Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 4 ABC Viéndose entonces en peligro, e Doroteo se refugió en la primera casa que halló abierta; pero cuando aquella fiera multitud que le perseguía le vio dentro, tapió la puerta y subiéndose al tejado lo desmantelaron, y desde el boquete abierto comenzó á arrojar sobre el Doroteo piedras y tizones encendidos, picándole al mismo tiempo con palos y enrejadas, ensañándose cruelmente con la víctima, á pesar de que ésta imploraba clemencia de sus perseguidores. La saña de los criminales era tan atroz, que después de muerto el Doroteo le cortaron el cuello con una hoz, y empezaron á recorrer el pueblo gritando: ¡Ya lo hemos matado! ¡Tocar las campanas y tirar cohetes! Como autores del hecho están procesados Ricardo Fermoselle, Emilio Alvarez, José Peños, Santiago López, Ángel Carrasco y Antonio Marcos, y como cómplices Agustín Guerra, Joaquín Bartolomé, Manuel Garizo, José Vicente, Ángel Domínguez y el alcalde Manuel Garrido. Núm. y 6. ANTONIO MARCOS Defensor: D. Miguel JVúñez ÁNGEL CARRASCO Defensor: D. Agustín González RICARDO FERMOSELLE EMILIO ALVAREZ PUENTE Defensor: D. Clodoaldo Prieto Defensor: D. JLUÍS Ajttón JOSÉ PEÑOS DE LA TORRE El cadáver presentaba veinte lesiones, dos de ellas de arma de fuego, una con instrumento inciso- punzante, otra con instrumento cortante, y además con instrumentos contundentes, como piedras, etc. siendo de notar que algunas de estas lesion; s fueron inferidas después de muerto el desgraciado Gabriel. El Fiscal califica estos hechos de un delito de asesinato con ensañamiento (art. 418, circunstancia 4. a) y otro de incendio en casa habitada (art. 56? como medio para realizar el primero, con aplicación á lo dispuesto en el art. 90, todos del Código Penal. Considera autores á Ricardo Fermoselle, Emilio Alvarez, José Peños, Santiago López, Ángel Carrasco y Antonio Marcos, y cómplices los restantes. Cree que deben apreciarse como circunstancias de agravación respecto al alcalde, la número 11 del art. 10. Y solicita Ja pena de muerte para cada uno- de los autores, catorce años de cadena temporal para los cómplices, y quince para el alcalde. SANTIAGO LÓPEZ Defensor: D. Juan Vetii Defensor: ZX Sixto JHorán! rots IdeJraón Cristo, y la Iglesia pudo salir de la sombra, los Conci- excusado es. decir que con esos y otros, dispendios se creó lios quisieron abolir esta costumbre, resto del paganis- fama de potentada. Una noche desapareció. A la mañana siguiente, algunas personas, conocedoras de J inguna de las plagas de Egipto fue tan terrible como mo; pero al fin se permitieron las estrenas entre parien ésta de los aguinaldos, que caracteriza de una ma- tes y amigos en prueba de amor y amistad y tomaron el nera notable el estado actual de nuestra sociedad. nombre de aguinaldos. Es imposible cerrar la puerta á todas las peticiones; El abuso de los aguinaldos ha ido en aumento de año la tarjeta pasará burlando la más cuidadosa previsión, y en año. En estos días todos se creen con derecho á que ¡desgraciado del que no atienda esas pocas palabras im- les abramos el bolsillo; los que nos sirven y los que no presas en cartulina satinada! nos sirven caen sobre nosotros como una avalancha, de la Dígase lo que se quiera, indica esta imposición de la que no podemos defendernos. costumbre una inconsciencia completa del deber, una abPrimero se cambiaban con frases de amor ó amistad; ssp soluta carencia de respeto. luego se usó la fórmula de X felicita á usted en las Participa mucho la obligación de los aguinaldos de la Pascuas Ahora se suprime casi siempre la felicitación obligación de la propina; entra de lleno en nuestro ca- y sólo se dice: X solicita de usted las Pascuas Es derácter latino, porque en todos los países prácticos del cir, primero se perdió la poesía y el cariño en los aguimundo, una recompensa extraordinaria corresponde á un naldos, y luego hemos perdido la galantería de desear servicio también extraordinario. Solamente entre nos- que pase feliz la Pascua la persona cuyo bolsillo se deotros se considera depresivo no dar algo al cochero, á sea atacar; ya sólo queda el deseo desembozado de reciquien quizá no volveremos á ver más en la vida, y al bir los regalos que la costumbre hace casi forzosos y mozo del café, en cuya mesa tal vez no nos sentaremos que, por lo tanto, no son agradecidos por los que los nunca. reciben. Cuando á Larra le preguntaban su opinión sobre el Al paso que vamos, es de temer que dentro de poco desafío, respondía: Pensaré sobre esto como Rousseau nos los exijan por la fuerza. y los más severos moralistas; pero obraré como el último CARMEN DE BURGOS SEGUÍ caiavera de Madrid. Lo mismo puede decirse de los aguinaldos; es inútil pensar mal de ellos; habrá que transigir y hacer lo que todo el mundo. 1 a doncella, á quien acaba de despedir su araa: No valen reflexiones; es en vano calcular los beneficios -La señora observará cuánto la falta á su lado, falrecibidos. El servicio nada significa, el mérito no existe; no se paga ningún trabajo; es tan sólo la fuerza de la tándola yo. -Seguramente observaré que me falta menos de lo que costumbre, que impera con dominio despótico. ahora me viene faltandoLos aguinaldos se remontan á los tiempos de la fundación de Roma. Según la tradición, Rómulo regaló al rey d: los Sabinos unos ramos cortados en el bosque La odisea de miss Olga consagrado á Strenna, diosa de la Industria, y este rey, T e todos es conocida. Míss Olga Mignon por haber ejecucreyendo de buen agüero el presente, generalizó la cos tado en la Plaza de Toros de Madrid ante varios petumbre de las estrenas, cambiándose éstas el día que se celebraba la fiesta de la diosa, que era el primero de año. riodistas la arriesgada suerte de Don Tancredó, y por haber subido en el globo Lusitano, que se elevó en los Jardines del Entre los romanos tomó gran importancia esta cos- Buen Retiro. Ahora se. encontraba en Huelva, en cuya Plaza que miss Olga era aficionada á subir en globo, se dieron á tumbre, hasta que Claudio la prohibió á los nobles, que- de Toros salió á caballo en una corrida como alguacilillo á mirar á las alturas por sí la veían; mas toda fue inútil. dando sólo entre la gente del pueblo, Huyó de Huelva la intrépida míss Olga, dejando á más de recoger la llave. Todos los días paseaba en coche, llevando Fot Pavón Más tarde, cuando Constantino abrazó la religión. de detrás muchísimos chiquillos á los. que arrojaba dinero, y uno con un palmo de, bolsillo. LOS AGUINALDOS BURLA BURLANDO