Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 66 POR LOS M A I Z A L E S ABC Pág. 7 l- -i 1 maíz, esas rojizas panochas adorno de los enhiestos cañaverales que cierne el viento aJ par que se entrechocan, es una planta humilde que crece en las tierras más pobres, en las que nada parece poder brotar; sirve de valladar ol huerto unas veces, pero siempre es una planta útil, pródiga, que encierra en sus granos el azúcar, el alcohol, alimento para el ganado, pan para el hombre y aun golosinas. En Castilla no se le da importancia al maíz; hay poco en la tierra donde con tal exuberancia se produce el trigo. En las Vascongadas, en Galicia, en Asturias, en Valencia y en Aragón el maíz es el compañero, el auxilio, el sostén del pobre y uno de los patrimonios del más favorecido por la suerte. La recolección del maíz se hace después de la vendimia. Aún no cuzzz el dulce mosto en las tinajas y en los conos; el labrador que ha dejado las viñas no hace mucho, va á T el maíz se hace pan en Asturias y en Galicia, donde se conoce por borona. En las Vascongadas hacen unas tortitas muy delgadas y muy tostadas entre dos hierros ardientes y las comen recién sacadas. 1 UN SECADERO (ÍDE ALTURA Del maíz reducido á blanca harina hacen en Aragón las sabrosas farinetas con apaños de tocino frito, etc. etc. Las flores de maíz se hacen echando los granos frescos espolvoreados de sal en una DESCARGANDO LAS MAZORCAS EN LA ERA los maizales, donde las áureas panochas se elevan en lo alto de las cañas esperando que la mano de) hombre las siegue. Un ejército de hombres, mujeres y mozuelos invade los maizales; su paso se marca bien pronto. Los erguidos y secos esqueletos van quedando sin cabeza. Los trabajadores arrancan las mazorcas á mano y las echan en roscaderos ó en espuertas; fuera aguardan los carros que las cargan y las transporian á las eras, Y allí, una vez descargadas, fórmanlas en montones, en torno de los cuales se sientan mujeres y chicos para despinochar las mazorcas, es decir, para quitarles las hojas que las envuelven á modo de cucurucho. Limpias ya las mazorcas, pasan á manos de las ralladoras, jornaleras que ejecutan su trabajo en un lugar previamente escogido de las mismas eras ó en los graneros; si es en las eras, después de desgranadas las panochas se limpian de impurezas aventándolas. Las ralladoras se colocan en línea delante de las amontonadas panochas de maíz; GRUPO DE CASQUERAS EN MARCHA Fotografías Urbano sartén, que se tapa á fin de que no se salgan fuera al saltar, y que se pone sobre una lumbre muy viva; los granos se abren al tostarse y adquieren un color muy blanco por la superficie abierta en forma de pétalos, y tienen un sabor muy agradable. PEDRO LABRADOR f f f JV; -V BURLA BURLANDO e vuelta de) cementerio. ¿Qué le ha llevado usted á su difunto este año? -Yo una planta de ruda. -Jesús, jqué feo es eso! -Ay, sí; pero si viera usted qué buena es para el estómago. t CURIOSIDADES i p n las diversas embajadas de Pekín, y en previsión de horribles bloqueos, se han estableci do estaciones de telégrafo sin hilos. Tjpl Gobierno ruso ha resuelto que en lo sucesivo los reos de delitos políticos sean expul sados del territorio. UN PORCADOR Y LAS RALLADORAS p n Madrid se fabrican y consumen 200.000 kilogramos de pan cada día, que suponen un sentadas sobre los talones desgranan con agilidad pasmosa de manos y arrojan atrás el gasto de 84.000 pesetas por lo menos. núcleo, el corazón áz la mazorca. T n 1902 se han cosechado en el mundo j 32.275.ooo hectolitros de vino, ocupando España el tercer lugar de la escala. Detrás de las ralladoras están los porgadores. que recogen el maíz ya desgranado y lo hacen removerse y saltar en el cedazo; después los aventadores lo apalean levantán J rey de Inglaterra va á publicar un libro de sus impresiones de viaje. dolo bien, y ya está el grano en disposición de ser llevado en talegos al granero. O e ha inaugurado en Ginebra una estatua de Miguel Servet, quemado allí hace trescientos Los frutos del campo suelen dar para todos: unos se aprovechan de ellos en mayor sesenta años por los calvinistas. medida que los otros. Y así como tras la siega del trigo vienen las espigadoras para V on las veinticuatro figuras- -no letras- -de nuestro alfabeto se pueden hacer ó sean 620 trilíones, 448.40 J billones, 733.439 millones, recoger de entre terrones y pajas los granos y las espigas que nadie se cuidó de lle- 620.448.40 j j 33.439.360.000 var, y después de vendimiadas las cepas hay quien encuentra racimos que cortar, y en 36o.ooo combinaciones diferentes l número de lynchamientos ascendía á 200 hace unos diez años, y en j 902 hu la recolección de la aceituna nunca faltan al pie del árbol ó entre la tierra algunos bo 96. frutos que no se cuidó de recoger el trabajador, en la recolección del maíz no faltan ü l Gobierno de Noruega ha creado un Banco obrero que auxiliará á los trabajadores en esas pobres mujeres que en Aragón llaman casqueras, las cuales se ofrecen á despino- caso de enfermedad y les prestará cantidades para la compra de muebles y útiles. char, á veces sin más remuneración que las pinocheras, los cogollos de hojas que enCegún una estadística, los extranjeros vienen á gastar al año en Suiza unos 1 28 millones de vuelven á las mazorcas. pesetas. Y con los fardos de pinocheras sobre la cabeza regresan luego del maizal y recorren C n Caix (Francia) ha muerto un viejo de noventa años que deja 160 descendientes entre hijos, nietos, biznietos y tataranietos. las calles repitiendo á menudo: e n Nueva York se ha constituido una Liga contra los estribillos, ó mejor contra las latas- ¿Cuála me compra pinocheras, cudla? populares. Y el producto de estas pinocheras, la muelle lana, el finísimo y cómodo duvet que Actualmente esta muy en boga una canción la Jíiawatha, y los compra y usa el pobre para llenar los jergones, les sirve á esas humildes trabajadoras miembros de la Liga se han comprometido á node café- concierto llamadano bailar con acomtararearla ni silbarla, á para vivir una parte del año. pañamiento de esta canción, á no visitar las casas en que sobre el piano esté la partitura de Otro de los que se aprovechan de algo que no utilizan los dueños de los maizales es ella, y á abandonar el baile, el teatro, el concierto, ó cualquier otro lugar en el momento en el fematero, que, caballero en su burra, llega á las eras y carga todos los corazones que que suenen las primeras notas de la Jíiawatha. tiraron as ralladoras. Y lo mismo piensa hacer la Liga con los estribillos sucesivos. E