Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 71 ABC Pág. 7 EL TEATRO REAL. ENTRADA PRINCIPAL -Pues yo comprometo con V. M mi palabra. Y tal actividad desplegó el ministro, tanta energía empleó para conseguir su empeño, que en efecto, el martes 10 de Noviembre de i85o, día de Santa Isabel de Hungría y santo de S. M la Reina Doña Isabel 11, se inauguró con gran solemnidad el teatro de Oriente, que después tomó el nombre de Teatro Real. La primera ópera que se representó fue La Favorita, de Donizetti, cantada con éxito brillante por la Alhoni, Gardoni, Borruilhet y Formes. Cuentan los críticos de la época que la Alboni estuvo sublime en todas las piezas de la partitura, arrebatando al público en el andante ¡oh mío Fernando! Gai doni, que era un artista muy notable, cantó admirablemente el spirto gentil, y Borruilhet, que fue el creador del papel del rey Alfonso cuando se estrenó la ópera, rayó á gran altura. La función inaugural fue regia. La Reina con su esposo y con su alta servidumbre, todos con traje de corté, ocuparon el. palco de gala, y resplandecía el teatro con todas las notabilidades y bellezas de la corte que celebraban el acontecimiento. La Reina, que se hallaba entonces en. el apogeo de la juventud y de su simpática y atractiva belleza, no ocultaba su contento, y el conde de San Luis recibía muchas felicitaciones. El teatro Real fue desde entonces el centro más brillante de la corte. La Reina asistía á las funciones casi á diario, y las familias más notables ría Busshental y hoy perte- boni, Gardoni y Ronconi, que hizo un Fígaro nece á la Sociedad de palcos. inimitable de gracia. Desde aquel año no ha dejado de abrirse el Frente á ella y estableciendo involuntariamente una com- teatro Real, en el que han cantado los artistas más petencia de lujo, de belleza y insignes de bel canto. de elegancia, brilló la recién En la temporada de 1856 á 5 y vino Rossina casada duquesa Angela de JVIe- Penco con la Ortolani, las hermanas Marchissio y dinaceii, que hasta la tempo- el tenor Fraschiní. En Octubre de 1859 se prerada última conservó su abono. sentó Mario, el gran Mario, cantando de un modo Narváez tenía ía platea que sublime El Trovador, y recibiendo una ovación después ha sido de los respe- indescriptible en el andante de su aria del tercer tables señores que componían acto. El año 61 vino la Lagrange; en el 63, la el grupo llamado donosamen- Borghi- Mamo; el 64 fue el año de la presentate de la Infantil. Salamanca, ción de la Patti, que cantó El Barbero con Barala que fue luego del marqués gli y Selva. En la temporada de 1867 al 68 vino de Campo y hoy está abona- el gran Tamberlick, que en España, y muchos da por un grupo de personas años después, terminó tristemente su gloriosa cad i s t i n g u i d a s entre las que rrera artística. figuran el subsecretario de la La historia artística del teatro Real no puede Presidencia Sr. Aíba, el emi- ser más brillante, y con ella compite la que se ponente artista Mariano Ben- dría llamar historia social, por la influencia que ha -lliure, el d i p u t a d o Natalio ejercido en nuestras costumbres. No hay un palco, una butaca, una localidad que Rivas, el Sr. Villanueva y no tenga su tradición interesante. Allí ha brillado otros. La condesa del Montijo abonó una platea de la aristocracia y se ha lucido la cíase media acolas que dan vuelta á la hen- adura, y desde ella asis- modada. El Paraíso ha sido el lugar de delicias tió á la primera función con su hija la condesa de para los aficionados y los inteligentes, y una verTeba, que muy pronto habría de casarse con Napoleón 111. En otra platea estaba la duquesa de la Roca, que a l g u n o s años después presentó allí á sus hijas, recién salidas de las Ursulinas, ía condesa de V a i v e r d e hoy marquesa de la Laguna, y 1 a señori ta Mercedes Alcázar, marquesa de la Coquilla. A p l a t e a estaba también abonada la condesa d e Campo Alange con su hija Luisa, una de las bellezas más notables de su época, que después fue marquesa de La Granja y murió EL EMPRESARIO ARANA EN SU DESPACHO casada en segundas nupcias con el actual jefe de Alabarderos, mar- dadera gloria para JOS estudiantes que iban allí á oir buena música y ver muchachas bonitas en lá qués de Pacheco. En aquella primer temporada, en la de i85o temporada que iba allí mucho señorío: No ha habido mujer hermosa en Madrid que no se haya presentado en sus palcos, ni hombre notable que no h aya ocupado sus butacas. Por su palco de ministros han desfilado todos los políticos notables, y en el palco regio de diario se han sentado Doña Isabel I I D Amadeo de Saboya y D Alfonso X I I En el año de la República quiso ocuparle una noche el marqués de la Florida, un diputado canario que era secretario de la Asamblea, y le dieron una silba tan fenomenal que tuvo que retirarse. KASABAL Eí empresario del teatro Real Jon Pepe Arana (porque en su tierra nunca llegará á ser D José, aunque viva cincuenta años más, -quiera Dios dárselos, y yo que los vea) D Pepe Arana, como se le llama en Guipúzcoa por efecto de su inmensa popularidad, se metió el año pasado á empresario del teatro de la Plaza de Oriente, sin duda porque así como el oficial del ejército sueña con el entorchado y el abogado con la toga de la magistratura, para un empresario de espectáculos el bello ideal debe ser el dirigir el primer teatro de España y uno de los primeros d e Europa, como es el Real. Sino que así como el militar se juega la vida para lograr el entorchado, Arana se juega su fortuna en la empresa en que se ha metido. Pero se la juega á conciencia, con serenidad pasmosa, sin importársele un bledo salir con las manos en los bolsillos si están repletos, ó en la cabeza si pierde hasta los cabeílos. Siempre fue así: arrojado hasta la temeridad. Dicen que la audacia es compañera de la fortuna, y por eso ha sido afortunado D Pepe. Pero su audacia no ha sido inconsciente; porque más que en sí propio ha pensado en el público. Los gran- CONTADURÍA DEL TEATHO REAL Fots. Asert. jo éc la aristocracia se disputaban las localidades. á 85 se cantaron LosPuritanos por la FrezzoLa hermosa duquesa de Alba lució su elegancia lini y Gardoni, Ronconi y Formes; La Sonámbula, on la platea de proscenio, que después fue de Ma- por la ASboni; y El Barbero, también por la Al-