Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Num. 70 ABC Pág. 3 MINAS DE RIOTINTO iAfi OlOMilO LOS OBRCBOi i t LA CONTRAMINA, U i t NtOARON A TOMAR i ARTE EN LA HUbLGA, COBRANDO SUS HABFkES EN LAS OFICINAS DE LA COMPAÑíA MINAS DE R 1O T 1 KTO. VISTA GF ERAL DEL IHlcBLO Fols. Ceiezo Fernandos do contra los periodistas y los fumadores y ganando prosea litos y dinero para una nueva Sion íáien es verdad que el negocio no le ha resultado en esta ultima misión tan redondito como en otras anteriores, pero el nuevo Tilias no desmaya, v en vista de qu aumentaban las dificultades para dar en el blanco se ha dedicado dai en el negro l piofeta cree sin duda, como nuestro poeta, que esta gente de betún no distingue de colores, y por eso dirige a los negros sus predicaciones, y como hombre prevenido que es, ha establecido como primera ceremonia de su rito el dar un cano al catecúmeno sin duda para asegurarse de que es un negro autentico si no se destine COSAS JK hora sj que pued nuarecerse con rnzon la gran diferen cía que va de íov JO a lo ptntado Al mismo tiempo que be aplaudía en el teatro Lara La Zahori de los hermanos Quintero, nos llegaban los telegramas de Pamplona dandonos noticias de otra gitana que no ha sido aplaudida ni siquiera hallada, pero a la que no se le puede negar que ha tenido un verdadero extfo Si de zahori á 7 ahori no va nada, no su cede lo mismo con los respectivos aldeanos que han sido objeto de las asechanzas de entrambas cañis, pues mientras el pintado por Jos autores se burla de H embaucadora que le cupo en muerte el otro, el vivo ha sido victima de la labia de Ik que le cupo en desgracia De lo que viene a resultar que et vivo es el que no ha estado nada vivo, y el pintado queda como vivo y efectivo modelo de viveza Después de todo esto no constituye una completa nove dad pues de la mujeres listas en general y de las gitanas liosas en particular se ha dicho siempre para poniei ar u h i bilidad que on capaces de engañar al mas pintado Tranquilícense los que sientan aficiones por el ejei CILIO de la profesión profetica aquello de que nadie es profeta en su patria ha caído en desuso, y hoy se puede ya ser pro feta en cualquier parte hasta en los Estados ilnidos de Ñor te America inclusive Ahí tienen ustedes a mi respetable amigo el Sr Juan Alejandro Dowie (a) Elias paseándose en su carro celeste tirado por dos terrestres pencos, que va por esos mundos predican-