas horas, tan próximas al parto de los bombos, muy superior en todos conceptos al parto de los montes, pero se escribe. Lo que no se puede es escribir en unos días después de leer la verdadera lista grande, Llevamos muchos de ansiedad creciente y de dinero menguante, acariciando ilusiones y abrigando esperanzas. ¿Quién no acaricia las ilusiones siendo tan chiquitas? ¿Quién no abriga las esperanzas en este tiempo tan frío? Este pensamiento con dos chistes que mellan calido de un tirón, como cohete con dos bengalas, me decide. Debo escribir hoy: mañana es Historia del de Navidad t r o billete número 3 i 692 del último sorteo de la Lotería Nacional, no ha sido favorecido por la suerte. Lo sentimos por nuestros lectores más que por nosotros mismos. ¡Otra vez será! como habrán dicho muchos españoles á estas horas después de repasar la lista grande. Hemos de consignar nuestra gratitud al público, que esta vez. como otras varias, y probablemente como ninguna otra, ha acudido al Concurso iniciado en nuestras columnas; y hacer presente como explicación á algunas personas que nos han escrito manifestando su extrañeza por haber acertado 1 4 lectores e! número del billete, que habían acertado ciento cuarenta y cuatro personas, cuyos nombres publicamos en nuestro número de! día 22. P o m o detalles curiosos de este concurso podemos citar los siguientes: E! millar que más aficionados ha tenido ha sido el 2 1. Seguramente más de la mitad de las papeletas recibidas eran favorables á ese millar. También ha habido muchas con el número 01.090. Sin duda alguna, como las únicas cifras que dimos de las cinco eran el uno y el nueve, creyó mucha gente que las tres restantes no publicadas eran ceros. A poco de publicado nuestro Concurso recibimos una carta diciendo que con cuatrocientos núm; ros se acer- i- í -ye. REDACTORES Y EMPLEADOS DE A B C HACIENDO EL ESCRUTINIO EN EL CONCURSO DE LA LOTERÍA NACIONAL Fot Asenjo nada tiene de inverosím. i ja existencia de esas 144 soluciones, porque los boletines recibidos en las oficinas de este periódico pasan de 220.000, según puede apreciarla persona que tenga gusto en ver Jas dos grandes cajas líe- -ñas de facsímiles que tenemos á disposición del público. Y ahora hagamos un poco de historia de nuestro Concurso. 7i 8 ás de 220.000 boletines, según dejamos dicho, llegaron á nuestras manos desde el 4 al 21 de Diciembre. Pregúntese á los empleados de la central de Correos de Madrid, y probablemente contestarán que durante diecisiete días A B C ha sido su pesadilla, porque hasta en sueños han debido ver el nombre de nuestro periódico, como consecuencia de verle en millares y millares de sobres que pasaron por sus manos en ¡as horas de trabajo. Los últimos días, especialmente, fue preciso llevar á la puerta de la Central un carro, en e! cual se cargaban los montones de cartas llegadas en los diferentes trenes, para transportarlas á nuestra Redacción. Durante dos días, cuarenta hombres en los talleres de encuademación se dedicaron a abrir sobres y formar pilas con los boletines que venían dentro. El día 21 los redactores de A B C y varios enipleados de la Administración se dedicaron á verificar la selección debida. La única persona de la casa poseedora del secreto del número declaró las dos primeras cifras del número. Sabido que éste era un treinta y un mil, los escrutadores separaron los facsímiles de ese millar, echando al suelo todos los demás. Practicando esa operación, el fotógrafo hizo. Ja instantánea que publicamos con estas líneas. Una vez separados ios votos del treinta y un mil y he- taba el de! billete. Huelga decir que no habíamos estudiado ninguna combinación; pero que ésta debía ser exacta, lo prueba el hecho de que lo menos treinta personas enviaron cuatrocientos facsímiles, y todas acertaron. Lo gracioso del caso es que algunos de los remitentes, juzgándose los únicos poseedores del secreto de la combinación, enviaban sus paquetes con cierto aparato misterioso precursor del triunfo indiscutible. ¿Han acertado muchas personas de las ciento cuarenta y, cuatro con un solo voto? Algunos, indudablemente. De una sabemos, una señorita por cierto, que envió desde un pueblo de Extremadura un solo boletín, y en él escrito el número 31.692. El éxito, pues, de nuestro Concurso ha sido grande, mucho mayor del que podíamos esperar, y por él volvemos á darle las gracias al público, ya que no podamos darle ei importe de un premio, como era nuestro deseo. COSAS í- n e s t e momento histórico, dos de la mañana de! s 3 de Diciembre de JIJO 3, me encuentro en pleno estado de perplejidad. Pasado mañana han de publicarse estas cosas en A B C, y claro está que para recoger en ellas las últimas novedades, debería esperar á mañana para escribirlas; pero... Lo está gritando en la silenciosa calle la voz estentórea de un trasnochador déla reventa: ¡ftoy sale- hoy Y saliendo hoy la lotería, ¿cómo va a estar mañana mí conturbado espíritu para escribir, ni para nadS? más que probable que no se me ocurriría un chiste de. aproximación ni una frase de reintegro. Ahora que están de moda las autobiografías, á nadie extrañará que yo cuente lo que á nadie le importa. Me da el corazón que me toca la lotería, y sentiría muchísimo tenérselo que devolver. La comolacencia de mi triunfo no ciega mi altruismo, y siento e) impulso caritativo de consolar á los tristes á quienes no les toque el gordo. Acabo de averiguar que este señor de premio, si se paga en plata, pesa 2.200 arrobas. Si se abona en oro, 160. Si se satisface en billetitos de 25 pesetas, i6 ¿Y aun entregado en billetazos de i.ooo, pesa una arroba. Vean, pues, los desairados por la suerte que, después de todo, ¡se han quitado un gran peso de encima! í j t r o peso se ha quitado de encima el Congreso aproban do, por fin, el proyecto de la llamada subvención á Madrid; y digo llamada, porque habiendo fracasado el concepto de Capitalidad y habiendo convenido en que es pago á cuenta de los 80 millones que el Estado debe al Ayuntamiento, me parece un poco fuerie que se le dé aquel nombre. ¡Es como si un inquilino que le debe 80 pesetas al casero, le da ocho reales á cuenta y va diciendo por ahí que ha sub vencionado al dueño d e j a finca con dos pesetas! I f n aplauso más. á Junoy. Uno más á los que obtuvo en Madrid y á los que ha obtenido en Barcelona, á donde acaba de llegar. Dio la nota de concordia, y esta nota es de sobresaliente. La nota contraria, del Sr. Urzáiz, es de. supenso. ¿A quién no deja suspenso que diga un hacendista que el pagar una deuda es un privilegio? Lo más, lo más que puede concederse, es (ue sea un: p r í- viiegio de invención, de invención dej Sr. Urzáíz. No pagar nnuu UUMPIJUII IIHMTI Tr: i mniin: iBiii üTnrrrmín i