Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑOUNCX NUMERO 74. CRÓNICA BISEMANAL ILUSTRADA. El castillo de Windsor p f l cast fio de Windsor prm rpal residencia de los reyes de Inglaterra y donde acaban de estar alojados los jovees reyes de Italia es un soberbio edificio lleno de riquezas artísticas y de recuerdos historíeos En el existe la capi la de a Oíd r de la Jarretiera A la derecha de la entrada se ve un monumento erigido por la reina Víctor a a! principe impe Tía Luis Napoleón, hijo de Napoleón y de nuestra com patriota la emperatuz Eugenia y muerto en África en 1879 La torre de Windsor, que fu ¿prisión hasta 16 S 0 es tamil en notable Wmdsor es la capital del Condado de Berks y esta situaJa al Oeste de Lo ídrts en la orilb derecha d 1 T iiesi Tiene i n i pobl? c 011 de 14 000 habí antes S ¿MADRID, 4 DE DICBRE. DE i9o3. NÚMERO SUELTO, 1 0 ¡eres cuando no piensan en nada Un nuevo mundo -Lo perderíamos seguí amenté, lo mismo que el que nos descubrió Colon- -Es muy posible- -Pero a ver vengan tus observaciones respecto al envejecimiento de Madrid Estoy deseando oírlas- -Bn primer termino no ignoras qus se han hundido varios edificios h iglesia de Nuestra Señora de Gracia y la casa numeios 42 44 y 46 de la calle del Ferrocairil No me negaras que es un síntoma elocuentísimo de la vejez de un pueblo el que empiecen a hundirse sus construcciones, -No te lo ni go pero la iglesia de Nuestia Señora -Pues aun hay mas síntomas Veras el miércoles es tuve en el Español como sabes, fuimos ¿t butacas, naturalmente o ciervalmente sin sombreros (Santo Dios, que cabezas Algunas admirablemente construidas por la peinadora es verdad pero ique de postizos que de rulos adquiridos en casa de Pajes qus de pelo con factura Y es inútil que intentemos disimularlo poniéndonos lazos, flores hasta aves Los añadidos se burlan de todos esos tapujos y 1 s mismas sortijillas pegadizas juguetean gri tando No somos naturales Lacierva ha hecho una cosa mas pérfida que descubrirnos la cabeza a las señoras madrileñas nos ha descubierto la edad y eso no se lo perdonaremos nunca El patio de butacas del Español con- El CASTILIO DF VINDÍOR RFSIDTNCIA DF I O S RnYES DE) NGL TERRA DONDT- SE H A. N ALOJADO ULT 1 MAMENTF LOS SOBrTM O- DE ITALIA de Gracia estaba denunciada desde que apareció el gene ro chico, v el hundimiento de la casa nuras 42, 44 y 46 de la calle del Ferrocarril no significa vejez sino impre- (Que bien se esta aquí a! lado de la chimenea t Que v sion ¿Como iba a poder una sola casa con tantos núfrío tan horrible debe hacer en la calle ¿No oyes como meros Ya ves si es fuerte y joven (a pesar de su edad) s Iba el viento Cuan incomodado baja su merced de! Villaverde pues también se hunde por lo mismo Guadarrama, infelices dw ios pulmones que pille por- -Bueno pase nos a otro síntoma de vejez la tempodelante ¿Brrr que frío aproxímate mas a la chime lea rada del Rea ¿En qu piensan las personas cuando en Y pensar que ayer como quien dice, estábamos queján- vejecen En las cosas que les alegraban durante la infandonos de calor en el Norte de España y a la orilla del cia Todo viejo es un hombre que contempla a un niño mar jjesus como pasa el tiempo 1 y si las calvas fuesen lunas de esp jo, en todas ellas venas- -Demasiado de prisa tienes razón, demasiado de reflejada la alegre imagen de un chicuelo jugando al toro prisa Se van los meses se van los anos sin que uno se- ¿Precisamente al toro de cuenta de ello. Hombre ahí venia bien la obstrucción- -O a otro juego cualquiera de esos barbaros que de los republicanos. En vez de retardar la aprobación tanto os entusiasman a los hombres desde pequeñitos de los presupuestos, que al fin y al cabo son los mismos Pues bien, el Real vuelve a su infancia Su ctou de este de siempre, deberían impedir que el tiempo llevara esa ca- ano es la famosa Norma cantada por una tiple de primer rrera tan veloz, que no nos permite ni darnos cuenta si- O den según dicen. Cuando yo era una chiquilla ya me quiera de que vivimos Sobre todo para las primeras cantaba una tía solterona la Casta Diva, pasando su voz arrugas y para las primeras canas, yo exigiría una serie como un hilito tembloroso entre los dos únicos dientes de votaciones nominales que no tuviera fin que a la pobre le quedaban Siempre que oigo hablar de- -Todas las mujeres, absolutamente todas, te apoya- Norma me acuerdo de las cosas de la tía Segura estoy ríamos con entusiasmo Pero ¿y si el tiempo apelaba a de que cuando aparezca en el escenario el coro de druilas sesiones dobles y nos salían doble numero de arru- das muchos señores provectos, abonados casi desde la fundación del teatro, se miraran exclamando mentalmengas y doble numero de canas (Nos habíamos lucido Pues digo si iba a la sesión permanente jLa pata de te ¡Que tiempos aquellos Parecen los mismo sacerdogallo Nada, nada, no hay mas remedio que dejar al tes celtas jQue tiempos aquellos ¿Te acuerdas, Pohto tiempo que corra cuanto le de la gana Es triste enveje- Y se guiñaran mal cíosamente un ojo lacrimoso y de parcer, ¿quien lo duda pero nadie, ni nada, puede sustraer- pados, t oh Dios harto sanguinolentos En cuanto a la se a tan tiránica ley Ya ves tu, hasta los pueblos enveje- parte de Pohan, me figuro que la cantara D Buenavencen, Madrid se halla actualmente en un periodo de en- tura Abarzuza, y los dos niños de Norma que tan malos ratos le ocasionan a la pobre serán dos ancianos asivejecimiento espantoso lados de las Hermanitas de los Pobre Bueno, pues- ¿De donde sacas eso -De infinidad de observaciones que he hecho yo con Madrid 01 ra con entusiasmo esta obra prehistórica, pormi pobre magín a solas, en esos momentos durante los que Madrid envejece, y como todos los viejos, goza mucuales os figuráis los hombres que no pensamos en nada chísimo recordando su infancia. las mujeres Si entre vosotros hubiera un verdadero psi- -Vaya, me ha convencido casi ca i cuanto ácanas de cologo del alma femenina, ique hermoso 1 bro podría es- decir, esa regresión a la infancia por medio de la música, tnbn titulándolo por ejemplo, Lo que piensan las mu es síntoma indudable de envejecimiento. C N T R E SEMANA YUGALES DIÁLOGOS CON- firma mi afirmación de que Madr d ei c, ec allí se en esplendidas cabelleras de nuestros mas remotos antepasados Con el sombrero teníamos todas quince años menos Lacierva morirá a mano armada no ¡o dudes- ¿Se te han acabado los síntomas -Todav a no r! c leído en algún periódico no recuerdo cual que ya no esta de moda entre vosotros el trasnochar- -Efect v mente ya nadie en vladrid espera al Alba dzsd que le han hecho aiibs creu- jo de la Presidencia Los mas empedernidos trasnochadores se retiran a sus casas relativamente temprano- ¿Y no te parece también eso síntoma de envejecimiento Los jóvenes no tienen nunca prisa para acostarse, los viejos, donde se encuentran mejor es en la cama tosiendo Nada, que Madrid envejece, no le des vueltas. -Contra todo lo que has dicho, tengo yo un argumento irrebatible- ¿Cual -La viruela esa enfermedad casi siempre acomete a los jóvenes, y ya ves como se desariolla y propaga en Madrid Luego Madrid no ha envejecido- -Yo no te digo que las clases populares madrileña en las cuales se ceba el mal, hayan pasado de la juventud muchas veces creo que están todavía en la infancia Pero las clases elevadas, las clases ricas y aristocráticas, son unos verdaderos vejestorios, no te quepa duda Madrid envejece por arriba. Acércate al balcón ¿que ves allí en el fondo -La sierra de Guadarrama (Caracoles, como esta de nieve se ha puesto la peluca blanca -Vieja también, ¿eh Acércate a la chimenea viejecito mío Ya somos habitantes viejos de un pueblo viejo edificado al pie de una vieja sierra ¿Quieres que te cante la Casta Viva 9 ¿Quieres que te de un rizo postizo ¿Quieres meterte en la cama y tomar una taza de caldo ¿Te acuerdas de cuando me escribiste la primera carta J e e t que tiempos aquellos t E h ¿donde vas 7 A vacunarme JOSÉ DE ROURE