Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 4 Adams, que es una reproducción del Directorio, y uniendo á la comodidad la elegancia y la higiene, creó esos muebles de limoncillo y de laca blanca que dan un aspecto tan alegre, tan coquetón, tan fresco y sonriente á las habitaciones. Hoy lo antiguo, lo monumental, va desapareciendo ó se reserva sólo como manifestación de lujo en los salones de aparato de los palacios suntuosos. Para las habitaciones en que se pasa la vida; para el cuarto de dormir, asilo del reposo; para el tocador, consagrado á la limpieza; para el despacho en que se trabaja, para el comedor y e! saloncito donde se pasa la mayor parte de la vida, se prefiere lo sencillo y lo ligero, lo que se puede transportar fácilmente de un lado á otro, según las necesidades de la conversación; lo que no se presta á formar los nidos de polvo, protectores de los microbios; lo que pone más al alcance de la mano los libros favoritos y más á la vista las flores, los retratos de las personas queridas, los objetos de arte, lo que nos recrea y embelesa. ¡Qué diferencia entre estas habitaciones modernas y aquel rígido estrado de nuestros abuelos! El sofá, los dos sillones colocados á sus lados, las doce sillas alineadas en formación correcta, dan idea de las visitas ceremoniosas, insustanciales, pesadas y molestas. En la estancia moderna todo habla, por el contrario, de una dulce y agradable familiaridad. Las decoraciones de ¿Por que se ama? la comedia de Benavente que se representó en el teatro Español, y las de Catalina, que se representa actualmente en la Comedia, son modelo en este género, porque los teatros madrileños pueden ya competir con los de París en los primores de la mise en scene de las obras del día. Para lucir en medio de estas decoraciones elegantes, las actrices hacen verdadero derroche de lujo, y Rosario Pino, la Sra. Alverá y la Srta. Cátala se presentan elegantísimas en la obra de Lavedan, que con tanto primor desempeñan. Rosario Pino es por su figura, por su porte, por su natural elegancia un figurín vivo, y- el traje de muselina bordado sobre un viso de seda de color violeta que luce cuando de modesta profesora de piano ha pasado á ser la duquesa de Gontram, es de una gran delicadeza y revela el carácter del personaje, que es de lo que deben cuidar muy principalmente al vestirse las actrices. KASABAL W- 4 W- ABC Núm. 73 i EL CASTILLO DE BURGOS VISTO DESDE EL PASEO DE LA ISLA, EL DÍA I DEL MES ACTUAL que en cJ infierno hace mucho calor, se condenan todos á gusto y deliberadamente... Las fotografías que publicamos del aspecto que ofrecía la capital castellana el martes último, prueban que ia nieve que en ella cae es motivo suficiente para discurrir con la lógica que ¡o hacía el predicador del cuento. La primera nevada ÍH 1 invierno, no el oficial, el de los almanaques y el termóme tro marcando grados bajo cero, ha hecho su solemne aparición con todo el aparato que su argumento requiere. En el Norte especialmente, las nevadas han sido copiosas. En Asturias, los trenes que pasan el Pajares quedaron interceptados, bloqueados por la nieve. En Burgos también cayó el día i. nieve con la abundancia que es costumbre en aquel país, donde ce cuenta que en cierta ocasión subió un predicador al pulpito de la catedral, contando entre el auditorio al arzobispo y al cabildo en masa. T COOPERATIVA DE COSTURERAS EN LONDRES, LA INICIATIVA INDIVIDUAL ¿No hay cosa mejor que hacer y nada más práctico que dar buenos consejos en excelentes conferencias y condolerse platónicamente del que sufre ó carece de lo preciso? Así pensaron Miss Neal y MÍOS Pethich, dos damas inglesas que, interesadas por la suerte de las costureras y con deseos de estudiar su vida y sus necesidades, frecuentaban los talleres y los almacenes del West End de Londres. f i 11 1 í. 1 casas de Regent Street y Oxford Street, veinticuatro cobraban io pesetas á la semana; doce, percibían 12,56; siete, 16; catorce, 8,5o; trece, 21; once, 23,5o; y una, 26. Las probadoras son las mejor retribuidas: una primera probadora cobra hasta 6.2 5o pesetas al año, más la comida y la habitación. La jornada de trabajo es de ocho horas y media á siete horas y media. El salario medio de las maquinistas es de 21 á 3o pesetas. Las dedicadas á confeccionar trajes de hechura de sastre y capas, trabajo mucho más penoso, ganan de 23,5o á 37,5o pesetas á la semana. Hablando con las obreras, las dos damas antes aludidas concibieron la ¿dea de organizar y poner en marcha una sociedad cooperativa. Las citadas damas alquilaron un gran local bien situado y dispuesto con arreglo á los principios más exigentes de la higiene. Un amigo, protector de la naciente cooperativa, garantizó el pago del alquiler por tres años. Al contratar á sus obreras, Miss Neal y Miss Pethich les aseguraron trabajo para todo el año, sin ninguna vacación; la jornada no excedería nunca de ocho horas y el salario estaría comorendido entre 20 y 37,5o pesetas por semana. Miss Neal dio á conocer su ¡dea á todos sus amigos y amigas, directamente y por circulares impresas. Y todos la ayudaron en la propaganda y en la obra. Miss Neal dedicó todo su tiempo á la Casa Esperanza siendo unas veces compíable, otras vendedora, encargada de distribuir adornos entre las obreras, etcétera, etc. El objeto principal estaba conseguido. Ninguna de las obreras allí ocupadas tenían vacación. No faltó trabajo nunca, gracias á Jos encargos hechos por las amigas de las dos filantrópicas damas. Miss Neal afirma que trabajando en las condiciones que lo hacen sus obreras, es decir, durante ocho horas nada más v con la seo- uridad de que no falta en todo el año, la calidad del trabajo es mejor y la cantidad no es sensiblemente inferior al producido en jornadas mayores y, por tanto, más fatigosas. Las cinco obreras fueron muy pronto insuficientes; al segundo año eran treinta. Las dos damas habían empezado esta hermosa obra con 100 libras esterlinas de capital (2 ¿5oo pesetas) Al finalizar el primer año se equilibraron gastos con ingresos, y al segundo, la Sociedad repartía un modesto dividendo entre sus asociados. Un dato para concluir. Casi todas las costureras de la Casa Esperanza han realizado ya economías. FOREIGNER MADRID ARISTOCRÁTICO EL PASEO DEL ESPOLÓN DE LA CIUDAD DE BURGOS DESPUÉS DE LA NEVADA DEL MARTES El buen pad. re, al hablar de! infierno, le pintó como el Polo; en él nieva eternamente; los hielos son perpetuos; el frío, de 40 á 5o grados bajo cero, etc. Cuando descendió del pulpito llamó el prelr. do á capítulo al osado predicador, y a! censurarle por haber pintado el infierno contra lo que dicen todos os textos sagrados, esto es, como lugar de frío en vez de como sitio de fuego, escuchó esta réplica: -Pero, excelentísimo señor, -si íes- digo. ajos burgaleses La vacación es el terror de la obrera inglesa, porque dura más de seis meses. Y en cambio, en la época del trabajo, cuatro ó seis meses, necesita producir una suma de labor imposible de ejecutar casi. Este exceso pone en peligro su salud para el resto del año. -De una información publicada en el año último resulta qué. de ochenta y dos obi erás empleadas en las mejores Zk YAS Y NIÑOS o s e VIS estas mañanas de oto ño pasar por la Castellana. Son los niños ricos, los niños de los abriguitos á la moda y la cajita de bombones. Van con sus ayas á pasear las avenidas llenas de tibio sol y ramaje descolorido: van, corriendo, el aro, alguno muy pequeño prisionero en el cochecito- cuna, y otros, mejor encarnados que los. bulliejosos en el. gesto de. su linaje, ttvuy, serios, muy fornialitos, junto á la parsimoniosa figura de la aya inglesa ó francesa, ó junto al ayo, un joven teatralmente correcto que suele, vestir, como uniformado, de negro. Estos niños, como casi todos los hijos de la ciudad, nriiiTirn Hrcniraiun m 11 u 11