Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MERO 67. CRÓNICA BISEMANAL ILUSTRADA. Sé MADRID, so DE NOVBRE. DE i9o3 NÚMERO SUELTO, 10 CÉNTS 8 SOPORTE DEL EJE EXTERIOR DE LA HÉLICE DE BABOR FUKE 1 HO EN EL FERROL PARA EL CRUCERO EN CONSTRUCCIÓN NUEVO REINA REGENTE fot. P. Bey Con cerrar todos los establecimientos, incluso las ta- de vivir con su hija y provocando la indignación de su INDUSTRIA ESPAÑOLA bernas, se conseguirá poco si no están abiertos los mu- padre, que fue tan cruel con ella, que no la permitió vtr onstrúyese en Ferrol el crucero Nuevo T eina T egenle. seos, las bibliotecas, los teatros y los centros de recreo e! cadáver de su madre. Recientemente se ha construido el soporte del eje exte- honesto donde puede hallarse cultura. La luna de miel déla condesa de Lonvay en sus segunrior de la hélice de babor que ha de llevar el nuevo iarco das nupcias ha sido muy corta, y á los sufrimientos mode guerra. Es una pieza hermosa que honra á los talleres rales han sucedido los padecimientos físicos que ponen que la han fundido y también á la industria española. Basta en peligro su existencia. Para asistir días pasados á 3 a decir para justificar este aserto que es una de las piezas maPOR ESAS CORTES misa de cabo de año que en sufragio del alma de su mayores que hasta ahora se han fundido en España. El soporte N una sentidísima elegía que el gran poeta D Juan dre, la reina Enriqueta, hacían decir en Lucerna sus próen cuestión es de bronce, y su peso total es de once tonelaNicasío Gallego consagró á la muerte de la reina ximos parientes los condes de Flandes, se hizo conducir das Se fundió el día 3o del pasado mes de Octubre. doña Josefa Amalia, tercera esposa de Fernando VIJ, á la iglesia en tina silla de manos. decía que ni para ía muerte ni para el dolor era más seCuando volvió al hotel donde se hospeda había emgura la morada excelsa que la infeliz cabana. peorado, y los médicos que la asisten han declarado que Tenía razón el sublime cantor del Dos de Mayo, y sería muy peligroso trasladarla á su casa de Austria. A B C es partidario resuelto de esta reforma en durante el pasado siglo hemos visto grandes infortunios El emperador Francisco José, que fue su padre polínuestras costumbres. En esta casa se ha practicado siem- de personas augustas. La desventurada emperatriz Car- tico, se interesa mucho por ella; pero su padre el rey pre el descanso dominical. En nuestro propósito deci- lota dz Méjico nos ofrece un ejemplo de las grandes Leopoldo continúa siendo implacable y no quiere recibir dido de hacer diaria esta publicación, claro es que el desventuras humanas; y en la misma familia real de Bél- noticias suyas. Y es que el soberano de Austria, como proyecto de ley que se discute en las Cortes nos afecta. gica, á la cual pertenece la viuda del infortunado Maxi- hombre que ha sufrido mucho en este mundo, simpatiza Sin embargo, declaramos que nuestro voto es favorable miliano, hay otra dama á la que la desgracia persigue de con las desventuras; y el Rey de los belgas, que sólo se á esa ley, sí, como se cree, impone el descanso á la un modo implacable. ha ocupado de pasar lo más agradablemente posible la Prensa. El obrero intelectual necesita, como el manual, un Es la condesa de Lonvay, hija del rey Leopoldo y es- vida, tiene el egoísmo de Jas personas dichosas, que se reposo que le sirva para reparar sus fuerzas, gastadas posa que fue del archiduque Rodolfo, heredero de la alejan de todo lo que pueda proporcionarles una pena. en la tarea diaria. corona imperial de Austria. Se casó enamorada, y ni un La Reina de Grecia, que ha estado algo enferma, ha Pero nuestra conformidad, nuestra adhesión á dicha solo momento vio su amor correspondido. Su marido mejorado notablemente, y el rey Carlos de Rumania se ley no llega al punto extremo que desean algunos legis- no fue para ella más que el esposo oficial, y en su hogar ha agravado en su dolencia, causando las mayores inquieladores. Él descanso dominical no puede imponerse á no reinó nunca la ventura. Mi mujer no me ama- -dice tudes á su esposa, la interesante soberana que ha hecho todas las clases, á todos los oficios, á todas las industrias, Yorik, contando sus desventuras á Shakespeare, en el tan simpático el nombre de Carmen Sylva. porque hay servicios de los cuales no puede prescindirse hermoso drama de Tamayo. ¿Concibes desventura maLa emperatriz Eugenia pasará, como de costumbre, ei y hay labores para las que una interrupción significa que- yor? Pues ¡a hay todavía: mi mujer ama á otro. invierno en su quinta de Cap Martin, buscando bajo el brantos que el Estado ni nadie puede indemnizar. Lo mismo podía decir la archiduquesa Estefanía. Su cíelo azul del Mediodía los rayos de sol que alegren las Descanso para todos: dominical para unos, semanal esposo no! a amaba y daba su corazón y su cariño á tristezas del otoño de su vida, que fue tan deslumbradora para otros. Esta, á nuestro juicio, debe ser la doctrina. otras mujeres. Todos los días llevaba á su casa el perfu- y feliz en su primavera. No vayamos, huyendo de una exageración, á incurrir me favorito de la que reinaba en su alma. Una de sus No son los más felices los que han subido más alto, y en otra también muy temible. La ociosidad es madre amantes le llevó al suicidio, y la tragedia de Meyerling á poco que nos fijemos en las grandezas- humanas, comde todos los viciosa, dice una antigua y sabia máxima, y extendió por el mundo las desventuras conyugales de prenderemos la gran verdad que encierran aquellos veren España, donde tan poco se ha hecho en materia de la esposa de! heredero de la corona de Austria. sos que escribió Metastasio en italiano, y que traducidos costumbres (de buenas costumbres, se entiende) es muy Se encerró en su dolor y pasó en la mayor austeridad en un hermoso terceto español por Ventura de la Vega, fácil que surja un mal, si la ley del descanso dominical se los primeros años de su viudez, hasta que, joven toda- dicen así: llevase con tanto rigor que obligase á cerrar ios centros vía y buscando la dicha que tan implacablemente la haSi en la frente dei hombre sz leyeran donde los que descansen pueden hallar distracción cuita bía negado el destino, se volvió á casar, entregando su escritos los afanes de su pecho, que les ilustre ó, por lo menos, les aparte de caminos corazón á otro hombre, y perdiendo, a! realizar e! nue ¡cuántos que envidia dan, lástima dieran! peligroso? vo enlace, su posición en la corte de Austria, el derecho KASABAL E El descanso dominical