Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 4 Benavente se vino abajo por boca de la tía, que es gran autoridad en materias amorosas. ¿Luego el amor no es el sacrificio de una mujer por la felicidad del hombre querido, sino un escándalo entre dos personas? Contesta: ¿que dice de eso el Cancionero de amores de Lustonó? -Pues ese Cancionero dice que la pobre tía tiene ya setenta y cinco años cumplidos. ¡Hombre! ¡Gracias á Dios que han dicho una verdad los poetas! JOSÉ DE ROURE A BC Núm. 68 hablando Canalejas. ¡Qué pico tiene este muchacho! Porque, ya se ve, no es que una sea un vejestorio, pero le ha conocido á Pepito sin pelos en la cara. Parece mentira, ¿eh? porque mire usted que ahora, en el único sitio donde no los tiene es en la lengua. Vaya, me parece que va á arreglarse eso de la obstrucción. (Pausa larga) No, pues no se arregla. ¡Virgen de! Carmen! Si ya está Donato Jiménez, digo, D Nicolás, soltando todo el vozarrón. ¿Qué ha dicho? ¡Ave María! Abominable, odioso, indigno, repugnante. ¡Y Villaverde le devuelve la convidada Pero caballeros, que hay señoras delante. ¡Huy, que se pegan! Yo me voy, vecina. (Sale al pasillo) ¡Atiza, también aquí se están pegando otros dos ¡Y Ranees furioso, trágico! ¡Trág co Ranees! Vecina, aquí va á pasar algo muy gordo. (Vase por la izquierda) MIÉRCOLES. ¡Vaya una tardecita, DDESGRACIA EN UNA FÁBRICA DE LA CALLE DE ATOCHA En el molino de chocolate establecido en la Plaza de Antón Martín, número 58, ocurrió el martes una horrible desgracia. Bajó á la cueva donde funciona el molino un operario llamado Celedonio Montejo, de treinta y seis años, casado. Poco después bajaron otros operarios, sorprendiéndoles un cuadro aterrador. El volante de la máquina giraba á toda velocidad llevando enganchado el cuerpo de Celedonio. Inmediatamente fijé parada la máquina, pero ya tarde; el cuerpo DE E COS SAN LA CARRERA DE JERÓNIMO Ya recobró su fisonomía propia ¿el moderno Mentidero. La política, la literatura, el arte y la chismografía tienen allí campo para la discusión, y escuchando las conversaciones puede formarse idea de algo de lo que pasa. -Afortunadamente, mi mujer es vieja y mis hijas están ya casadas; por eso permitiré entrar en mi domicilio al carbonero. ¡Hombre! -Sí; después de haber visto Manucha, me he convencido de que como seductores no tienen rival los carbo- ¿Y de política? -Pues no hay grandes dificultades: la minoría republicana no accede; no se sabe si podrá votarse el presupuesto; los liberales no han elegido jefe; fuera de ésto, la situación es muy normal. -Había quien se quejaba de que ya la pol. tica no la informa la pasión, y ahora deben estar contentos, porque más pasión que la que se ha desarrollado en las últimas sesiones del Congreso, ni en fuente- Ovejuna. ¿Y que es eso del saneamiento de la moneda? -Pues que parece que las pesetas están inficionadas. -Yo no soy aprensivo, y soy capaz de tragármelas con epidemia y todo. -Si, señor; cuando he cabido que hay maestros de escuela que cobran para ellos solos y 5 céntimos diarios, comprendo que lean muy pocos españoles y que Jos que leen lo hagan mal. -Pues ya verá usted cómo la política económica y desnivelación hace que los maestros continúen mucho peor pagados que los guardias de Orden público. Lo importante es el orden. vecina! D Melquíades primero y luego Maura: como quien dice, una corrida de Beneficencia. ¡Y poquito que me gusta esta yema parlamentaria de Oviedo! ¡Que labia y qué párrafos tan bonitos ¡os de D Melquíades! Parece que se saca cintas de la boca. ¿Ve usted? Como decir no dice cosa mayor, pero la verdad es que gusta como una cosa de magia ó de cinematógrafo. Mire usted: ya les ha llamado á los del banco azul decadentes y atávicos. Sí, sí, qué más quisieras tú sino verte en ese sitio y que te llamasen otro tanto... Habla Maura, y ya tiene usted á los chicos de la mayoría descacharxándose de gusto. Ahora va y Je vende el favor al Gobierno: dice que le apoya resueltamente, y los o t r o s aplauden á rabiar. Ahora compara á Silvela con su difunto cuñado (q. e. p. d. Pero, la verdad, á quien se puede comparar ya con un difunto es al Gobierno Ya ha acabado con el discmso... y cor el Gobierno. ¡Anda, qué ovación! Me parece, vecina, que van á salir ya las mulillas. (Salen los diputados de la mayoi w ovacionando á Maura. COPLAS DE CIEGO Tiros en Fuenterrabía por cosas electorales, tiros en Valencia, y tiros en Santander y en cien parte No me negará el Gobierno que va tirando, carape! ai que con vanas provincias stá en situación tu ante. El martes, por un descuide Villaverde y Salmerón e cambiaron un capón capón... en moral sentido) Después de haberse ofendido rataron en conferencia obrarían con decencia endo al campo del honor ¿Se baten? ¡Ca, no, señor! Lo estorba la Presidencia Los dependientes que piden descanso dominical, á Romero el presidente han estado a visitar. Y mire usted en que días de descanso á hablarle vaní guando los republicanos no le dejan descansarl Al emperador Guillermo, según la prensa pregona, le han extirpado el domingo un tumor de media arroba, y á mi me han sajado el jueves un grano como una bomba. iQué coincidencia! ¡Con bultos lo mejorcito de Europa 1 Para que tengan descanso García Alix y Romero en los papeles chistosos con que animan el Congreso, van á ser sustituidos en sus respectivos puestos por don Emilio Carreras y por don José Mesejo. JUAN PÉREZ -Lo ha dicho un gran genio: es preciso simplificar la Administración, y lo mejor sería dejarla reducida á dos solas EL CUERPO DE CELEDONIO MONTEJO AL PIE DE LA MAQUINA QUE LE DESTROZO oficinas; una, encargada de cobrar las contribuciones; y otra, de repartirlas entre los españoles de) infeliz obrero, enganchado sin duda por las ropas, estaba destrozado y medio desnudo. Cuando se presentó el Juzpor medio de rifas. -No me parece mal. ¿No dicen que España es un país gado, no tuvo que hacer otra cosa que levantar el cadáver de de suerte? pues confiarlo todo al azar: hemos vivido Celedonio Montejo. mucho tiempo del milagro; la lotería es la caja de ahorros de la mayor parte de los españoles; apliquemos, pues, la N EL CONGRESO. IMPRESIONES lotería á la salvación de la patria. E DE LUNES. ¿Qué tenemos hoy? ¡Ah! vamos, lo de siempre; el Sr. Morayta hablando... ¡Quiá, hoy es mucho peor! El Sr. Morayta diciendo chistes de carácter anciano... ¡Uf, qué mal genérico sería el Sr. Morayta! Usted figúrese, vecina, á Cirera haciendo chistes... Y que estss republicanos todos parecen barbas del Español: ¿no ha notado usted el parecido que hay entre Salmerón y Do- -Pues es muy sencillo: entre dos que saben un poco nato Jiménez? No conozco actor ni político de género de francés, traducen una pieza en un acto, buscan un más cavernoso. ¡Ay, que habla Lema, que habla Lemal poeta que sepa hacer los cantables, entre tres ponen la ¡Mírele usted qué coloradito y qué mono está con ese música. Se dan c. en representaciones... bigotito empinado que parece de dulce! ¡Y qué cosas- -No siga usted, eso sucedía antes: hoy hacen la obra dice! Que D Gumersindo iba al frente de una partida entre cinco, y la silbamos entre todos: la literatura Me- de republicanos con garrotes... Vamos, también Lema neses ha pasado de moda, y el público exige que los auto- se siente chistoso... Jesús, hija, bien dicen que éstas son res dramáticos lo sean; y por ahora, el matute literario las Cortes del género chico. Ea, por hoy se acabó. se ha desacreditado por completo. Vamos camino de que Adiós, S r Suárez Jnclán, que usted divierta mucho á no se pueda pasar por autor sin serlo, y es justo; no ha- los maceres combatiendo el presupuesto de guerra. ¡Esa bía razón para que el trabajo intelectual fuese el único batalla me parece que no la pierde ningún generall que pasaba, siendo falsificado. MARTES. ¡Si llego un minuto más tarde me quedo- -Pues ya ve usted lo que ha dado de si. sin oir á Nocedal! Ya verá usted cómo éste los mete á- -Sí, señor; pero el que circule una moneda falsa por todos en danza. ¿No lo dije? ¡Pero qué saladísimo es! la incuria de los que la reciben, no demuestra que sea Ya ha citado á Moret, á Canalejas, á Maura... Este de ley. hombre es capaz de citar á D Tancredo y hacer que el hombre- estatua se baje del pedestal á contestarle. Dice- -Pero hombre, si no piensas pagarle al sastre para que así cumple los compromisos adquiridos con sus elecqué has regateado tanto la ropa? tores. ¡Valientes guasones deben de ser, cuando compro- -Por conciencia; para que pierda menos el pobrecillo. meten á Nocedal á que anime el espectáculo éste! ¿Ve usted? Si este Nocedal es la purga de Benito. Ya esta JUAN VALERO D E TORNOS -Efectivamente, el mundo marcha: el Cid correría delante de cualquier chulo que tuviera un revólver; Justrniano no serviría para registrador de la propiedad; Heliogábalo no entendería el menú de Fornos; y Cleopatra envidiaría la residencia de cualquier señorita galante. UNA SEÑORA PARLAMENTARIA BURLA BURLANDO 7 nte un Tribun el acusado ambicionaba la herencia de su tía y víctima del crimen que cometió. Ved, señores jurados, que si hubiera reflexionado un poco, no hubiera sido más que cuestión de tener un poco de paciencia para heredar, porque la infeliz muerta tenía mucha afición á pasear en lo a tranvías de Madrid. un i mi mi Mlll l- -IMlruill ll MI Hmnariffii iiumiinim niF- niin MiijnB- iininiwimni n TM