Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 70 ABC Pág. 5 El entierro se verificó ayer en Sevilla, y constituyó una manifestación de duelo popular. Descanse en paz varón tan ilustre por sus virtudes y por sus méritos. Reciban sus hijos la expresión más sincera del sentimiento que en estos instantes embarga á todos los redactores, empleados y obreros de esta Casa, hasta los cuales llegaba, como efluvio de luz alentadora, el ejemplo de su abnegación, y para quienes su recuerdo será siempre objeto de profunda veneración. ro, estudió nuevas industrias, y con la cabeza llena de ideas, el pecho henchido de energías y el corazón rebosante de esperanzas, emprendió nuevos En la mañana del miércoles último falleció en Se- negocios, levantó nuevas fábricas, creó una barriavilla D Torcuíito Luca de Tena y Reina, padre da de obreros, luchó denodadamente, sin desmade nuestro querido amigo, compañero y Director. yos, cada día con más ilusión, cada hora con más lina enfermedad rápida ha puesto fin á la vida fe, y su estoicismo venció á la adversidad. Sin que de un hombre cuyo recuerdo quedará en Sevilla el héroe triunfador se dejase deslumhrar por el como modelo de laboriosidad y de honradez. brillo de la victoria, continuó su labor, porque era Aquella naturaleza que nunca se rindió á las ad- hombre de los que esperan andando, y en. el trabaversidades, sirviéndole éstas, por el contrario, de jo halló tranquilidad, sosiego, recompensa, todo. poderoso estímulo para luchar con mayores bríos ha sido aniquilada c u a n d o llegaban los días de disfrutar de la placidez y de la dicha á que da legítimo derecho toda una existencia d e trabajo, de virtud y de abnegación. N o ha querido la suerte, que en ocasiones le sonrió p r e m i a n d o con esplendidez sus afanes, y en otras le volvió esquiva la cabeza para poner á prueb a e 1 t e m p 1 e de su alma; no ha querido está vez darle larecompensa merecida, proporcionándole una vejez larga que hubiera hecho más venturosa el cariño, rayano en adoración, de los suyos, y el grande y justo placer de contemplar la obra que él comenzó, consol i dada y fortalecida con Ja fe y la constancia por sus hijos heredadas. Los designios de la P r o v i denci a hay que acatarlos con resignación, sirviendo de piadoso consuelo la idea d e que en el cielo hallará el premio que ganó homb r e tan ejemplar. En la tierra quedan para hacer más querida y respetada su memoria, su labor gigantesca, sus iniciativas felices llevadas á la realidac con una valentía admirable, y el sello de su rectitud impreso en todos sus actos. Rindió culto al DON TORCUÁTO LUCA BE TENA Y RE 3 NA trabajo, porque fue j EN SEVILLA EL DÍA í 8 DE NOVIEMBRE DE Qt 3 de los convencidos de que el trabajo no guarda ingratitudes para No quiso ser político, porque la política no es quienes á él recurren con entusiasmo en el cora- un trabajo; pero fue padre protector de sus obrezón. Con su hermano D Nicolás fundó la Casa ros, y como tal, fomentador de los intereses moTena Hermanos, creadora de diversas é impor- rales y materiales de Sevilla. tantes industrias en Sevilla que existen hoy floSentimos mucho que la premura del tiempo, la recientes, dandá; de comer á numerosas familias escasez material- de espacio, y principalmente la trabajadoras y honrando el nombre que efe labo- falta de serenidad, nos impida dar en este número riosa y adelantada tiene la capital andaluza. Mu- una biografía amplia y detallada del Sr. Luca de chísimos pobres de aquella ciudad llorarán la Tena. Por constituir una página interesante y memuerte de su ¿generoso protector y colmarán de recedora de conocerse, más que por rendir homebendiciones Sií- bendita memoria. Muchísimas per- naje de admiración y cariño al finado, debemos sonas deberían imitar su ejemplo, y muy otra se- hacerlo, y lo haremos; que el público acogerá sería la suerte de esta patria nuestra, tan decaída guramente con simpatía este acto nuestro de depor falta de iniciativas grandes y nobles como las bida justicia y este tributo de respeto á la memoria de un hombre meritísimo, unido además por del Sr. Luca de Tena. Allá en los mejores años de su existencia, fun- vínculos muy estrechos y santos con el amigo, el dó una industria en las afueras de Sevilla. No le compañero y el Director, á quien nosotros, por fue propicia la suerte; pero lejos de acobardarle nuestra parte, estamos unidos con otros vínculos la desgracia, le infundió mayores ánimos y sintió también estrechos: los. de la amistad, el cariño y más grandes ansias de lucha. Marchó al Extranje- la. comunidad en el trabajo. TORCUATO LUCA DE TENA Y REINA COS DE LA CARRERA DE SAN JERÓNIMO (Por una vez. Diálogo sorprendido á dos filósofos. Hay que progresar: no basta un día de descanso á la semana. El ideal sería seis días de descanso y uno de trabajo. ¿Qué me cuentJ usted? -Sí señor, y me explicaré: uno de los derechos más preciosos es el de la holganza; todo lo que se adquiere con el trabajo es un robo que se. hace á los que huelgan. ¡Qué teoría tan chusca! -A ustedes les parece chusco todo lo que es nuevo, y olvidan que las minorías no son ni más ni menos que la razón del p o r v e n i r no basta que una cosa la crean muchos para que sea justa: en tiempo de Aristóteles... -Cáspita, también erudito. -Sí señor, erudito: Aristóteles creía que la esclavitud era de derecho natural, y no estaba en ¡o cierto; sobre la propiedad y sobre el trabajo se tienen ideas muy equivocadas. La propiedad es una función del derecho, y el trabajo un castigo impuesto á la humanidad. Hay que desconfiar de los hombres muy trabajadores, porque generalmente lo hacen con mala intención. ¿Qué me cuenta usted? -Cosas que -usted ignora: la sociedad no es más que el cambio; la misión de las riquezas es satisfacerlas necesidades; hay quien tiene riquezas, y otros tienen nece sidades; luego venga la riqueza de los unos para satisfacer las necesidades de los otros, y realícese el cambio universal. -Llama usted cambió á cualquier cosa. -Llamo cambio á lo que lo es; de la misma manera que se ha desamortizado á los manos muertas, debe des- amortizarse á los que tienen más de lo que necesitan. Me alegraré, como justo desquite, qué llegue üri- día en que pueda proclamar, este principio para régimen de mi conciencia: Nadie tiení derecho á Jo necesario mientras yo carezca de lo superfluo. ¿Entonces, le parecerá á úste. d la propiedad justísima? -No, señor; me parecerá un abuso dé que me aprdvecho, pero encontraré justó poder ser yo quien abuse alguna vez. ¿Es usted proletario? -No, soy filósofo; y como en el mundo ha de haber siempre los mismos abusos, ¿qué más da que los cometan unos que otros? Yo, siguiendo el. instinto de conserva- t ción, qué es ley de vida, si ha de haber privilegiados, prefiero serlo yo, fíjese usted...