Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 69 En el hundimiento del castillo pereció su gobernador Liburch y ciento cincuenta soldados, y en la población ochenta paisanos. El resto del castillo quedó en pie, y tras de sus muros continuó resistiendo el resto déla gente que lo guarnecía; en 20 de Abrí) lo abandonó, saliendo con todos los honores d: h s guerra. Y como episodio sangriento registrado hace poco más de media centuria, puede citarse el fusilamiento ü. ó co- ABC apenas como erudito, sino como autor de la pieza teatral más representada y más aplaudida desde hace cincuenta años, es decir, de La ran cuíaí y corno ingeniosísimo, inagotable y único poeta cotidiano, género desconocido en todos los demás países del globo, porque sólo en Espjña se da el caso de que un escritor tenga necesidad d pulsar la lira ó la guitarra un día tras otro como quien arranca la hoja de) calendario, ó se lava la cara, ó toma el chocolate. Las revistas cómicas que á diario comenzó ya hace años Felipe Pérez en La Correspon- M ¿hr y, -Í FELIPE PÉREZ Fot 1. -Segura poeta y novelista, que vivió y murió, como es de rigor, con mucha honra y poco dinero. Cualquiera otro señor con un libro como éste de, Felipe Pérez, tendría lo suficiente para que le hicieran académico; mas para ello era menester haber inflado el libro, haberle escrito en prosa cejijunta de esa que huele á Banco de España, á Consejo de Estado ó á lo Contencioso- administrativo... Sin eso, Felipe seguirá siendo Felipe Pérez, el autor de La gran vict, y no llegará nunca á Fernández Guerra y Orbe ni á Musso y Valiente. FNL La primera casa de la Gran Vía J uy pronto se alzará en el solar de la plaza del Callao, que da frente á la Puerta del Sol y está en la esquina de la calle de Preciados, la primera casa de la calle que ha de formar parte de la Gran Vía de Madrid. Los arquitectos autores del proyecto de dicha casa, Sres. Rodríguez Avia) y Reynals, han tenido que sujetarse forzosamente en su trabajo á la casa num. 46 de la calle de Preciados ya construida, en cuanto respecta á ornamentación y altura, y su obra ha consistido en la reforma y ampliación de la citada finca. LA ESFINGE DE! CASTILLO DE ALICANTE mandante de Carabineros D Pantaleón Boné con veintitrés compañeros más, por haberse pronunciado en 1844 á favor del partido progresista. El citado comandante, con doscientos cincuenta carabineros de Infantería y ochenta de Caballería entró en Alicante, aprisionó per sorpresa á las autoridades y se apoderó del castillo v de los cuarteles. Mirando desde la plaza de Ramiro, al Este de la población, y desde la playa del Postiguet, se observa formamada por los salientes y dentellones de la piedra en el cerro, una cara ó rostro humano y el busto correspondiente, vistos de perfil, que se asemeja á la de una esfinge egipcia; la muralla sobre la cual se levanta el torreón, sirve de adorno ó remate á la mencionada figura. Una hendidura de la piedra simula perfectamente Un ojo, y mirando atentamente se da la razón al docto y erudito Bendicho cuando asegura que se distinguen con gran claridad la nariz, la boca, la barba y el cuello. La altura del rostro será de unos diez metros p l Benacantil está hoy casi derruido. Del primitivo castillo levantado por los árabes en la cumbre de! cerro, se conservan algunos calabozos casi inutilizados ya por la acción del tiempo, de la humedad y de la voladura de 709. En uno de esos calabozos, en el cual es muy difícil la entrada por ectar enfangado y resentidos sus muros, se halló hace dos meses un zapato moruno de un tejido fuerte en admirable estado de conservacicn, habida cuenta de la edad que se le supone. En la meseta superior del castillo hay una cisterna que recoge el agua de lluvia, y otra abajo, cerca de la poterna de entrada. El agua de la segunda cisterna se filtra en las piedrecillas del fondo y queda pura y cristalina; su estado de frescura sorprende agradablemente al que va á visitar el castillo y atraído por la sed bebe en la olla de hierro que pende de ¡a cadena colocada en un pescante sobre el broca! La guarnición del castillo se compone en la actualidad de un comandante militar, que es un segundo teniente de Infantería, un cabo y cuatro soldados. ROBERTO DE PALACIO El libro de la semana p L DIABLO C O J U E L O N O T A S Y C O M E N T A RÍOS. N U E V O S D A T O S PARA LA BIOGRAFÍA D E L U I S V E L E Z D E GUEVARA, POR F E L I P E P É R E Z Y GONZÁLEZ. M A D R I D R 1 VADENEYRA, i 9 o 3 UN V O L U M E N EN 8. DE 220 PAGINAS. -DIEZ P E S E T A S En Felipe Pérez se da el caso rarísimo de un erudito verdaderamente popular; todo el mundo le conoce y le estima... pero no nos forjemos ilusiones: no le estiman ni le conocen dencia, y que prosigue, sin cansancio suyo ni del público, en EZ Liberal, son (al menos así lo creemos cuantos tenemos obligación de plumear diariamente) uno de los esfuerzos más grandes y respetables del ingenio nacional, rúes sin perder nunca el carácter y el tono de coplas populares, pasto del vulgo de blusa ó del de levita, que aún tiene peor gusto, tampoco se arrastran jamás por el lodo ni dejan de ser labor noble y honrada de un poeta de verdad. Felipe Pérez es un periodista en verso, pero es también un pceta. La razón de esto, que en el Ateneo llaman fenómeno, la encontramos en el hecho, menos conocido de lo que debiera, de ser Felipe Pérez uno de los escritores españoles más eruditos y más profundamente documentados. Hijo de la gloriosa escuela sevillana, en la cual se conserva la tradición del gusto clásico y cuyos maestros y discípulos viven siempre en pleno Renacimiento, Felipe se parece muchísimo á los grandes poetas humanistas del siglo xvi: todo le interesa, como ler. interesaba á aquellos ilustres varones, y de ahí que fuera de) tiempo que dedica á las coplas diarias, despachadas en un verbo por su insuperable lucilidad, se pasa la vida buscando, rebuscando y encontrando noticias y datos con paciencia frailuna, pero con criterio moderno, consultando, compulsando, comprobando y vacilando mucho antes de establecer una afirmación ó de roturar una de las muchas tierras incógnitas de la crítica histórica. Er. tal sentido, este su último libro referente á Vélez de Guevara, es un verdadero modelo. Serie de artículos de crítica publicados en La Ilustración para reparar errores en una ediciÓR nueva del Diablo Cojuelo, quien la le: con atención hallará en ella cantidad no despreciable de datos y apuntes filológicos, históricos y morales, contribución de verdadera importancia (como ahora se dice) para el estudio de la sociedad de aquella época, hoy añorada por quienes no conocen sus. miserias y malandanzas. Como apéndice al libro, van interesantísimas notas biográficas inéditas acerca del grr. n poeta ecijano, á quien se consideró como émulo de Lope de Vega, aunque siempre fuera su amigo. Con los datos reunidos por Felipe, hay bastante para tener idea de la existencia nada próspera del alegre DE LA í PROYECTO PRÓXIMO A REALIZARSE PRIMERA CASA DE LA GRAN VÍA DE MADRID