Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 4 A ODISEA DE UN CANDIDO. DESDE SANTOÑA A LA CORUÑA Mamed Casanova, el celebre bandido gallego, ha llegado a la Corana para responder de uno de sus muchos crímenes aite los Tribunales de Justicia. Hizo el viaje de incógnito quieio decir que las autoridades adoptaron las precauciones debidas para que no se supiese que Casanova salía a d penal de Santoña para ir a la capital de Galicia Sin embargo, lo supo alguna gente, y la que tuvo esa suerte acudió a la estación y recibió al criminal con manifiestas pruebas de simpatía Si la noticia llega a saberse, no hay estación bastante en la Coruña paia contener el gentío que hubiera ido a manifestar su entusiasmo al bando ero que hi venido a continuar la historia de los revés de Sierra Morena Todavía es asi de romántico gran parte de nuestro pueblo Preguntara tal vez que es eso del Centenario del Quijote que Cavia quiere que se celebre, porque no t ndia noticia de los libros de Cervantes Ahora, si se tratase de festejar la memoria y el nombre del que escubio Diego Comente o el bandido generoso, ya seria otra cosa Ese pueblo que va a recibir i Mamed Casanova, le absolvería con pronunciamientos favorables si pudiese y colgaría su estampa en el c itio mas caro de la casa Sedira fa! vez, que ese mismo pueblo que desconoce el libro de Cervantes es un adorador inconsciente del Quijote, porque Mamed Casanova es valiente, osado, temerario, español por sus hechos, por su audacia, por su menospre 10 de la lev por S J sangre hasta por S J cara pe, o el famoso hidalgo de la Mani ha no paso a los montes de Toledo, y eso que no andaba muy lejos, a hacer las cosas que hicieron los Candelas y los Juanillones La pasión popular va por otros derroteros y no tiene términos medio c O afirma en masa como en Dop Benito, o niega en bloque como en Fermoselle Es la pasión que lega a la posteridad leyendas semejantes a la de Fuente- Ovejuna Mamed Casanova salió de Santoña, en cuyo penal cumple con otros 600 reos, la mayor parte de homicidio una de las muchas condenas que sobre el pesan Custodiado poi cuatro guáralas civiles llego a la Coruña el día S y 1 ablei ahora fos que le vieron llegar ABC Núm. 77 H 7 ii V O PENAL HA SALIDO MIMEO CASANOVA PARA IR A LA CORUÑA T- ot Vil liba CRÓNICA, UN NUEVO CRIMEN La Sociedad (con S mayúscula, como exige su importancia) acaba de aumentar el largo catalogo de sus conquistas con nm nuevo crimen que ha disfrazado de virtud, según costumbre. He aquí el relato de ese suceso conmovedor, que hubiera servido en los buenos tiempos de Gil y Zarate para un melodrama en verso y en cuatro actos Prudencio San Sebastian, joven de veintiocho años, vivía desde los dieciseis en el monte Jaizquibel, ocupando una de esas cuevas que edifica la Naturaleza para dar ejemplo de higiene y baratura a los caseros madrileños Dedicado ala caza, como Nemrod, Prudencio se alimentaba sin el auxilio del arte culinario, que ha debilitado el estomago de la raza; y lo bastante libre para no necesitar el amparo de la Constitución, era feliz, sin las molestias del trato humano, fuera del alcance de los debates parlamentarios Mas he aquí que amanece un nuevo día, que llamatan feliz algunos sociólogos de enrevesada pluma, y que nunca Prudencio llorara bastante los carabineros de Fuenterrabia, al vio- ilar la costa, se le encuentran, y aquella respetable independencia termina para siempre... Prudencio San Sebastian es detenido, interrogado, conducido a la población entre el asombro de las gentes desposeído de las pieles que cubrían sus carnes... Las afiladas tijexas de un Fígaro modesto, cortándole su melena romántica, le imponen el respeto a las leyes; y la vara del alcalde, a ¡areciendo ante sus ojos mortecinos, se yergue triunfadora como un símbolo paternal... La Sociedad, orgullosa de su nueva conquista, descansa tranquila, segura de haber realizado el bien al recoger a uno de sus náufragos, y el descarriado joven vuelve a engancharse contra su voluntad en el carro del Progreso... Para comprender toda la magnitud de esta buena obra, que yo creo un gran crimen, falta decir que Prudencio San Sebastian procede del Hospicio Recogido al salir por unos pobies labradores, tuvo que abandonarles en busca del alimento que nos ofrece a todos la oración cristiana, mas, por lo misérrimo de su esfuerzo, que le hacía poco útil para el trabajo, fue sucesivamente rechazado en todas partes y se ret ro al monte jaizquibe) donde vivió feliz hasta la fecha, encontrando en el salvajismo cuantas venturas busco sin éxito en el mundo civilizado. Asi, pues la Sociedad le abandono desde el primer d a de su existencia... ¿Con que derecho le reclama Mas aunque Prudencio, usando de su nombre, se hubiera retirado al monte prudentemente, después de haber vivido entre nosotros, ¿como impedirle que siguiera el consejo de los poetas y de los pensadores que consideran la soledad como el único refugio digno de la grandeza humana Yo ya se que la civilización moderna tiene tantas ventajas como nuestra ley de accidentes del trabajo, pero se también que sus placeres hacen germinar en muchos corazones oprimidos el aburrimiento o la venganza, que son dos plantas venenosas Si hay que infringir el respeto al prójimo, cuando este ti ata de cultivar su verdadera personalidad para lograr el triunfo de las bellas teorías sociales, como en el presente caso, pronto llegara un día en que el deber del uniforme sea consagrado como un derecho. Y desde luego se nos presenta la siguiente paradoja política, que puede servir de tema en el doctorado de Leyes hemos conquistado la libertad paia esgrimirla contra quienes quieran usarla... En el suceso del joven San Sebastian, nuestro nuevo conciudadano, hay materia abundante para ocupar dos horas la atención del Tribunal competente y si alguien le aprovecha, fíjese bien en el simbolismo que nos ofrecen esos carabineros cumplidores de su misión. Si, la verdadera Libertad es cosa de contrabando... Quien quiera utilizarla, ha de pagar derechos de Aduana... No hay duda de que en los pueblos libres, la libertad se ha de usar convenientemente esterilizada, como la leche. Por experiencia propia, muy pronto se apoderara de esta verdad desnuda el joven Prudencio, ya vestido con ropas decorosas. Cierto que no podra envolverse en pieles como antes, ni forrar con ellas un gabán como cualquier tendero, mas en cambio gozara de todos los beneficios de su nueva condición de ciudadano. Podra decir que sirvió a su patria, ostentando con orgullo el numero de un regimiento, podra decir que intervino en la promulgación de las leyes, votando a un señor mediante algunos duros, podra contribuir a la giandeza de la industria viviendo en una mina de sol a sol, podrá, en fin hasta disfrutar de la generosa linfa municipal, presentando su brazo para la inmunidad variolosa, no menos dulce que la inmunidad parlamentaria. Pensando en estos goces estupendos, yo casi me siento arrepentido de haber negado a la Sociedad su derecho a la caza del hombre Solo me queda la duda de que se haya interrumpido una vida santa, pues nadie sabe si Prudencio San Sebastian realizaba en el monte Jaizquibel algunas paginas del Año Cristiano... Al menos a mis ojos, cansados de ver la brevedad de los Gobiernos conservadores, se me ha aparecido tal hombre exventurosO como si fuera uno de aquellos ascetas pobladores de la Tebaida... Aquellos que dialogaron con los últimos dieses, cuya desaparición aun lloran nuestros espíritus mí dianamente envejecidos por la tristeza contemporánea 1, ANTONIO P A L O M E R O BURLA BURLANDO PT n un restaurant- -El comensaí- -Pero, hombre, hace una hora que he pedido medio pollo y aun no me lo han servido. dueño- -Si, señor, pero estoy esperando que venga otro que pida otro medio, si no, ¿como quiere usted que mate medio pollo 7 B i n el foyei del Real- -Pues si, señor, vuelvo a casarme- -iQue lastima No es usted merecedora de volver a se viuda I- -i ntre amigas ¿Cual es la posición que deseas que tenga tu futuro? -La posición de rodillas y siempre a mis píes. D e r o ¿que es eso, hombre ¿Como tan vendado 7 ¿Has montado en automóvil y te has estrellado 7- No, es que me case hace tres días. ULTl tO RETRATO DEL BANDIDO M 4 WED CASANOVA lot ilUlba No había noticia de su llegada pero no bien puso el pie en los andenes de la estación, ciando se agolpo un inDmenso gentío que ovaciono di bandido, a quien estas gentes han convertido en héroe popular nEntre vivas y aclamaciones fue conducido a la Caicel, y a pesar del viento huracanado que coi na, las calles del tran sito estaban cada vez mas nutridas de una muchedumbre deseosa de ver de cerca il feroz criminal sProcesionalmente llego a la Cárcel y los presos le hicie ron un cariñoso recibimiento Fue encerrado en un calabozo, desde el cual sera condu cido al castillo de San Antón, pira evitar ciertas mamfesta liciones de que pudie a set objeto en la Cárcel t No, si este es el pueblo que hace menos de cien años gr taba tvivan Jas caena h) -pensaran los pesimistas Lo que le ocurre a este pueblo es que e i su ansia de hallar un hombre, Lun hombre no repaga en que sea feroz y criminal, -dirán los optimistas Los eclécticos reflexionara i, poi su paite, que esos hechos son dignos de un pueblo que esta parado, pero que puede andar Y asi nos pasamos la vida discutiendo, teniendo todos la razón pero esterilizándola y anulando su benéfica acción, porque h sujetamos tanto, que no puede moverse poi su propio impulso, ni someternos al imperio dzcisivo de su vntud ANG L MARÍA CASTELL La banda municipal de Valencia a l e n c i a ha celebrado con gran jubilo el debut de su banda municipal En cuatro meses la ha creado, dotándola de personal apto y de instrumental moderno y excelente, y paniendola bajo la experta dirección dzí maestro Lope La presentación en publico de la nueva banda ha sido un acontecimiento en la ciudad del Tuna Para oírla se organizo en la Plaza de Toros un certamen, al que concurrieron todas las bandas civiles y militares que hay en Valencia De la organización y valer de la nueva banda puede dar idea ei detalle de figurar en el programa obras como la bacanal de Sansón y Dalila Sain- Saens, la overtura de Tannhauser Wigner, nB 7i rrnir irKi nnu n e i nui m i i nrnnn imiBrT iniinrin