Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
St AÑO UNO. NUMERO 78 XRÓNICA BISEMANAL ILUSTRADA, El teléfono sin hilos I Aespués del telégrafo sin hilos había de venir el teléfono sin hilos, y parece que este nuevo aparato está ya descubierto. En el arsenal de Brooklyn, en los Estados Unidos, se han hecho los experimentos con el teléfono inventado por A. F Collins. Al efecto, se instaló un teléfono en el barco ffearsarge y otro en e! L Alabano, y el día i3 del pasado mes de Noviembre se hicieron las primeras pruebas. A quince metros de distancia uno y otro barco, la comunicación fue clara, y por consiguiente el descubrimiento estaba hecho y comprobado. Los estudios para perfeccionar el aparato Collins y hacerle aplicable á mayores distancias, continúan con gran actividad. Una vez conseguido esto, el teléfono sin hilos sustituirá á todo el sistema de señales marítimas para corau- 3 MADRID, 18 D E DICBRE. DE 1903. N Ú M E R O SUELTO, 10 CÉNTS eft Y ante los divinos ojos de las marquesas, los salones (hoy que la moda es no encender las luces sino muy tarde) los grandes salones parisienses se pueblan poco á poco de fantasmas aterradores. ¿Murió bien? -pregunta alguien. ¡L -responde uno. ¡No! -exclama otro. Porque en esto de la muerte de los ajusticiados, las opiniones son infinitas. De Eyraud, por ejemplo, nunca ha podido saberse la verdad. Hay personas que pretenden que, al pronunciar su célebre frase, no supo lo que decía. El confesor le preguntó: ¿No tiene usted algo que declarar á su mujer y á sus hijos? A lo cual el asesino de EL MONT PELEE Docos habrán olvidado la terrible hecatombe ocurrida hace apenas dos a ios en el Monte Pelado de la Martinica. Las personas que han visitado aquel país para estudiar los efectos del fenómeno han observado uno nuevo en el cráter del volcán, como puede verse en la fotografía que publicamos y que hizo el día 8 de Noviembre sobre el terreno ei doctor Cro. helt, jefe de una expedición del Instituto Smilbson, de Washington. En la boca de la montaña se ha formado un enorme bloque en forma algo piramidal, cuya altura alcanza próximamente unos quinientos metros. Desde lejos, dicen los expedicionarios, semeja un colosal espectro saliendo de una tumba inmensa. De cerca parece un tapón enorme puesto por titanes á la boca de la montaña, cuyas entrañas de fuego destruyeron una ciudad, abrasaron campos fértiles y extensos y sembraron el pánico en todos los pueblos del mundo. MR. A F COLLINS, INVENTOR DHL TELEFONO SIN HJLOS, HACIENDO FUNCIONAR EL APARATO, PROBADO CON BRILLANTE ÉXITO UN OFICIAL AMERICANO COMUNICANDO DESDE EL KEARSARGE CON OTRO DEL L ALÁBANOS MERCED AL TELÉFONO SIN HILOS. r dtoiirafias firibnyodoí? nicar con los barcos que surquen el mar, y si el aparato puede funcionar habiendo niebla, es evidente que podrán evitarse muchas catástrofes. Los periódicos científicos de todos los países conceden mucha importancia al invento iz joven Mr. ColJins, cuyo retrato publicamos. VIDA BULEVAR, GOMO LAMUEREN DEL AJUSTICIADOS LOS Sí yo muriera guillotinada, estoy segura de que lo haría peor que en el teatro, porque en el cadalso sería capaz de reír, mientras que en el escenario siempre tengo que ponerme lívida. -SARAH BER. NHARDT. En estos primeros días de nieve y de bruma, la actualidad es casi siempre siniestra. Se habla de los que mueren de frío y de los que mueren de hambre. Se habla de miseria y de miserias- -de todas las miserias, de las materiales como de las morales. -Y como en la penumbra, todo cobra intensidad misteriosa; las tertulias mundanas de este mes terminan con estremecimientos hofmanescos. ¿Lo vio usted guillotinar? -Yo sí... -Yo también... -Yo llegué tarde... Cuando se trata de una ejecución fuera de París, es difícil estar bien informado... Además, como Loubet indultó á uno de los dos, se temía un segundo indulto á última hora... Pero vi la cabeza con los labios entreabiertos. Gouffé, sonriendo, repuso: Sí, señor; que se las compongan como si estuvieran huérfanos. Ahora bien, estas palabras ¿son de un frío humorista, ó son de un enajenado de miedo? Por mi parte, yo soy de los que creen en la burla sin el terror. Los ejemplos de bandidos que mueren bromeando, son innumerables. Recordad la frase de Leclerc, el asesino de Saint Mihiel, que contestó al carcelero cuando éste le ofrecía la sacramental copa de ron: No, gracias; es necesario no perder la cabeza antes de llegar á la guillotina Otro que murió de un modo extraordinario fue Dumoizeau, exalcaíde de un pueblo de Francia, que subió al cadalso á la edad de setenta y tres años, murmurando: Este es el día más feliz de mi existencia ¿Y Crampón, el célebre timador que asesinó por diletantismo? La anécdota de sus últimos momentos es inolvidable. Con imperturbable calma dejóse cortar el pelo y atar los pies. Luego oyó los consejos del capellán. Al fin se puso de pie, solemne, diciendo al sacerdote: Padre, como no quiero que usted pierda su tiempo, le voy á hacer un regalo, algo que puede usted vender á algún inglés loco Y con un gesto violento se sacó un ojo y lo puso en manos del capellán. jEra ün ojo de vidrio! Sin embargo, las marquesas y las condesas, en sus tertulias de entonces, discutieron el valor de aquel siniestro farsante, como discuten hoy el del guillotinado de ayer... Al fin y al cabo, tienen razón. El cadalso es un escenario. El ajusticiado es un actor. El público puede discutir su juego E. G Ó M E Z C A R R I L L O V í- 3 i V i t. XSWÁJ i. tti ASPECTO ACTUAL DEL MONT PELEE EN LA MARTINICA, SEGÚN FOTOGRAFÍA HECHA POR EL DR. CROCHELT DE LA PEÑA DE LAVA QUE SURGE DEL CRÁTER DEL VOLCAN