Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLAHCO Y IÍEGBO A LOS ARTISTAS Y LITERATOS Certamen Certamen Artístico Literario abre un Concurso permanente de cuentos fantásticos, á partir del dia 1. de Noviembre del corriente año hasta el mismo día de 1904. Por cada cuento admitido para su publicación se abonará la cantidad de 50 pesetas, insertándose aquellos trabajos en sucesivos núme BLANCO T NBOBO Carruaje con motor de 8 caballos, dos velocidades, forma TONNEAU, LES rante todo el año de 1904. Al terminar dicho año, designarán los lectores, por sufragio universal, el cuento que juzguen digno del pre mío, que consistirá en la su ma de Mil peseta Los literatos que deseen tomar parte en este Certamen, deberán estudia! las bases del mismo en el número 651 de BLANCO Y NEGEO, correspondiente al 24 de Octubre, pudiendo también dirigirse al Director del periódico, que les facilitará cuantas aclaraciones soliciten. ros de BLANCO Y NEGRO du- Se harán proposiciones a los autores de las obras no premiadas y recomendadas por el Jurado, para su publicación en BLANCO Y NEOEO. Mil pesetas. abre un Concurso de planas en color, para desarrollar pictó ricamente el asunto de una copla popular ó de un cantar del mismo carácter, eno ó festivo, compuesto por un literato conocido. El Concurso quedara cerrado el día l.o de Diciembie del presente año á las doce de la noche Se otorgará un premio de BLANCO Y NEGEO 4.900 francos Los artistas que deseen tomar parte en este Certamen deben estudiar las bases del mismo en el número C 50 pondiente al 17 de Octubre, pudiendo también dirigirse directamente al Director del periódico, que les facilitará cuantas aclaraciones soliciten. de BLANCO Y NKGEO, corres- influenza ó crónicas enfermedades de la garganta y del pecho, ya recientesy todas lasy por rebeldes que sean, y se garantiza quu calma la tos á las primeras dosis, es el remedio más eficaz y científico que existe en Europu, es receta dopor todas las celebridades medicas de los hospitales. -3,50- -Far mama Carrera de San Jerónimo, 36- -Gran Premio en París ANTIBEXIS cura la tos, bronquitis catarros, Automóviles para petróleo de uno y de dos cilindros. Automóviles de dos asientos, 4.150 francos. Limousines, Coupés, etc. D E DION BOUTON COMPAÑÍA Ingenieros constructores. P U T E A U X (Seine) Para la cura radical de las enfermedades del estómago. DO DELDR. TOMÉ ESTOMACAL SIGLO XX DE VENT 4 FARMACIAS Y DROGUERÍAS ENTRE DOS PLANETAS i83 Ambos solían tomar sus alimentos en compañía. CAPITULO XV 11 PLANES Y TEMORES L entrar Saltner por la mañana siguiente á la habitación de Grunthe, halló a su compañero muy entretenido escribiendo. ¿Trabajando ya? -preguntó Sal ner. ¿Todavía no habrá usted tomado el desayuno? -No- -contestó Grunthe, -esperaba á usted. No pude dormir pensando en nuestra situación, que estuve examinando bajo todos los conceptos. Tenemos que discutir cosas importantes y graves. Ambos solían tomar us alimentos en compañía, sin seguir la costumbre marciana de comer solo. A la hora de comer se les ofrecía casi la única oportunidad para hablar enteramente á solas. -Bueno- -dijo Saltner después de haber llenado platos y copas pertenecientes á su equipo de viaje, pues les resultaba más cómodo comer a la europea. -Bueno, Grunthe, ¡dispare usted! Estoy escuchando. Grunthe se cercioró de que estacan cerradas las placas del teléfono, y entonces dijo en voz baja: -Estoy convencido de que hoy se decidirá nuestra suerte. Y según todo lo que pude deducir de las conversaciones entre los marcianos, especialmente ayer durante nuestro regreso, esperan con el buque del Estado la orden de transportarnos á Marte. -Creo que tiene usted razón- -contestó Saltner. -He hablado con Lásobre este particular, y ella tiene por seguro que ambos iremos á Marte, y yo creo que acabarán por obligarnos á ello. Grunthe clavó su miraaa fijamente delante de sí. Después dijo pausadamente: -Yo regreso á Europa. Sus labios se contrajeron, formando una línea recta. Su resolución era irrevocable. Saltner le miró con sorpresa. -Admito- -dijo- -que debemos hacer cuantos esfuerzos podamos para cumplir con nuestras instrucciones; es decir, hallado el Polo Norte, regresar por el camino más corto. Y aunque no me parece del todo mal un viaje á Marte en compañía de algunas bellas mujeres, tengo cierta aversión á las suertes de equilibrio, y principalmente á estas atroces comidas tan grasientas... Me acuerdo aún con horror de la mantequilla líquida, ó lo que fuera, que tuvimos en el desayuno del otro día... y en este clima no hay más remedio que tragarse por mañana, mediodía y tarde una libra de manteca. Grunthe arrugó la frente. ¡Si á usted no le hace nada esto! Usted no sabe nunca lo que come; -y dándole golpecitos en la espalda: -no se enoje usted, pero no puedo verle con esta cara tan feroz y seria. Fuera de bromas, lo que quise decir es esto: ¿Cómo se figura usted que va á ausentarse de aquí sin la voluntad de los marcianos, ó á llegar á cualquier otro punto donde no haya usted sido llevado cumplidamente? -A la fuerza cederé- -contestó Grunthe. -Pero entienda- TiTni nnnrunniMiiimnimir