Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 4 ABC Núra. 7 Cayeron las últimas paletadas de tierra sobre el féretro, rodaron las lágrimas por muchas atezadas mejillas y regresamos de la ciudad de los muertos. Más tarde, cuando al visitar las fábricas de la Huerta de la Salud abarqué la enorme extensión de aquellos terrenos, las grandes edificaciones que allí se alzan, las poderosas máquinas que encierran, los modernísimos y perfeccionados mecanismos que atesoran, lo abrumador de su inmensa producción diaria, sus múltiple talleres y su ejército de obreros, comprendí el acendrado carine que todos sentían por el que acababan de enterrar, el recuerdo perdurable en ellos, sus lágrimas sinceras. Y comprendí mejor que por ningún otro informe, por ningún otro dato, la voluntad de hierro, la acometividad juvenil que informó siempre la conducta de los hermanos D. Nicolás y D Torcuato Luca de Tena, y que habían hecho dar á Sevilla un paso de gigante entre las poblaciones más adelantadas de España en cuanto se refiere á progreso de la mecánica y de la industria. Allí no hacía falta nada extranjero, y efectivamente, todo es español; todos hablan en ese hermoso idioma que las sevillanas hermosean con su acento peculiar. Desde el jefe de los talleres, que entró en la casa de aprendiz y que por su laboriosidad, su inteligencia y su interés conquistó el importante puesto de confianza que hoy ocupa, hasta el último obrero, son españoles. Y allí se hace todo en las difíciles y escrupulosísimas industrias a que se dedica la casa. Al frente de ésta se hallan hoy los hijos de los fundadores, que siguen la era progresiva implantada por sus padres. ROBERTO DE PALACIO blanca, poco distantes de Sevilla, y los atendió con paternal cariño. Vencidos los cantonales y prisioneros iban á ser fusilados, y el alcalde de Sevilla peleó ardorosamente en unión del gobernador D Alberto Aguilera y gestionó su indulto. Pasó aquella era borrascosa para España, y el señor Luca de Tena, que tan honrosos títulos se había conquistado y volvía á ser solicitado para formar parte del concejo sevillano, se negó a ello y prosiguió trabajando con su hermano D. Nicolás por el creciente progreso ndustnal de Sevilla, de tan gallarda manera por ellos comenzado. Este fue el primer recuerdo que apunté al llegar á Sevilla con la triste, pero honrosa distinción que hicieron mis queridos compañeros de Blanco y Negro y EL GLOBO JAUNE DE LOS HERMANOS LEBAUDY, EN SU CAÍDA DENTRO A B C para rendir un último DEL PARQUE DE CHALAJS 1 ot. G. l cnabeit tributo á D Torcuato Luca de Tena y Reina. Después del Y á este primer recuerdo retriunfo obteni- cogido camino del cementerio, 1 do poi los hermanos Lebaudy con su globo Jaune, ha venido el contratiempo. El viernes, último el globo remontó nuevamente el espacio en el Campo de Marte ante una multitud se fueron eslabonando otros y numerosa. El aeróstato subió lentamente; á cincuenta metros de altura comenzó á evolucio- otros á medida que por entre nar con toda regularidad. Se dirigió al Trocadero, describió un semicírculo pasando por las verdes elevadas filas de cila torre Eiffel, ganando el Sena y dirigiéndose á Meudon. Quiso hacer escala en el preses avanzaba silenciosa y trisparque de aerostación militar de Chaláis y descendió bastante. Un golpe de viento con- te, bajo aquel riente cielo azul, trario le empujó violentamente, echándole contra un árbol. El globo se desgarró y la la masa de centenares de obreparte mecánica sufrió graves averias que requieren detenida reparación para reanudar las experiencias. Por fortuna, los aeronautas tuvieron la serenidad suficiente ante el ros, enlutados todos, tras el féretro conducido á hombros, ropeligro para evitar una desgracia. deado por lo más notable y conocido de Sevilla. j- -Tengo un antojo. Aquellos obreros, todas aquellas personas habían acu- ¿Cuál? dido allí espontáneamente, se habían congregado junto á los que sufrían para compartir con ellos sus penas y- -Quiero comer ensalada de pepinos. consolarlas en la medida de sus fuerzas. ¿Estás loca? ¿Pepinos en JVoviemble? Aquellas gentes recordaban con gratitud que muchos- -No la contraríes, -objetó la madre. de su misma habían parte- ¿Pero ¿dónde vamos á encontlal ahola los pe- la colonia declase y condiciónfundada formado Nicolásde Torreblanca, por D. y pinos? -replicó Pellejín. D. Torcuato Luca de Tena. -Todo es factible cuando se ocupa la posición Los dos hermanos, cautivados por el progreso induspolítica- á que he llegado yo, no tanto por mis trial que vieron en sus viajes por el Extranjero, realizamerecimientos, que son insignificantes... ron su idea de establecer en España algo de lo que habían- -No diga usted eso, papá; -interrumpió Pe- visto allí. Así tuvo su origen la colonia industrial de Torreblanca en i 870, en la cual tuvieron su asiento indusllejín. -Que son insignificantes- -siguió diciendo Be- trias importantes y nuevas en España. Allí encontraron terreno de la práctica, anticipánsugón con afectada modestia, -cuanto por la be- feliz realización en elobreras de hoy, el mejoramiento y dose á las demandas nevolencia de mis coetáneos. Dirigiré hoy una el progreso del trabajador, pues crearon una rooperati- CAÍDA DEL GLOBO LEBAUDY Un inocente que delinque Dabíet, el presidiario inocente, como se le ha llamado después, fue condenado, como se recordará, á siete años de trabajos forzados por los Tribunales franceses. Se le acusaba de haber robado, en unión de varios cómplices, en casa del matrimonio Levégne en Batignolles, robo que fue cometido con violencia. Mientras cumplía su condena, un detenido, á punto de morir, hizo revelaciones sensacionales que exculpaban por completo á Rabiet. En vista de ello, lo primero que se hizo fue indultarle, y después la Liga, para la libertad individual, tomó á su cargo la defensa, obtuvo la revisión del proceso; Rabiet fue rehabilitado y recibió además diez mil francos como indemnización por el perjuicio que se le había causado. Pero estaba de Dios que el proceso no había de quedar así y que surgiría un nuevo proceso confra Rabiet. En efecto, hace pocos días, el forzado inocente ha sido detenido otra vez y encerrado en la prisión de la Santé. El Tribunal del Sena acusa á Rabiet de. haber inferido ultrajes por escrito á un magistrado en funciones, á amenazas de muerte y tentativa de estafa por medio de amenazas de levelaciones ó de imputaciones difamatorias. Ahora no falta más sino que vuelva á entrar en funciones la Liga, logre su libertad demostrando de nuevo su inocencia, y le consiga otra indemnización circular á mis electores pidiéndoles pepinos, y abrigo la convicción de que alguno ha de mandármelos, aunque tenga que revolver cielo y tierra. -Pues escribe pronto, -dijo la interesada. -Ahora mismo, -afirmó Besugón, dirigiéndose á su despacho. Pronto cundió por toda la casa la interesante noticia, y no habían pasado quince minutos cuando se presentó, radiante de júbilo, la mamá de Pellejín. ¿Conque es cierto? ¿Conque vas á ser padre? -Sí, mamá, -dijo Atilano, bajado los ojos por un exceso de rubor; después besó á la madre en ambos ojos y corrió á redactar la siguiente noticia de sociedad para los diarios políticos: La distinguida esposa del elocuente representante en Cortes Sr. Pellejín, ha entrado en el primer mes de su embarazo. El futuro niño ó niña tendrá el honor de ser nieto del eminente hombre público Sr. Besugón. Felicitamos á la ilustre familia. Luis TABOADA CONDESA DE PARÍS EN MADRID En la madrugada del sábado ultimo llegó al Real Sitio de El Escorial, en el tren expreso, la señora condesa de París. En Palacio tomo el desayuno, y después de oir misa en la capilla de San Juan siguió su viaje á Madrid. Con S. A. vinieron la Piincesa Luisa de Orleans, su hija menor, que frisa en los veintiún años; el jefe de la casa, M. Duppuy, y Mlle. RavineJ. En la estación esperaron á la condesa de París, S. M. la Reina y las Infantas doña María Terasa y doña Isabel. Cuando la Real familia se hallaba reunida tuvo ocasión nuestro compañero Sr. Asenjo de hacer la fotografía que publicamos. El objeto del viaje de la condesa de París á España es el de visitar las posesiones que posee en Sevilla y Villamanrique. R ECUERDOS E IMPRESIONES DE UN VIAJE TRISTE A SEVILLA Sevilla la hermosa, la pródiga hija del suelo andaluz, había sentido, como otras poblaciones de España, el sacudimiento de la rebelión contra el poder republicano constituido, y declarada en cantón, desafiaba al poder central levantando barricadas en sus calles, armando á sus ciudadanos, y disponíase á hacer frente á las tropas que enviaba contra ellos el general Pavía. La seguridad personal no estaba muy garantizada; la intranquilidad y la zozobra, pareja con el malestar al ver el desbordamiento de las pasiones, eran el ambiente que se respiraba en la sugestiva ciudad del Guadalquivir. Era entonces alcalde de Sevilla D Torcuato Luca de Tena y Reina, un hombre sano de corazón, de clara inteligencia, de entusiasmos inextingibles por su patria y, en particular, por Sevilla. Llegó la lucha de las tropas con los cantonales, y la derrota de éstos no se hizo esperar. El Sr. Luca de Tena acogió á cuantos pudo en sus posesiones de Torre- LA CONDESA DE PARÍS Y S. M. LA REINA EN LA ESTACIÓN DEL NORTE 1 ot. Asenjo va que administraban los mismos obreros, en la cual obtenían á precio de coste los alimentos, el vestido, y en fin, lo más necesario para la vida. Para su instrucción había escuelas gratuitas de párvulos y adultos; para el ejercicio del culto católico, una capilla; y para constituir sus hogares, una barriada de casitas limpias, alegres y ventiladas que los dueños de la colonia les cedían gratuitamente. ¡Lástima fue que las dificultades y agobios que todo Gobierno en España opone al avance y á la vida de quienes saliéndose del cómodo disfrute de las rentas crean una fuente de riqueza nacional, obligasen el abandono de la colonia de Torreblanca! Pero entusiastas los Sres. Luca de Tena por la regeneración de nuestro país y el porvenir de nuestra raza, establecieron en Sevilla lo que en Torreblanca no podía sostenerse... gracias á la codicia del fisco y á la lenidad y abandono de la Administración. Sí EL CONGRESO. IMPRESIONES DE UNA SEÑORA PARLAMENTARIA JUEVES. -Bravo, vecina, hoy gran batuda por todos los diputados republicanos de la compañía. ¡Lástima que no lo haya usted visto! Todos ellos han resultado en el bonito ejercicio de saltos y preguntas mortales, y García Alix teniendo el aro, como un buen Augusto. Primero, un señor Gasset, que no es el ministro, ni creo que llegará á serlo nunca, con ese acento que tiene, ha protestado de que se haya suspendido un mitin en San Mateo; ya ve usted qué disparate. Ese Salmerón ya va. á querer que sean republicanos San Mateo, San Juan y los otros dos evangelistas, cuando en realidad sólo parece indicado para ello San Lucas Gómez. Luego, el irremediable Sr. Morayta ha pedido al propio García Alíx que cuente los frailes, á ver si están cabales; todo ello I III Mili I lililí I I l l l l l l l l l l l l i l l l l l l l l l l l i l i m n m i TM i minimumi m r rain inmíi