Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿á quién votar a usted para jefe de los liberales, y á quién para jefe de los conservadores? BASES DEL CONCURSO 1. El lector puede designar libremente las personas que, á su juicio, deberían ser investidas con los cargos de jefes de los partidos liberal y conservador respectivamente. 2. a Ambos nombres deberán escribirse con toda ekiidad en el boletín que insertamos al pie de estas líneas, y en el cual se deberá consignar dos veces, como su texto lo indica, la firma y señas del domicilio del votante. 3. a Este boletín deberá pegarse en una tarjeta postal franqueada y dirigida al Director de A B C Serrano, 55, Madrid. 4. a Cada lector sólo podrá enviar una tarjeta con su voto. Prevenimos á los que pensaran enviar varias, que de las que lleguen con la misma firma sólo será válida una, inutilizándose todas las demás. 5. a Las personas cuyos nombres figuren en la candidatura, deberán ser españoles y vivir en la actualidad. Serán inutilizados los boletines en que figuren nombres de personas en cuya designación haya manifiesto propósito de broma ó mortificación. 0. a Las tarjetas se recibirán hasta el día 20 de Noviembre. Las que lleguen á nuestro poder después de esa fecha quedarán excluidas del Concurso. 7. a El día 21 de Noviembre se procederá al escrutinio ante un Notario de esta Corte, publicándose el resultado de la operación en el número de A B C correspondiente al 24 del mismo mes. 8. v El premio, que consistirá en UN O B J E T O D E A R T E será concedido al firmante de la postal que haya dado los nombres que resulten con mayoría de votos para los cargos de jefe del partido liberal y ¡efe del partido conservador respeetixameute, de no haber más que una tarjeta en estas condiciones; y si hubiese varios votantes en el mismo caso, se procederá al sorteo ante Notario, para que la suerte designe al que haya de ser agraciado con el premio. He aquí el boletín que debe acompañar á las tarjetas: CONCURSO DE A B C LAS JEFATURAS POLÍTICAS VOTO Á D PARA Jl- Ffc DEI PARTIDO LIBERAL. I IRMA CONCURSO DE A B C SEÑAS El estado actual de los partidos monárquicos, que á tantas discusiones da origen y tal confusión produce en los ánimos, justifica la celebración del presente Concurso de A B C, Concurso que hace tiempo teníamos pensado, y que por no haber terminado hasta el número anterior el de la Lotería, no hemos ¡olido anunciar antes, pues forma parte de la serie que comenzamos con el plebiscito para que el voto de nuestros lectores designara un Ministerio Nacional, y con el que antes publicamos para saber quiénes eran, á juicio de nuestro público, el mejor literato, el mejor músico, el mejor político, etc. etc. Queda convocado, pues, el Concurso que hoy formulamos con la siguiente pregunta: VOIOÁD PARA JEFE DEL PARTIDO CONSERVADOR. HRMA SEÑAS Dada la desorganización de partidos conservador y li- NOTA. -Como se marca en el presente Boletín, los votantes de este Certamen deberán firmar y poner sus señas las dos veces indicadas. VEGETAL AZGAR REFORMADO LO MEJOR PARA EL PELO. ES PROBADO QUE EVITA r, A CAÍ A DEL CABELLO Y ME HACE BROTAR. DE VE 5 ÍTA DROGUERÍAS Y PERFUMERÍAS 164 BIBLIOTECA DE A B C ENTRE DOS PLANETAS 101 señal dada, tuvieron que volver á colocarse otra vez en los departamentos laterales. El coche había alcanzado su mayor velocidad y llevaba i ecorrido más de la mitad del trayecto. Ahora se trataba de disminuir la velocidad y graduarla, á fin de que llegara á pararse el coche exactamente dentro del anillo. Esto se efectuaba por medio de la atracción de la Tierra, que volvía á funcionar, aunque á tales alturas no conservara la misma fuerza que en el Polo, sino que resultaba débil como en Marte, y en el anillo representaba solamente la cuarta parte de fuerza que en el Polo. El coche se parecía á un cuerpo lanzado á lo alto con gran velocidad y que llega á aproximarse con velocidad decreciente al punto más elevado de su carrera. El suelo del coche tenía, por lo tanto, que volver á encaminarse en dirección á la Tierra; esta rotación era lo que esperaban los pasajeros colocados en sus aparatos y á obscuras. Durante el resto del viaje podían moverse libremente; tan sólo poco antes de la llegada volvían á servir aquellos instrumentos de precaución para regular la parada del coche en el momento oportuno. Había que recorrer el último trozo de camino con una velocidad siempre igual y no muy acelerada, y para conseguir este fin era necesario hacer el trayecto en abarie, sin peso alguno, hasta que repuesta nuevamente la gravedad, en el último segundo paraba el coche. La parada del coche apenas se notó; se efectuaba gradualmente. Lo recibió la ved protectora mientras se sujetaba el vehículo; después cayó la red y se abrió la puerta del fondo. Antes de bajar, todos los viajeros se proveyeron de gafas obscuras; en tales alturas ninguna atmósfera suavizaba la luz solar, que caía con toda su fuerza y hacía parecer á todos los objetos cubiertos de un brillo deslumbrador; en cambio, las sombras se destacaban en un profundo negro de ébano. Los viajeros salieron á la galería central del anillo que atravesaron los marcianos, dirigiéndose en seguida á la puerta, cuyo rótulo decía: Vel lo Nu (barco á Marte) para llegar á la galería superior donde se hallaba el buque; pero Hií y Ld condujeron á Grunrhe y Saltner primeramente por otra puerta á la galería inferior, que corría alrededor del anillo por su parte exterior. Otra galería semejante se hallaba en el interior y contenía los aparatos que dominaban el campo abar; además se encontraban tes oficinas de los ingenieros en esta parte del anillo. Para llegar vaban al techo, volviendo á descender con otro golpecito; también se quedaban durante algún tiempo suspensos en e! aire sin apoyo de ninguna especie. Saltner hubiera querido hacer otro tanto, pero Lá le instó que aún no abandonara su aparato, pues se necesitaban largos ejercicios antes de llegar á moverse hábilmente faltando la gravedad en absoluto. En cambio ella convidó á un bailecito á dos señoras que hacían la travesía, y pronto se movían las tres graciosas figuras por el salón con las manos entrelazadas. Con sus largos velos ...y pronto se movían las tres graciosas Ijguras por el salón.