Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 6 y ABC Una mosca cogida por las alas ptiede levantar fácilmente una cerilla de madera. Si un hombre pudiese rea- VERDADES Y MENTIRAS corpulencia no está La ni mucho menos. Si en razón directa de la fuerza, los insectos no desarrollaran con sus casi invisibles músculos más que h fuerza proporcionada, por sus dimensiones, á la que desarrollan los músculos del hombre, los riesgos que corren al moverse entre los reyes d: la creación se multiplicarían al infinito. Para dar idea exacta de lo que es la fuerza de los insectos, bascarán los ejemplo gráficos que á continuación insertamos. Si un hombre pudiera saltar sin trabajo una altura de trescientos metros (un salto por encima de la torre Eiffi l) ALMANAQUE MEMORÁNDUM JWIARTES 10 San Andrés Avelino, confesor; Santa Testisa, solitaria; Santos Justo, Probo y Monitor, obispos. La Misa y Oficio Divino son de San Andrés Avelino. Rito, doble; color, blanco. Cuarenta horas: Parroquia de San Martín. c $3 Ferias en Estella, Arándiga, Lascuarre, Puebla de Castre y Murviedro. 1808. Batalla de Espinosa de los Monteros. El día dura diez horas y once minutos. Luna menguante (J; á las 5 22 minutos de la mañana en Leo. T A 1 ERC 0 LES 1 1 San Martín, obispo y confesor; San Menas, soldado y mártir; San Venancio, obispo, y los Santos Valentino, Feliciano y otros, mártires. La Misa y Oficio Divino son de San Martín. Rito, doble; color, blanco. Cnarenta horas: Parroquia de San Martín. t í Tirada de ánades en la Albufera. 1794 Clausura del Club de los Jacobinos. El día dura diez horas y siete minutos. UEVES 11 San Millán, monje; San Diego de Alcalá, con- -fesor; San Martín, papa y mártir. La Misa y Oficio Divino son de San Martín. Rito, doble; color, blanco. Cuarenta horas: Parroquia de San Millán. SML Feria en Plasencia, Milmorca y Orihuela. Mercado de ganados en Lérida. Cumpleaños de la Infanta doña María Teresa. i863. Es fusilado en Méjico D. Ignacio Comanfor, presidente de la República. El día dura diez horas y cinco minutos. lizar el mismo proporcionado esfuerzo, cantaría una J viga de ocho metros y medio de largo por cuarenta centímetros de lado. Sueltos diversos 1- 1 emos recibido la visita del coronel retirado D. Ignacio d e Torres, que en nombre de sus compañeros nos ha dado las gracias por lo que A B C ha publicado en favor de tan respetable clase. Por ser justa su causa no hemos hecho más que cumplir un deber, como lo haremos en toda ocasión. a Asociación de Caridad Escolar celebrará Junta general hoy martes á las seis de la tarde, en su domicilio, Barco, 24. Se ruega a los señores socios su asistencia. No se devuelven los originales IMPRENTA I E BLANCO NEGRO Kl TM Xi f fr Medicamento de Familias Q orlos Ministerios de NUESTROS CONCURSOS CORRESPONDENCIA PARTICULAR no haría más que repetir el tour de forcé que realiza la pulga, que llega á saltar hasta doscientas veces su altura. Medtna- Tllíoa. -MADRID. -Han de ser los dos. T JV. -LUCAR. -Si. X. S. -BILBAO. -Aténgase a las bases del Concurso Toda clase de Vómitos y Diarreas. en niños y adulto; se curan pronto y bien tos de Bismuto y Gerio de Vivas Pérez. Asi lo afirman indiscutibles autoridades médicas. De venia en todas las farmacias más acreditadas del mundo con los Salicila- 72 BIBLIOTECA DE A B C Jó miró para abajo y oprimió la manecilla; al mismo tiempo bajó el cilindro. La inmensa esfera flotaba libre sobre el techo de la estación. Los marcianos embarcados y los de la sala agitaron manos y pañuelos saludándose mutuamente. Conteniendo la respiración, seguían los exploradores el admirable y grandioso espectáculo, que en nada se semejaba al ascenso de un globo. Les parecía á los hombres que la inmensa mole flotante debía aniquilarlos al instante mismo. Durante los primeros segundos, apenas se notaba movimiento alguno del barco, pues la desviación de la órbita terrestre, que es de tres milímetros en el primer segundo, llega á los diez segundos solamente á treinta centímetros. Pero transcurrido un minuto, la distancia se elevaba á once metros. La esfera pasó el margen de la galería y flotaba libre sobre la inmensa profundidad á 6.3oo kilómetros de la Tierra. Los mismos expertos aeronautas alemanes se sintieron invadidos por una sensación de angustia al ver pasar el barco lentamente por encima del precipicio sin ninguna fuerza impulsora aparente. La distancia crecía notablemente. A los dos minutos distaba cuarenta y cuatro; á los tres, cien metros, y poco á poco iban desapareciendo los paños flotantes. En dirección exacta de los rayos solares, con suave inclinación hacia abajo, pegado á la sombra del anillo- -in ¡sible en el espacio, -caminaba el buque. La esfera disminuía visiblemente en tamaño; transcurridos diez minutos, fe habí? alejado á 1.1 00 metros. -Ya no nos queda nada que ver aquí- -dijo Tiil á Saltner. -Si le place á usted, echaremos una mirada sobre la Tierra al través de nuestro aparato grande. ¿Durante cuánto tiempo queda visible el Cometa? -preguntó Grunthe. -Con el telescopio- -contestó Tiil- -podemos verle hasta que haga disparos directivos y pase por la sombra de la Tierra. Según me dijo Jó, intenta nacerlo á 1.000 kilómetros de aquí, ó sea dentro de unas cinco horas. Después, naturalmente, se alejará con una velocidad extrema, pues se desvía de la órbita de la Tierra. ¿Pucdz v r s e desde aquí el disparo de los tiros? -De c- o r. c puede verse nada. Ahora z enseñaré algo de interés mivor y irted me explicará varias cosac. En el interior de la parte baja del anillo s: encontró la pe- -De ninguna manera, -contestó Tiil. -El amor de los nume deja siempre libre, -dijo Lá. -Y si tú me amas... -Como aman los nume. Y debes saber que cuando lo hacen, á nadie le importa más que á ellos mismos, y que... N o sé decirlo bien en alemán... -En marciano no lo entenderé seguramente, pero sé... -y Saltner llevó la mano de ella á sus labios- -sé que tú... Sus elocuentes palabras de cariño fueron interrumpidas por Tiil, que se aproximaba. -Si queremos echar una mirada sobre el barco antes de partir- -dijo, -es hora. ¿Ya? -exclamó Lá. -Aún no hemos visto la Tierra al través de telescopio. -Podemos hacerlo antes de regresar al Polo. -Pero entonces tal vez será de noche en Alemania- -dijo Saltner; -siempre quisiera... -De ni iguna manera- -contestó ftil. -En media hora estaremos de vuelta, y entonces serán en su país las tres y cuarto... Pero jdémonos prisa ahoral 43