Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S ¿MADRID, 3 DE MERQ 65. CRONICA BISEMANAL ILUSTRADA. La cuestión de Marruecos 1 a cuestión de Marruecos va agravándose de día en día. El caduco Imperio mogrebino parece próximo á recibir un golpe da muerte por parte de los rebeldes, los cuales van á hacer inevitable la intervención de Francia. Nuestros vecinos han movilizado las considerables fuerzas militares que han llevado á la frontera de Argelia en previsión de los sucesos que puedan desarrollarse y de evitar una agresión inesperada, como también la violación del territorio argelino. Un cuerpo de ejército de tres mil hombres, al mando del general O Connor, está acampado cerca de Kudja, y otio hay en Port- Say (situado en el valle del Kiss (Adjerud) á un kilómetro próximamente de la frontera de Argelia. Los imperiales, temerosos de que los rebeldes los venzan una vez más, procuran aproximarse cuanto pueden al abrigo de las tropas francesas. Todo el Imperio está invadido por la rebelión, y por donde quiera que pasan los soldados del Sultán encuentran enemigos. En el Riff se organiza un verdadero ejército para ayudar al famoso Roghi que, con tal refuerzo, acabará de exterminar á iodos los soldados del emperador marroquí, dispersos y aislados en la región oriental y sin barruntos de que pueda llegarles auxilio El Emperador creé que cortando la cabeza á la multitud de prisioneros que, á manera de compensación por las derrotas que sufren, cogen sus soldados, va á cortener el inmenso movimien o progresivo de la rebelión. Y lo que hace así es irritar más á las kabilas. La desgracia acompaña á los imperiales; no hace mucho adquirió el Gobierno del Sultán tres cañones Maxim de tiro rápido, y de esas tres armas una reventó en las pruebas que se hacían, matando á varios artilleros. público en la obra refundida, y no es así, como asimismo la presencia de los Reyes Católicos al final de la comedia. Entiendo que ambos cortes son prudentes, contra la opinión de los que tal cosa censuran. La obra, humanamente, termina con la venganza justa y reparadora del pueblo; ¿qué mayores pruebas, ni qué superiores garantías son necesarias para afirmar ante el poder supremo la vazón, el espíritu de justicia que asiste a todo aquel vecindario? Basta sorprenderle en su actitud, adivinarle en su rara unanimidad, en la comunidad de pensamientos, en aquellos reflejos de verdad que brotan de las palabras de todo un pueblo. No es necesario someterle al martirio en algunos de sus individuos. ¿Para qué arrancar violentamente un secreto que no se oculta, antes al contrario, que se proclama gozoso por todos? A la obra, escénicamente, no lz son necesarias mayores prolongaciones; queda en pie su pensamiento capital, su esencia saludable, y esto es lo que principalmente han cuidado y conseguido los distinguidos escritores. Díaz de Mendoza no sólo ha conseguido un triunfo NOYBRE. DE i 9 o3 NÚMERO SUELTO, 10 CÉNTS. 3 ¡Y gracias á Dios que se me ha presentado ocasión de aplaudir, y de aplaudir sin reservas mentales ni benevolencias de caridad! Luis GABALDÓN COSAS DE FUERA N OCHES DE ESTRENO: EN EL TEATRO ESPAÑOL. brandes puntos dr semeLA -janza tiene con El Alcalde de Zalamea la c o m e d i a d e L o p e Fuente- Ovejuna, refrescada por los distinguidos escritores Bueno y Valle- lnclán. En la obra de Lope, como en la de Calderón, triunfa el pueblo, impone sus arrogancias, arrolla y derrumba con su suprema autoridad lo tiránico, lo absurdo, lo monstruoso. En una y en otra el poder de la realeza se detiene sorprendido ante el espíritu de justicia, por el que ruge una multitud dueña y señora de sus actos. Corre por estas dos poderosas creaciones una fecunda savia democrática, una reparadora y equitativa corriente que sanea y vigoriza las almas. Quizás por esta condición, Bueno y Valle- Inclán han detenido su vista, en su viaje explorador por el teatro clásico, ante Fuente- Ovejuna, con preferencia á otra comedia. Más seducidos por la tendencia que por la misma concepción poética de la obra, Bueno y Valle- Inclán, dando una notoria prueba de buen gusto, acometieron el empeño de remozar con atinados cortes y necesarias supresiones la obra de nuestro más preclaro ingenio. Y así se comprende; Fuente- Ovejuna, por su entraña, por su médula, palpitará constantemente en todos los públicos, antiguos y modernos, porque eterno será el problema, constante la lucha entre los dos poderes, con las naturales diferencias del tiempo y bajo más prudentes disfraces. Que la obra de Lope no era tenida como una de sus mejores producciones, en el sentido de faltarle la característica que constituye todo su teatro, lo prueba que, entre otros, Hartzenbusch, gran enamorado de Fray Félix, la coloca por su categoría entre las últimas producciones del poeta, reconstruyendo con algún trabajo el original. No falta quien haya puesto distingos á la empresa realizada por Bueno y Valle- lnclán, principalmente por haber suprimido en el último acto la escena del tormento, que algunos suponen se verifica plásticamente ante el A Prensa francesa se divide actualmente en dos grandes secciones, de tendencias más que opuestas. Una consagrada sin perder minuto á decir que allí todo está corrompido y pestilente, sin que remedio humano pueda sanearlo de ninguna suerte, ni siquiera la divina Providencia, en quien creen á machamartillo las hojas que tales horrores propalan. Otra, desarrolla actividad igual para demostrar que aquella patria jamás estuvo ni fue tan próspera y floreciente y digna como desde el instante en que M Combes empuñó las consabidas riendas. M Mirbeau, periodista virulento que conoce el arte de graduar su cólera y que, sobre todo, hace que ésta resulte lo más retórica posible, estuvo hace pocos días en Viena para asistir á la representación de una de sus comedias. M Mirbeau, como escritor militante, pertenece á una de las secciones mencionadas, y creyó oportuno trabajar por fuera en pro de su grupo y de los que lo forman. Para lograrlo no encontró nada más prudente que abocarse con un repórter vienes, declarándole de buenas á primeras que Napoleón no había sido otra cosa, durante el transcurso de su vida toda, que un imbécil cacoquimio; ¿por qué? porque la sección contraria profesa el culto d Napoleón y de cuanto circunda su memoria. El reciente viaje de los reyes de Italia á Francia ha estado á punto de ocasionar un conflicto, y de los más formidables, entre las dos naciones vecinas nuestras; la Prensa gubernamental (sección segunda) puso el grito, no en el cielo, pues es sabido que no cree en cosas tales, ciño en la región de las nieves perpetuas, todo porque los soberanos se arrodillaron Tot Kaiou, i emitida pox el Sr. IUtwagen TROPAS IMPERIALES DEL SULTÁN en los Inválidos ante el seT I E N D A D E LC H N T R O E S L A D E LP R Í N C I P E S I D 1 R K A I N A pulcro del Emperador en su admirable encarnación del alcalde de Fuente- OveEn verdad que no se descubre á primera vista por qué juna, que también lo merece como director de escena, semejante cólera por el hecho, naturahsimo y humano, colocando con propiedad aquellas masas que se mueven, de arrodillarse ante un sepulcro. Colocado el homse agitan como en propio ambiente de la vida. No es bre- -no precisamente en el centro del universo, -como aquél el eterno pegote de una comparseria indocumentada, decía un profesor de matemáticas que yo tuve, sino en dócil pelotón que engendra movimientos sin conciencia; el propio disoaradero, es capaz de ejecutar los mavores es, efectivamente, un pueblo animado y viril que produce desatinos. la impresión determinada y emocionante de lo verdadero. Carneggie, el archimillonario norteamericano, ha acenMaría Guerrero, á quien las pastosidades de su voz tuado ahora el desconcierto entre las dos agrupaciones llena y sonora imprimen en los necesarios instantes los con su libro L Empire des affaires. Asegura Carneggie que hondos acentos de la tragedia, interpretó con supremo la Francia no va mal sino que muy al contrario, su país, arte el papel de Laurencia. los Estados Unidos de la América del Norte, no tendrá Casi todo, en la representación de Fuente- Ovejuna, más remedio que imitarla en muchos respectos, y sus dejó satisfecho al más descontentadizo. palabras han sido causa de que los nacionalistas estén gritando no menos recio que los gubernamentales, cuan ¡Lástima que las decoraciones, indispensable factor y do Víctor Manuel 11 y la reina Elena juzgaron inofencomplemento de la obra teatral, no respondieran al exsivo ponerse de rodillas en los Inválidos. quisito cuidado que como director escénico pusiera en los demás detalles Díaz de Mendoza! Aquellos telones Y la indignación reviste caracteres más agudos porque no responden, ni con mucho, al conjunto, donde no pueCarneggie entona un himno, acompañado con lira de auden señalarse más que aciertos. ríferas cuerdas naturalmente, á la memoria del difunto A continuación de Fuente- Ovejuna se estrenó Por qué Félix Faure, cuya carrera fue maravillosa á pesar de se ama, una de las más deliciosas comedias de Benavensu pasión por las polainas. te que hasta ahora he visto. Hay en Por qué se ama, adeSi como dice la sentencia antigua nunca se conoce uno más de un espíritu sagaz, fino, palpitante de vida, un poá sí mismo, hacen bien los antinacionalistas en buscar eloderoso calor de humanidad que difícilmente encontramos gios al través de las fronteras y de los mares en las producciones de otros autores. Pero ese principio no reza con las naciones, sino con Siento y siento mucho que el limitado espacio de que los individuos: Nadie se sabe mejor á España que los dispongo me prive de decir cuanto pienso acerca de esta españoles, hasta el momento en que gobiernan, como es delicada comedia de Benavente, prodigioso estudio, acersabido; cuando tal aventura les ocurre, se les olvida comtada fisiología del amor. pletamente la península é islas adyacentes. Nuevamente dieron pruebas de la flexibilidad de su taY si la verdad jamás parece cuando por los extremos lento María Guerrero y Díaz de Mendoza. Mariano se la busca, duele pensar en las toneladas de papel, conDíaz de Mendoza fue también admirable interprete de tinuo y de los otros, que los franceses ennegrecen diaPor qué se ama, entendiendo el personaje con un absoluriamente. to sentido de la realidad. CONSTANTINO ROMÁN L